El Clásico

Alfonso: "Tener enfadado al Real Madrid es un arma de doble filo"

El ex futbolista de Madrid y Barça repasa con EL ESPAÑOL los Clásicos de su época y la actualidad tanto blanca como azulgrana.

Cristiano Ronaldo se lamenta tras una ocasión de gol fallida ante el PSG.

Cristiano Ronaldo se lamenta tras una ocasión de gol fallida ante el PSG. Reuters

Alfonso Pérez Muñoz (Getafe, 1972) es uno de los futbolistas nacionales que puede presumir de haber vestido las camisetas de Real Madrid y Fútbol Club Barcelona a lo largo de su carrera. Guarda más cariño al conjunto blanco tras formarse en su cantera y lucir el escudo del primer equipo madridista cinco años, pero tampoco rehúye su pasado azulgrana. Con nostalgia de los terrenos de juego y sin perder el hilo de la actualidad, Alfonso recuerda con EL ESPAÑOL los Madrid-Barça de sus tiempos y también opina sobre el Clásico que nos atañe esta semana.

Como futbolista que ha jugado tanto en el Real Madrid como en el Barcelona, ¿es muy distinta la manera en la que se afrontan esos partidos con el eterno rival en uno u otro club?

Las situaciones son iguales prácticamente. Son dos equipos grandes que se enfrentan entre sí con mucho en juego, los partidos tienen mucha expectación y es una semana con mucho movimiento. En los medios se nota que el encuentro está a la vuelta de la esquina y todo el mundo es consciente de lo que se juega.

¿Qué diferencias cree que hay entre los Madrid-Barça de su época y los de la actualidad?

Sobre todo, que en la actualidad hay muchos más medios de comunicación y existen Internet y otro tipo de plataformas digitales. A nivel televisivo y de comunicación, se ha avanzado mucho, y este partido llega a todo el mundo. En nuestra época, la Liga española no se podía expandir tanto como ahora.

Durante su etapa en el Madrid, le tocó vivir dos Clásicos especialmente recordados: primero, el 5-0 del Barça en la temporada 93-94, con la famosa “cola de vaca” de Romario. ¿Qué recuerda de aquél partido en concreto?

Recuerdo que en ese encuentro caí lesionado de la rodilla jugando de inicio. Justo cuando me acerqué a la banda para mirarme la lesión, ocurrió la jugada de Romario. Tuve que abandonar el campo.

Al año siguiente, ustedes les devolvieron la manita en el Bernabéu. ¿Cómo vivió desde dentro la exhibición de Zamorano?

Paradojas de la vida y del fútbol. Al año siguiente, las circunstancias se dieron a favor nuestro. Nosotros también fuimos capaces de hacer cinco goles y eso demuestra la grandeza de ambos equipos y de sus jugadores.

Ese curso 1994-1995, el Madrid volvió a ganar la Liga cinco años después. Entre medias, los dos campeonatos perdidos en la última jornada en Tenerife. ¿Aquello fue cuestión de mala suerte o es que el Dream Team imponía lo suyo?

En las dos ligas dependíamos de nosotros y las perdimos. Fue una jornada de radios para ver quién podía ganarlas y desgraciadamente nosotros tuvimos errores importantes y también sufrimos fallos arbitrales graves. Jugarte la Liga fuera de casa es complicado y no fuimos capaces de ganarla así.

Todavía le persiguen aquellas declaraciones que hizo cuando llegó al Barça en verano del año 2000, afirmando que había sido azulgrana desde pequeñito. ¿Fue un topicazo o realmente lo pensaba?

No, es cierto. Cuando tenía nueve años, era del Barcelona, como mi mejor amigo. Entré en la cantera del Madrid con 13 años. Cuando eres pequeño, eres de un equipo hasta que empiezas a jugar y defender los colores de donde estás en ese momento. Cuando fiché por el Barça salió esta noticia y no lo desmentí. Era la realidad.

Vivió en primera persona los pitos a Luis Figo en su regreso al Camp Nou como futbolista del Madrid, haciendo el camino inverso al suyo. ¿Se sintió identificado con él?

No, porque fue de diferente forma a la mía. Él era jugador del Barcelona y Florentino Pérez le fichó cuando era candidato a la presidencia del Real Madrid. Ganó las elecciones y Figo tuvo que atenerse al contrato que había firmado. En mi caso, estuve cinco años en el Betis, bajamos a Segunda y el club vendió a sus mejores jugadores para sacar algo de dinero. Tuve a Serra Ferrer como entrenador en Sevilla y me quiso repescar para el Barcelona.

Curiosamente, su etapa en el Barça se pareció a la que vivió en el Madrid, porque coincidió con una época de crisis en su equipo y de auge del rival. ¿Cómo recuerda los enfrentamientos con “Los Galácticos”?

Había buenos jugadores en ambos equipos. Tenemos la suerte de que Madrid y Barça siempre intentarán tener los mejores futbolistas del mundo, como es el caso ahora mismo. Por aquel entonces, pasaba lo mismo.

De haber tenido más minutos y menos lesiones, ¿cree que podría haber jugado un papel de mayor importancia en los dos grandes?

Creo que sí. Las lesiones merman tu momento físico y anímico, y sin ellas los números habrían sido mucho mejores. Se habrían reflejado en minutos, partidos jugados, goles, internacionalidades, un Mundial más… Tampoco me puedo quejar. He estado haciendo lo que me gusta, que es jugar a fútbol, y estoy contento de lo que he podido aportar al fútbol español y a los equipos en los que he jugado.

¿Se sintió más cómodo en el Madrid o en el Barça?

En el Madrid. Fueron más años allí y es el equipo donde me criaron y educaron. En el Barcelona, sólo estuve una temporada y media. El Real Madrid te deja mucho más marcado, sobre todo porque sales de allí y eres del Madrid.

Benítez, Cristiano, el Barça y la cantera

En su opinión, ¿quién llega mejor al Clásico de esta semana?

A nivel de prensa, es un poco más radical la catalana. Siempre está todo enfocado al Real Madrid, y la prensa nacional o madrileña no está tan obsesionada con lo que ocurre en Barcelona. Lo percibí cuando estuve allí. En cuanto a favoritismos, creo que Messi no va a poder jugar. El Madrid también tiene sus problemas. Viene de perder en Sevilla y tenerle enfadado es un arma de doble filo. Cuando llega un partido así, puede pasar cualquier cosa y no hay un claro favorito.

¿Usted es de los que piensa que Rafa Benítez es un entrenador defensivo?

Podremos decidirlo a final de temporada. A lo largo de su historia, el Real Madrid siempre sale a todos los campos a ganar y a jugar a fútbol. ¿Que a lo mejor el equipo está trabajando más defensivamente que en otras ocasiones? Pues es posible, pero de ahí a que el Madrid sea defensivo, creo que no. No va con su filosofía de fútbol.

¿Se imagina a Benítez echando una bronca a los jugadores a la altura de las que tenía Benito Floro con ustedes o no?

El entrenador tiene que modificar cosas. Veo lógico que pueda recriminar la actitud de sus jugadores o cualquier decisión que vea en un momento del partido. Para eso está, para ayudar y aportar cosas al equipo. Si tiene que ser con alguna orden en el campo o en el vestuario, es normal.

El ambiente entre la plantilla y el cuerpo técnico parece un tanto enrarecido. ¿Usted también lo ve así?

Yo no estoy dentro del vestuario, pero he visto que Cheryshev decía que se habla poco con los jugadores. Ellos lo sabrán mejor que nadie. Si se dice eso, algo se cuece ahí, pero no sabemos exactamente qué puede ocurrir a nivel de la convivencia entre el entrenador y los futbolistas.

¿Quizá se echa en falta más de lo que parece a Ancelotti?

Cuando estaba Carlo Ancelotti, a la gente le gustaba una cosa o a lo mejor no, porque el equipo estaba mal físicamente. Nunca llueve a gusto de todos y lo que vale son los resultados, los goles y cómo juega el equipo. Ésa es la conclusión que se saca a final de temporada.

¿Considera que el actual es el peor momento de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid?

Yo no diría que esté en un mal momento. Lo que pasa es que nos tiene muy mal acostumbrados. Suele meter goles, generar peligro y jugadas todos los partidos y en cuanto no lo hace en un par de encuentros, parece que está en crisis. Lo que ha hecho Cristiano durante estos años no es normal. Sus números le han hecho marcar las diferencias y hay altibajos a nivel de jugadores y de equipo durante la temporada. Es inevitable al jugar 40-50 partidos, encuentros de selección… Hay mucho desgaste en todos los sentidos.

¿Qué debería hacer Ronaldo para dejar atrás esta mala racha?

Meter dos o tres goles en el próximo partido y callar la boca a todo el mundo (risas).

Benzema tampoco pasa por su mejor época. ¿El club debería haber sido menos condescendiente con él tras la polémica con Valbuena?

También viene de una lesión, que se le ha juntado con todo esto. Esperemos que no le afecte a nivel anímico y de resultados y que pueda estar al nivel que todo el mundo espera de él. Cuanto antes supere estos problemas, mejor para Benzema y para el Real Madrid.

Visto lo visto, ¿Keylor Navas es insustituible en la portería blanca?

Casilla también me parece un buen portero. Lo importante es guardar bien la portería, pero sí que es cierto que Navas está en un grandísimo momento. Me parece un gran portero y lo importante es que esté disponible cuando el entrenador lo crea oportuno.

Keylor Navas durante el PSG-Real Madrid de Champions.

Keylor Navas durante el PSG-Real Madrid de Champions. Reuters

Conoce bien a Luis Enrique, ya que compartieron vestuario tanto en los dos grandes como en la selección. ¿Qué le parece su Barça?

Juega muy bien al fútbol. Luis ha estado allí y conoce muy bien la filosofía del club. A esto le añades buenos jugadores y las cosas salen bien. Poco a poco, van haciendo mejor las cosas. Neymar y Luis Suárez están muy enchufados.

¿Qué opina de que Messi pueda forzar su recuperación para jugar el partido?

Yo no lo haría. Queda mucha Liga y muchos partidos por delante. No se puede arriesgar para que luego tenga que estar otros meses más parado. Si está en un buen tono físico, creo que Luis Enrique le pondrá, pero es un riesgo absoluto después del tiempo que ha estado fuera. Si se tratase de una final, otro gallo cantaría.

¿No le parece que Madrid y Barça están descuidando un poco sus canteras en lo que respecta a incluir nuevos jugadores en el primer equipo y darles minutos?

Eso era distinto en mi época. Entonces, era más fácil poder salir de la cantera y llegar que ahora. Hoy en día, es mucho más complicado. Hay que vender muchas camisetas y derechos de televisión, lo que lleva a traer grandísimos jugadores a los grandes equipos, pero es importante trabajar bien la cantera y tener futbolistas nacionales. Son los que de alguna forma pueden tirar del carro en los momentos difíciles, porque tienen mucho más compromiso moral en todos los sentidos. Por ser de la cantera y por ser españoles. Hace que el resto se comprometan mucho más aun siendo extranjeros.

¿Cree que ahora es más natural que en su época jugar en el Madrid o en el Barça y luego acabar fichando por el equipo rival?

Sí, en general la gente se ha concienciado mucho más de lo que es poder ir de un equipo a otro o poder dejar los grandes y marcharte a otro sitio. En ese sentido, admiro mucho a la Premier. La gente agradece el tiempo que haya estado un jugador en su equipo independientemente de a donde se haya ido. Antiguamente, nos llamaban mercenarios y peseteros. Ahora ves que los periodistas que nos decían eso han cambiado de medio, como los futbolistas de equipo (risas).

¿Considera a las actuales plantillas de ambos equipos superiores a aquellas en las que le tocó jugar?

Por aquel entonces, también había grandes plantillas, quizá con más jugadores nacionales que ahora. Solamente había tres jugadores extranjeros por equipo y era más fácil salir de la cantera. Había muchas más limitaciones. Hoy en día, fichas a un futbolista de cualquier equipo o país sin problemas.

Por último, aunque para usted será como elegir entre papá y mamá, ¿qué pronóstico hace para este Clásico?

Es un resultado complicado de saber. Aquí fallas hasta los triples (risas). Puede ser un encuentro de muchos goles, de pocos… Quiero que gane el Real Madrid, pero en un partido de estas características puede suceder de todo.