Caso Abengoa

La Fiscalía pide la retirada de pasaporte y comparecencias quincenales para Benjumea

El expresidente y exconsejero delegado de Abengoa aseguran el dinero de las indemnizaciones se fijó por la entidad para evitar su fichaje por otra compañía.

El máximo accionista de Abengoa, Felipe Benjumea

El máximo accionista de Abengoa, Felipe Benjumea Efe

La Fiscalía ha solicitado a la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela acuerde la retirada de pasaporte y comparecencias cada quince días en el Juzgado para el ex presidente de Abengoa, Felipe Benjumea, después de tomarle declaración en calidad de investigado. También ha declarado el exconsejero delegado Manuel Sánchez Ortega, pero en su caso el fiscal no ha solicitado ninguna medida cautelar.

Según fuentes presentes en el interrogatorio, el fiscal José Perals ha solicitado las medidas cautelares después de escuchar a los dos exdirectivos negando cualquier hecho ilícito o delictivo por las indemnizaciones millonarias que cobraron al abandonar la multinacional. La Fiscalía ha pedido las medidas al entender que hay indicios racionales de delito y para asegurar su presencia ante la Justicia.

Según su versión, estas indemnizaciones se fijaron en su contrato por la entidad para evitar que abandonaran la compañía y se fueran a trabajar a la competencia. Se trataba de una manera que tenía Abengoa para tener “amarrados” a sus directivos. Según explicó Benjumea a la juez, la empresa no tenía problemas y que él se fue porque los bancos lo exigieron como condición para financiar la ampliación de capital. Sin embargo, fuentes jurídicas explican que en realidad no se ha ido de la compañía como sigue como asesor del consejo de administración.

Despatrimonializaron la sociedad

Sin embargo, tanto la Fiscalía como los querellantes, representados por el abogado Felipe Izquierdo, consideran que ambos despatrimonializaron la compañía al cobrar las indemnizaciones de 11,5 millones de euros en el caso de Benjumea y 4,5 millones de euros en el caso de Sánchez, semanas antes de que la empresa entrara en preconcurso de acreedores.

En el caso, de Sánchez Ortega, a su indemenización había que sumar 3.300.000 euros en concepto de “bonus variable” que percibiría "a cuenta de 2015 hasta su salida". Según los querellantes, después de su salida y al cabo de pocos días días fichó por el fondo de inversión Blackrock y, un mes después, la gestora tomó "fuertes posiciones bajistas" en relación con los valores de Abengoa. Respecto a ésto, Sánchez ha negado que diera infirmación privilegiada al fondo y aseguró que su trabajo era el de asesorar a proyectos internacionales, alegando una cuestión de “casualidad”.