Telecomunicaciones

¿Por qué Telefónica inicia el año con un desplome de su beneficio del 57%?

La ‘teleco’ se ve impactada por un efecto fiscal en Reino Unido y por la evolución de su negocio en América Latina. En España, sin embargo, su actividad repunta.

Jose María Álvarez Pallete junto a César Alierta.

Jose María Álvarez Pallete junto a César Alierta. Reuters

  1. Telefónica
  2. José María Álvarez-Pallete
  3. Telecomunicaciones
  4. Empresas

Son los primeros resultados de Telefónica con José María Álvarez-Pallete en la presidencia y no son brillantes, aunque hay detalles positivos, como la evolución del grupo en España. La operadora asume una caída de su resultado neto del 56,9%, entre enero y marzo. Ganó 776 millones de euros, menos de la mitad de los 1.802 millones que se embolsó en el mismo periodo de 2015.

¿A qué lo achaca? A que este año no ha tenido extraordinarios que apuntarse. “El resultado de operaciones en discontinuación [las que no tienen que ver con su negocio] totaliza 377 millones de euros. En el mismo periodo de 2015, esta partida ascendía a 1.304 millones de euros”. Y ahí está la diferencia principal: un criterio de valoración fiscal de sus activos en el Reino Unido, 1.185 millones de euros en deducciones fiscales por la venta de O2. Una operación que acordó en marzo de 2015 y que aún no ha podido concluir porque Bruselas no le da el visto bueno.

Además, igual que a otras grandes compañías del Ibex, a Telefónica le está pasando factura la evolución de los tipos de cambio. “La evolución de las principales variables financieras en el primer trimestre está afectada por la depreciación de las divisas latinoamericanas frente al euro, especialmente el real brasileño, el peso argentino, el bolívar venezolano y el peso colombiano”, reconoce en su presentación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Ese impacto, indica, le resta 16 puntos porcentuales a la evolución de sus ingresos.

España funciona

Así, su volumen de negocio se situó en 10.784 millones de euros, un 6,6% menos que hace un año, debido a la caída de todos los mercados, excepto uno: España. Su país de origen elevó su facturación un 8,6% hasta 3.126 millones de euros. La ‘teleco’ destaca que su negocio en España “muestra una clara recuperación en sus resultados”.

La operadora explica que su oferta conjunta de televisión, móvil y fijo, Movistar Fusión residencial, ha alcanzado los 4,2 millones de clientes (+9% interanual) y 2,0 millones de líneas móviles adicionales (+8% interanual). Así, Fusión representa ya en el segmento residencial el 82% de los clientes de banda ancha, el 74% de los clientes de TV y el 69% de sus clientes de contrato móvil.

Exterior de la sede de Telefónica en Madrid

Exterior de la sede de Telefónica en Madrid

Telefónica también detalla cómo van sus gastos de personal en España. Aumentaron un 3% de forma interanual y un 4,4% de forma interanual, hasta 593 millones de euros, fundamentalmente por efectos del nuevo convenio colectivo. A marzo de 2016, la plantilla de Telefónica España ascendía a 31.118 empleados.

La compañía explica que dentro plan de suspensión de empleo, de prejubilaciones, la salida de la mayor parte de los empleados adheridos tuvo tenido lugar 1 de Abril, por lo que no hubo impacto relevante en ahorros en el primer trimestre. En total, el plan afectaba a empleados de más de 53 años, que llevaran más de 15 en la compañía y le obligó a provisionar más de 2.600 millones con cargo a los resultados del pasado año.

Más de 50.000 millones de deuda

Lo que no se toma un respiro es la deuda. En los tres primeros meses del año superó la barrera de los 50.000 millones. En concreto, se situó en 50.213 millones de euros, tras aumentar en 292. Este alza, explica la empresa, se debe a la retribución al accionista (dividendos, autocartera y cupones de híbridos) por 757 millones de euros; al pago de compromisos de origen laboral (141 millones de euros) fundamentalmente prejubilaciones y a las inversiones financieras netas (61 millones de euros).

Para reducir su pasivo, Telefónica sigue pendiente de la decisión definitiva de Bruselas a la venta de O2 a Hutchison Whampoa, que le permitiría un respiro en forma de ingresos por valor 10.250 millones de libras (13.172 millones de euros al cambio actual). La Comisión no ha dado aún luz verde a la operación con el grupo hongkonés porque entiende que podría provocar una subida de precios y una reducción de las posibilidades de elección de los consumidores británicos.

En cuanto a su evolución en otros mercados, en el conjunto de Hispanoamérica, los ingresos de la ‘teleco’ caen un 16,7 % hasta los 3.054 millones. En Brasil, por ejemplo, se recortan un 13 % hasta los 2.431 millones por el citado impacto de las divisas. Mientras, en Alemania, la facturación cae un 2,3 % hasta los 1.858 millones.

“Los resultados del primer trimestre están alineados con nuestras expectativas para el año y nos permiten reiterar nuestros objetivos financieros y el dividendo de 0,75 euros por acción para el 2016”, concluye Álvarez-Pallete en su comunicado al regulador bursátil. La bolsa ha reaccionado a estos resultados a la baja. Su acción, tras la apertura de sesión, retrocede más de 1%.