Cooperación policial

La Policía detiene a 100 personas por introducir ilegalmente a chinos en Europa

Utilizaban dos procedimientos: el uso de pasaportes auténticos pero sustraídos a terceras personas, o la utilización de documentación falsificada de gran calidad.

  1. Cooperación policial
  2. Tráfico de personas
  3. China
  4. Detenciones
  5. Policía Nacional
  6. Reino Unido
  7. Francia
  8. Italia
  9. Fronteras
  10. Aeropuerto de Barajas
  11. Inmigración ilegal

La Policía Nacional ha desarticulado una red integrada por ciudadanos chinos y que introducía ilegalmente a compatriotas en diversos países de Europa, en una investigación que ha durado dos años y que se ha saldado con 100 detenidos.

Una operación en la que han participado también agentes británicos, franceses e italianos y en la que se ha destapado una organización criminal que traficaba con chinos y los introducía fundamentalmente en Reino Unido, Irlanda, Francia e Italia utilizando diferentes aeropuertos españoles como lugar de tránsito.

La investigación comenzó a finales del año 2013 cuando en varios aeropuertos comenzaron a producirse detenciones, cada vez con más frecuencia, de chinos que eran detectados cuando pretendían embarcar en vuelos con destino a Reino Unido e Irlanda con documentación falsa, ha informado la Dirección General de la Policía.

Poco después, los agentes lograron establecer un nexo común a todos ellos: una organización de carácter internacional formada principalmente por ciudadanos de nacionalidad china que operaba en España, Francia, Inglaterra y China y que mantenía vínculos con otras redes similares asentadas en España y otros países europeos.

Utilizaban dos procedimientos

La red captaba a personas que deseaban salir de China, a las que prometían que llegarían a cualquier país a cambio de una cantidad de dinero que podía variar en función del destino elegido y de los medios empleados para ello.

A continuación, iniciaban las gestiones necesarias para que los inmigrantes pudieran entrar en cualquier país del espacio Schengen.

Para ello, solían utilizar dos procedimientos: o bien viajaban en vuelos directos desde China a Europa con pasaportes y visados auténticos pero sustraídos a terceras personas, o bien hacían escalas intermedias con documentación falsificada de gran calidad, lo que dificultaba con ello su detección en los distintos controles fronterizos.

Cuando llegaban a España lo hacían utilizando diferentes aeropuertos para tratar así de pasar desapercibidos para la Policía de Fronteras. De todos modos, se ha detectado su presencia en los de Madrid, Barcelona, Málaga, Bilbao, Palma de Mallorca, Alicante y Arrecife (Lanzarote).

Ya en territorio Schengen, miembros de la red los recogían y los trasladaban a "pisos patera", con continuos traslados a otras viviendas de este tipo (compartidas) para evitar llamar la atención de los vecinos o ser localizados por la Policía.

Mientras permanecían en esos pisos, la organización les retiraba la documentación con la que habían viajado hasta España y les obligaban a permanecer en España mientras se confeccionaban o falsificaban nuevos documentos para el viaje hasta su destino final.

Las falsificaciones eran realizadas en China y los documentos se remitían a España a través de empresas de mensajería. Una vez con la documentación necesaria, la organización se encargaba de adquirir billetes de avión en agencias de viaje italianas, con destino a Reino Unido e Irlanda principalmente.

Un carácter hermético y una estructura perfecta

Según la Policía, las labores de "pasadores" las realizaban los conocidos como snakehead, hombres de total confianza de la organización que contaban con una amplia experiencia y conocían a la perfección las ciudades, aeropuertos y principales vías de comunicación de los municipios por los que transitaban los inmigrantes, así como aquellos en las que eran alojados.

Pero también conocían los procedimientos policiales y judiciales, lo que les hacía" muy valiosos" para la organización, dice la Policía, que señala que su principal función era la de acompañar, guiar y controlar en todo momento a los chinos durante las distintas etapas del viaje.

La Policía subraya el "dinamismo y capacidad para adaptarse a nuevas situaciones" de la organización, lo que le permitía innovar rutas y procedimientos en función de los éxitos o fracasos consechados.

Asimismo, resalta la facilidad que tenía para gestionar la obtención de todo tipo de documentos falsos y hacerlos llegar a España en un tiempo récord.

Su carácter hermético y su perfecta estructura, con miembros operando en distintos países simultáneamente, así como la dificultad del idioma y las medidas de seguridad que adoptaban, dificultó la investigación.

Gracias a colaboración internacional se pudo averiguar los contactos que mantenían con otras redes similares, que actuaban como células independientes, y se tiró del hilo.

Finalmente, los agentes han detenido a más de 100 personas, entre ellas los máximos responsables de la red en España, y se han realizado dos registros domiciliarios, en los que se han incautado de 150 pasaportes falsificados de distintas nacionalidades asiáticas y numerosos soportes informáticos, cuyo contenido está siendo analizado por expertos policiales.

En la operación han participado agentes de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, y de las brigadas provinciales de Madrid, Barcelona, Bilbao, Málaga, Mallorca y Alicante, así como agentes del aeropuerto de Arrecife y de la comisaría de Reus.