Alerta en la Policía Municipal

Plaga de parásitos en el barrio 'modelo' de Carmena

Los agentes que patrullan la zona de Lavapiés reciben una nota interna de sus jefes pidiendo precaución por riesgo de contagio.

Manuela Carmena durante la presentación del nuevo plan de Policía.

Manuela Carmena durante la presentación del nuevo plan de Policía. Efe

  1. Manuela Carmena
  2. Policía municipal
  3. Delincuencia
  4. Ayuntamiento de Madrid

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, quiere acercar la Policía a los ciudadanos, crear una policía comunitaria, “con agentes con arraigo en el barrio”, y que patrullen a pie o en bici. La primera zona donde quiso implantar su modelo de policía, criticado por los sindicatos policiales, es Lavapiés. Y ahora resulta que a esos agentes a los que les piden más proximidad, les informan que varias calles de la zona están infectadas de parásitos.

En una nota interna firmada por el jefe de la Unidad Integral de Distrito (UID) Centro Sur, y a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, se alerta a todos los agentes de esa unidad “de la presencia de insectos parasitarios” en una serie de inmuebles de Lavapiés.

“Que se alerta a los componentes de la UID Centro Sur, de tomar las medidas pertinentes si son requeridos por alguna intervención, así como informar de que en la unidad se encuentra material de prevención para ser usado en caso necesario”, recoge la misiva fechada el pasado 21 de junio.

Tras una reunión mantenida entre la jefatura policial y Madrid Salud, certificaron que hay infectados inmuebles en seis calles del barrio. Sin embargo, fuentes policiales explican que en realidad son muchos más los inmuebles afectados. Esto ha creado una alarma entre la Policía dado que los agentes que patrullan por la zona podrían contagiarse al intervenir algún domicilio.

Redadas en casas infectadas

Estas fuentes explican que en esa zona se producen muchas redadas en casas por venta ambulante o por delitos relacionados contra la propiedad intelectual y temen que en esos registros puedan ser contagiados por esos parásitos, debidos a la insalubridad existente. Además, sostienen que el material de prevención que tienen disponible en la unidad policial no es otra que guantes de látex y mascarillas, y no siempre hay disponibles.

Esto ha puesto nerviosos a los agentes, según fuentes policiales, dado que la idea del equipo de Carmena es que la Policía Municipal, y principalmente en este barrio, abandone los coches patrullas para moverse andando, en su idea de una nueva Policía que pretende hacer efectivo el próximo año. Agentes que patrullan la zona confiesan que la idea que tiene la alcaldesa de una policía preventiva, con arraigo, comunicativa con el vecindario, no represiva, no es posible en un barrio como Lavapiés.

Se trata de una zona con un alto nivel delincuencial y cuyas calles, en muchas ocasiones, están tomadas por grupos de inmigrantes dedicados a la venta de hachís o venta ambulante. Controlan las calles y que vayan parejas de policías andando, sin una patrulla, podría ponerles en peligro, sobre todo si se conoce como son las calles, estrellas y con cuestas pronunciadas.

Policía de proximidad para un barrio conflictivo

Es un barrio singular, con un gran número de ciudadanos de origen magrebí, chino, hindú y senegalés, muchos de ellos sin papeles. Fuentes policiales reconocen que es un barrio complicado y no creen que se pueda desarrollar el “modelo comunitario” que pretende la alcaldesa de Podemos dado que es una zona donde la presencia policial no es bien recibida y no es eficaz en estos casos una autoridad preventiva sin actuaciones eficaces. El nuevo modelo de Policía ha sido criticado por la Delegación de Gobierno de Madrid, al entender que tiene "mucha filosofía y poca operatividad".

El equipo de Carmena pretende, con su modelo policial, centrarse en los más vulnerables. Éstos son mujeres potenciales víctimas de violencia de género, ancianos que sean objetivo de estafadores o que puedan sufrir malos tratos en residencias o en el entorno familiar, niños víctimas de acoso escolar o abusos e inmigrantes. Siguiendo el modelo de los agentes tutor, la “autoprotección” se aplicará a través de charlas y cursos donde mostrarán a estos sectores cómo autoprotegerse ante una posible estafa, por ejemplo.

Según el consistorio, se trata de reducir la sensación de inseguridad y miedo no con un modelo clásico de policía reactiva, que actúa a demanda del ciudadano. Los sindicatos insistes que la proximidad de la Policía al ciudadano ya se hace desde hace mucho tiempo pero sin embargo el “modelo comunitario” es un proyecto caduco que ya se ha intentado y siempre ha fracasado.