Educación

Los padres y madres de la escuela pública proponen un noviembre sin deberes los fines de semana

Entregarán a las familias un documento tipo para que puedan justificar esta insumisión ante el equipo docente del colegio.

La CEAPA lanza una nueva campaña contra los deberes escolares

La CEAPA lanza una nueva campaña contra los deberes escolares EFE

  1. Educación

Nueva batalla de las asociaciones de padres y madres de alumnos de la escuela pública en su guerra contra los deberes: un mes de noviembre con los fines de semana sin actividades escolares para casa. Esta es la campaña que ha lanzado CEAPA y con la que ha pedido a las familias con hijos en las etapas educativas obligatorias que se sumen a la iniciativa declarándose insumisas si el profesor manda tareas complementarias para los sábados y domingos de noviembre.

“Durante el próximo noviembre deben desaparecer los deberes. Pedimos a las familias que se nieguen a hacerlos si el profesor ordena estas tareas el viernes por la tarde”, ha anunciado el presidente de la Confederación de asociaciones de madres y padres de alumnos (CEAPA), José Luis Pazos.

Ante esta insumisión que proponen, la CEAPA ofrecerá a las familias, según ha explicado Pazos, la “documentación necesaria” para expresar su negativa ante los deberes durante este periodo para que los alumnos se lo entreguen a los docentes del centro. No obstante, su idea es que este documento no deba ser entregado y que los docentes de la escuela pública se sumen a la campaña: “Nadie debería declararse insumiso si los docentes no mandan estas actividades”.

“Si lo hace, en su libertad de cátedra mal entendido porque nadie puede decidir lo que pasa en nuestras casas”, ha añadido, se aportará un documento para justificar la acción que comenzarán con el siguiente encabezado: “Mi hijo lleva los deberes sin realizar y está justificado…”.

En la escuela falta una asignatura: Mi tiempo libre

Para CEAPA, los deberes, “lejos de fomentar el desarrollo integral de la persona, son la herencia dañina de un método pedagógico obsoleto que está basado en la memorización y en la repetición de los contenidos”. Con ellos, a su juicio, “se pretende encubrir la ineficiencia de dicho modelo educativo con una sobreacumulación de tareas a realizar sin supervisión docente directa, cuyo fin es derivar la responsabilidad de dicha ineficiencia al alumnado y sus familias”.

Por ello, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado ha impulsado esta campaña de sensibilización y movilización en contra de los deberes escolares, que se basa en tres objetivos. Sensibilizar sobre que “una educación integral y moderna para el siglo XXI no puede basarse en modelos educativos del siglo pasado”. Alertar sobre “el impacto negativo que los deberes tienen en la vida diaria, en la salud y en los derechos de nuestros niños y niñas”.

Y por último, movilizar “en favor de una educación integral, moderna, comprometida, basada y centrada en los alumnos y alumnas, en su formación integral y en la defensa de sus derechos, limitando las tareas escolares al ámbito y horario escolar”.