Madrid

Carmena cerrará la Gran Vía al tráfico privado todas las Navidades

Sólo habrá un carril por sentido apto para el transporte público y vehículos autorizados. La prohibición se aplicará del 2 al 11 de diciembre, el fin de semana del 16 al 18 de diciembre, y del 23 de diciembre al 8 de enero.

Una de las grandes tiendas de la Gran Vía madrileña.

Una de las grandes tiendas de la Gran Vía madrileña. Getty Images

  1. Madrid
  2. Manuela Carmena
  3. Tráfico
  4. Navidad
  5. Vehículos

Los conductores de Madrid tendrán más complicado circular por el centro estas Navidades. El Ayuntamiento de Madrid ha decidido establecer importantes restricciones al tráfico en las principales vías del centro de la capital coincidiendo con el inicio de las fechas navideñas, el objetivo es dar más espacio a los peatones y al transporte público. 

El Consistorio de Manuela Carmena ha anunciado este viernes que las calles afectadas serán la Gran Vía, Atocha y Mayor, todas en plena almendra central de Madrid. El cierre se aplicará del 2 al 11 de diciembre, el fin de semana del 16 al 18 de diciembre, y del 23 de diciembre al 8 de enero de 2017.

Sólo podrán circular los autobuses y los vehículos privados autorizados, como los de los residentes y el límite de velocidad será de 30 kilómetros por hora. 

En la Gran Vía se habilitará un carril por sentido con excepción del tramo comprendido entre la calle San Bernardo y la Plaza de España, en el que se habilitará un carril en sentido San Bernardo y dos carriles en sentido Plaza de España.

Por estos carriles podrán circular los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) y los vehículos autorizados. El resto de la calzada será de uso peatonal, aunque en momentos puntuales los agentes de tráfico podrán hacer ajustes.

El Gobierno municipal de Ahora Madrid defiende que estas restricciones al tráfico no son nuevas. "Ya se ha realizado en años anteriores, en los meses de diciembre y enero coincidiendo con las Navidades", defienden.  En las navidades de 2003-2004, Alberto Ruiz-Gallardón puso en marcha una iniciativa piloto para restringir el paso de los vehículos privados los domingos, entre las 10.00 y las 00.00 horas, aunque sólo en el tramo situado entre la calle de San Bernardo y la Red de San Luis.

Tras su llegada al Gobierno municipal, el equipo de Carmena adoptó una medida similar, pero en el paseo del Prado. El lateral este permanece cerrado todos los domingos de 9.00 a 16.00 horas entre Atocha y Cibeles.

PP: "Madrid será un infierno"

La medida ha sido calificada de "verdadera barbaridad" por parte del PP, que considera que se va a "colapsar la ciudad" y que Madrid se convertirá "en un infierno", además, la concejal Inma Sanz calcula que serían necesarios 1.400 autobuses para trasladar a los usuarios de los 50.000 coches diarios que transitan por la Gran Vía.Por su parte, fuentes de la Consejería de Transportes han indicado a Efe que "en ningún momento" el Ayuntamiento se ha puesto en contacto con el Consorcio Regional de Transportes para avanzarles esta medida y coordinar el posible refuerzo de la red de Metro durante estas jornadas.

VEHÍCULOS QUE PODRÁN CIRCULAR 

Podrán circular por las zonas limitadas al tráfico privado los residentes en las calles de acceso restringido o titulares de plazas de aparcamiento en las mismas, los taxis, motos y ciclomotores, bicicletas y ciclos, autobuses de la concesión municipal de transporte turístico Madrid City Tour o las unidades móviles de producción y retransmisión audiovisual.

También los vehículos con distintivo cero emisiones, los que accedan a hoteles y porten maletas o bultos pesados, los destinados al transporte de detenidos, las grúas para el remolque de vehículos, los vehículos de transporte funerario y aquellos que a criterio de los Agentes de la Autoridad actuante deban acceder por razones de interés general o necesidad urgente inaplazable.

El acceso para la realización de carga y descarga deberá hacerse exclusivamente entre las 23 y las 11 horas. En lo que se refiere al acceso a aparcamientos públicos de rotación deberá hacerse con carácter general a través de calles o rutas no incluidas en las de restricción de accesos y sin perjuicio de que los servicios de Policía Municipal o de Agentes de Movilidad puedan establecer rutas o recorridos concretos en cada caso singular.