Andalucía

El PSOE de Cádiz se rebela ante Susana Díaz y dice 'no' a Rajoy

La asamblea local gaditana reclama que los militantes decidan en una asamblea extraordinaria.

Susana Díaz, en la segunda jornada del debate.

Susana Díaz, en la segunda jornada del debate.

  1. Susana Díaz
  2. PSOE
  3. Comité Federal PSOE
  4. Andalucía
  5. Antonio Pradas

A mano alzada y en presencia de miembros del Comité Federal, los militantes socialistas de Cádiz han acordado en una asamblea extraordinaria decir “no” a Rajoy, saliéndose así de la tesis dominante en el PSOE andaluz, que aboga por la abstención para facilitar la investidura del candidato del Partido Popular. Ese “no” también se interpreta como un “no” a Susana Díaz, “el apoyo más firme de Rajoy entre los socialistas”.

Alrededor de unos doscientos afiliados al PSOE han asistido este pasado miércoles a una asamblea extraordinaria convocada por la agrupación local de Cádiz en la que se ha debatido cuál debe ser la postura del partido en la presumiblemente inminente sesión de investidura. Sin unanimidad, pero con una arrolladora mayoría, la militancia gaditana ha acordado “exigir que el PSOE vote no a la investidura de Rajoy y del PP”, así como “rechazar el gravísimo y lamentable espectáculo que se dio en el pasado Comité Federal”.

"Hay una división entre dirigentes y afiliados"

Precisamente los últimos acontecimientos acaecidos en el seno del PSOE y que desembocaron, el pasado 1 de octubre, en la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general de la organización, ha justificado la celebración de dicha convocatoria extraordinaria en la que también se ha aprobado –con 80 votos a favor, tres en contra y tres abstenciones– un texto que pide la convocatoria de primarias para la elección de un nuevo secretario general y una consulta a la militancia que marque el sentido del voto en la investidura de Rajoy.

Los socialistas gaditanos, con este gesto, han ido más allá que otras formaciones andaluzas en las que se ha rechazado facilitar un Gobierno del Partido Popular. “Pulpí, Almería, Dos Hermanas, Fuengirola, Alcalá de Guadaíra, Los Barrios, La Línea de la Concepción… Todos han votado que no, la única diferencia con nosotros es que aquí hemos aprobado una resolución escrita, pero la oposición a la investidura de Rajoy es dominante entre la militancia andaluza”, afirma Rafael Román, uno más dentro de los socialistas gaditanos pero no alguien cualquiera en el PSOE, ya que ha sido senador en cinco legislaturas, consejero de Cultura en los años 80, diputado en el Parlamento Andaluz, presidente de la Diputación de Cádiz durante ocho años y demás nombramientos a nivel europeo.

“La postura del PSOE de Cádiz es la del PSOE en general. Hay una división profunda entre los dirigentes y los afiliados, que están en contacto con la calle, y que no entienden que seamos los socialistas los que pongamos a Rajoy, por acción u omisión, en la Moncloa”, sostiene Román. El histórico dirigente gaditano sospecha que detrás del “golpe en el interior del partido” han existido comunicaciones entre la dirección de su propia organización y dirigentes del PP al más alto nivel, de ahí que los militantes gaditanos “estén indignados y molestos” por la deriva que del asunto.

“Estamos desnaturalizando al PSOE”, advierte Román. Dentro del partido, explica, hay un grupo de barones “similares a los príncipes del Sacro Imperio Romano, con capacidad para poner o quitar al emperador”. Y, entre ellos, aparece de forma destacada la federación socialista andaluza, que se plantó en la puerta de Ferraz reclamando su autoridad –en referencia a la aparición de Verónica Pérez: “La única autoridad que existe en el PSOE es la presidenta del Comité Federal, que le guste o no a alguno, soy yo”–; y que anunció la dimisión de 17 de la Ejecutiva –el andaluz y diputado por Sevilla Antonio Pradas–.

No a Rajoy, no a Díaz

“Detrás de esto hay unas ansias por parte de Susana Díaz de hacerse con la secretaría general del partido”, afirma Román. Y, según asegura, “los militantes muestran un fuerte rechazo a lo que está haciendo Díaz”. “De ahí que el no a Rajoy –añade el gaditano– sea también un no a Susana, el apoyo más firme de Rajoy dentro del PSOE”.

En la resaca de la votación, la agrupación local del PSOE de Cádiz se remite al texto aprobado y desestima hacer declaraciones al respecto. Solo puntualiza que la militancia gaditana ha pedido en reiteradas ocasiones a su secretario general, Francisco González, una asamblea extraordinaria para tratar la situación por la que atraviesa el partido.

Sí ha hablado con EL ESPAÑOL el presidente de la agrupación, Manuel González Piñero, antiguo trabajador de Astilleros y Teniente de Alcalde durante ocho años en el Ayuntamiento de Cádiz. Él reconoce vivir con tristeza “este terrible momento por el que pasa el PSOE”. “Se ha actuado de forma vergonzosa y cuando se debería haber apostado por el entendimiento se optó por la imposición”.

Este histórico socialista gaditano también alerta ante una situación que él considera irregular: “El Comité Federal se está saltando los estatutos nombrando una gestora que pretende dilatar el proceso y conseguir así la abstención en el Congreso”. “El tiempo lo borra todo”, insiste.

A sus 66 años, González Piñero aboga –al igual que sus compañeros de partido en Cádiz– por la convocatoria de un congreso extraordinario “ya” que dirimiría el sentido del voto en la investidura de Rajoy. Esta tesis también coincide con la manifestada por Pedro Sánchez y se topa con la defendida por la líder del PSOE andaluz. “Susana Díaz no goza de mucha popularidad entre la militancia de Cádiz, quizás por el poyo apoyo que brinda a nuestra ciudad desde la Junta de Andalucía”, explica.