Juegos Olímpicos 2016

Las 'Guerreras', condenadas a ganar a Angola para estar en cuartos de final

La selección española de balonmano pierde contra Rumanía (24-21) y se la jugará en la última jornada, en la que necesita ganar para clasificarse para la siguiente ronda.  

Macarena Aguilar, tras el partido.

Macarena Aguilar, tras el partido. Reuters

  1. Juegos Olímpicos 2016
  2. Río de Janeiro
  3. Balonmano
  4. Selección Española de Balonmano femenino

Puede que sea un palo a tiempo. Es posible. Sin embargo, la derrota de España contra Rumanía (24-21) es un mazazo en toda regla, un golpe en el peor momento posible. Cuando todo iba bien, cuando las sensaciones eran buenas, las ‘Guerreras’ se pegaron un batacazo en toda regla y se jugarán la vida contra Angola en la última jornada, con la obligación de ganar y sin alternativa. Pero para eso tendrán que mejorar. O, mejor dicho, decidir qué selección son: si la que ganó a Brasil o la que cayó este viernes.

Venía España de acabar con la selección que le apeó de la final en Londres 2012 -Montenegro (19-25)-, de pelear contra la campeona olímpica a pesar de la derrota -Noruega (24-27)- y de dar la sorpresa contra Brasil (24-29) en su particular ‘Maracanazo’. Es decir, la selección de Jorge Dueñas llegaba al enfrentamiento contra Rumanía de la mejor manera posible. Sin embargo, se despertó de golpe en la primera mitad, sin esperárselo. Y lo hizo por un motivo principal: Eli Pinedo (en blanco) y Nerea Pena (un tanto) -principales argumentos en otros días- no aportaron lo que habían hecho anteriormente. Y por la contra, en el otro lado, Neagu decidió sacar el fusil: cinco goles en el primer acto. Y suma y sigue.

La sangría, que a menudo tiende a cortarse de raíz en el descanso, aumentó sin cesar. España no despertó tras salir del túnel de vestuarios. Todo lo contrario, empeoró. No consiguió anotar en los primeros siete minutos (17-11) y siguió cayendo en picado. Pero reaccionó. Tarde, pero lo hizo. Cambió de cara y consiguió darle la vuelta y empatar el partido en otros siete minutos. Y lo hizo gracias Eli Pinedo (asistencia y gol para levantar el ancla) y con Nerea Pena echándose el equipo a sus espaldas (cuatro tantos). La confirmación, en cambio, se la dejaron a Shandy (18-17). Pero en ese momento, cuando todo iba bien, el gesto se volvió a torcer.

Llegó a la orilla España, se puso por delante y cayó. Y lo hizo porque en el otro equipo una jugadora se encargó de acabar con todo. Su nombre, Neagu, no se les va a olvidar a las españolas en su vida. Ella sola acabó con las Guerreras con nueve goles -dos de ellos en los últimos diez minutos-. Y catapultó a Rumanía hacia la victoria. Y, de paso, complica la vida a las españolas, dejándolas fuera de los cuatro primeros puestos.

Con este resultado, España tendrá que jugársela en el último partido. Espera Angola, un rival, en teoría, asequible. Pero que ha dado la sorpresa en esta primera fase y suma los mismos puntos que España (cuatro). Ahora más que nunca, las ‘Guerreras’ tendrán que luchar. Lo han hecho siempre y nadie duda de ellas. Pero para el partido contra Angola, el conjunto de Jorge Dueñas necesita saber quién es: en esta primera fase ha conseguido dos derrotas y dos victorias.