Estará con Rivera en Bilbao

Fernando Savater: "Soy de UPyD, pero Ciudadanos es la mejor opción de las que se presentan"

Rosa Díez ha criticado a los "tránsfugas" y "traidores" del partido, pero asegura no referirse a Savater.

Savater, en el salón de su casa en Madrid.

Savater, en el salón de su casa en Madrid.

  1. Fernando Savater
  2. UPyD
  3. Ciudadanos
  4. Elecciones País Vasco

Fernando Savater no es de Ciudadanos y su encuentro con Albert Rivera en el Palacio Euskalduna de Bilbao no será un mitin. "No me gustan los de mi partido, imagínate los del resto", bromea. Pero llegadas las elecciones de su tierra ha dado un paso adelante y, manteniendo su afiliación magenta, charlará con el presidente naranja sobre constitucionalismo a tan sólo seis días de que las urnas decidan el próximo gobierno del País Vasco.

Los de Rivera aspiran a entrar en el Parlamento y aunque el CIS les dejó fuera la semana pasada, el último sondeo publicado por El País predice un escaño naranja. "A la primera irá la vencida", repite Rivera en relación al debut de su partido en esta región.

Sosa Wagner, también en el cartel

Rivera y Savater tendrán como compañeros de cartel a Marta Martín, diputada de la formación de centro, y a Francisco Sosa Wagner, experto precisamente en la Constitución y ex de UPyD. El mitin de Ciudadanos -que no es un mitin- de más relieve en la carrera hacia Ajuria Enea mostrará como principales espadas a los intelectuales que colocaron en primera línea al partido fundado por Rosa Díez. Ésta no ha tardado en reaccionar. Conocida la noticia, ha cargado las tintas contra Rivera: "Apelar a la historia de UPyD citando a tránsfugas y traidores es como hablar de regeneración y organizar las black".

Eso sí, con Savater no se ha atrevido. Vertida la crítica, ha desvinculado sus palabras del filósofo, al que ha descrito como "referente", "amigo" y "persona honorable donde las haya".

"He aceptado, pero diré lo que me parezca"

Las letras del anuncio son azules y el fondo blanco. Ni rastro del naranja o del nombre del partido. Curiosamente, lo que más se acerca al color corporativo de Rivera son los anteojos de Savater, que el pasado junio fueron emblema de la campaña de UPyD. Aunque Ciudadanos, consciente de la relevancia de quienes acompañarán a sus líderes, lo ha difundido a ritmo de Rolling Stone, con la intensidad que requiere un gran mitin que no lo será. "Un honor compartir acto con Fernando Savater, referente de los constitucionalistas vascos", ha proclamado Rivera.

En la campaña del 26-J, Savater eligió una librería para dar su mayor mitin, que en realidad fue un diálogo con quienes se acercaron. A pesar de su apoyo a UPyD, se ha venido mostrando "libre". "Ellos ya saben que yo digo lo que pienso, y no lo que considera el partido. Es un riesgo que corren conmigo", se reía aquel día de sol en el barrio Salamanca de Madrid.

Ese riesgo lo correrá ahora Rivera. "He aceptado, pero claro, diré lo que me parezca, no explicaré la postura de Ciudadanos", relata. A Savater le convenció la llamada de Albert Rivera porque la charla alejará la campaña del barro por un instante: "Me pareció bien porque es una forma de debatir intelectualmente en un momento en el que se lleva la política a ras de suelo".

Savater hubiera preferido que se presentara UPyD, pero sus convicciones le han llevado a entrar en escena. Una vez más. "Apoyo lo que mejor me parece dentro de las opciones que hay. Además, es lo más parecido a UPyD", se sincera.

Transparente y tranquilo, el escritor donostiarra confiesa: "Ya sé que luego se intentará sacar punta de cualquier cosa que diga. Pero tal y como están las cosas, no me podía quedar de brazos cruzados". Sin ir más lejos, varios medios se han referido a él como "ex de UPyD" al conocerse su encuentro con Rivera bajo los focos.

"Compañeros queridos, hemos hecho lo debido, con rectitud y sin dobleces. No hemos conseguido apoyos ni romper el cerco del silencio", escribió Savater al conocer que los magenta no tendrían representación en el Congreso. Este lunes volverá a hacer "lo debido", "desde la independencia", echando un capote a Rivera para que consiga un diputado en Euskadi.

Sosa Wagner: "Últimamente me ocupo poco de Rosa"

Francisco Sosa Wagner fue el hombre de UPyD en Europa. Corría octubre de 2014. Le acababan de apartar de la portavocía del grupo en Bruselas. Él habló de "diferencias con la cúpula".

Hasta que no aguantó y se fue. "En mi vida he defendido de manera libre las ideas y el programa fundacional de este partido, pero esto ya no es posible", se despidió.

Ahora, sin afiliarse a Ciudadanos, entra en campaña porque se lo ha pedido "un amigo": "Mi única vinculación con la política es mi amistad personal con Albert. Lógicamente he dicho que sí porque comparto la mayoría de lo que defiende", cuenta a EL ESPAÑOL.

Preguntado por las críticas de Díez, este catedrático en Derecho responde: "Últimamente me ocupo poco de Rosa". Sosa Wagner considera "acertada" la idea de "debatir sobre constitucionalismo" porque la Carta Magna es hoy el pegamento "que integra a los diferentes".

UPyD no pedirá el voto para Ciudadanos

En su último mitin antes de cruzarse con Savater, Rivera recordó cómo su partido pidió el voto para UPyD en las últimas elecciones, cuando los naranjas no concurrieron. De manera frontal, el presidente de Ciudadanos aseveró que le gustaría que el próximo domingo ocurriera lo mismo, pero al revés.

Pero esto no sucederá. Así lo confirma el número uno de UPyD, Gorka Maneiro, a este periódico: "No vamos a pedir el voto para ellos". Precisamente Maneiro fue el diputado que logró la formación magenta en el parlamento vasco los pasados comicios.

"Renuncian a muchas de las ideas esenciales que nosotros hemos defendido en Euskadi. Echo de menos una mayor contundencia contra el nacionalismo o una crítica explícita al concierto económico, que ataca la igualdad de los españoles". Con estas palabras explica Maneiro el motivo de su 'no' a Ciudadanos.