JESÉ RODRÍGUEZ

Vuelve la perla

El canterano madridista marca ante Las Palmas su segundo tanto en Liga. Es el cuarto partido que jugaba como titular. 

Jesé e Isco celebran uno de los goles del Real Madrid a Las Palmas.

Jesé e Isco celebran uno de los goles del Real Madrid a Las Palmas. Efe

  1. Jesé Rodríguez
  2. Real Madrid
  3. Deportes
  4. Competiciones
  5. Equipos deportivos
  6. Liga BBVA

El Real Madrid había comenzado a dudar tras el gol de Hernán que recortaba distancias y ponía el 2-1 en el marcador. Quizás se habían relajado demasiado después de un inicio arrollador frente a Las Palmas que les puso con dos goles de ventaja. Fue entonces cuando apareció Jesé, precisamente una de las grandes incógnitas del equipo blanco esta temporada, para dar una respuesta sobre su rendimiento y el devenir del encuentro. Ya había marcado ante el Levante hace dos jornadas y quiso repetir ante el de su ciudad, Las Palmas, dejando claro con sus últimas actuaciones que se ha recuperado física, pero, sobre todo, mentalmente.

"Dije que los jugadores tenían que demostrar su calidad sobre el campo y sigue por ese camino". Son las palabras del técnico del Real Madrid, Rafa Benítez, al terminar el encuentro, refiriéndose a un comienzo de temporada en el que se le criticó la falta de oportunidades para el canterano. Tras ser titular en el debut liguero frente al Sporting, se vio relegado, sin disputar minutos durante los siguientes tres encuentros.

Volvió a aparecer ante el Athletic desde el banquillo y la jornada siguiente Benítez le dio entrada en el once frente al Málaga. Ante los andaluces, disputó 60 minutos e igual que ante el Sporting el encuentro acabó sin goles. No estaba aprovechando sus oportunidades hasta el encuentro contra el Levante, donde saliendo como suplente volvió a saborear la alegría de marcar un tanto. Primer signo de una recuperación que se vio prolongada con una asistencia una jornada después frente al Celta, partido en el que volvió a ser titular.

No son los goles los únicos que están dejando claras muestras de la mejora del canario. Jesé pide el balón, entra por la izquierda, se marcha por velocidad, recorta ante el contrario. Y además, marca goles. Se gusta, se encuentra cómodo y quiere ser protagonista. No lo ha sido en los últimos tiempos como se vaticinaba y en su juego se ven las ganas de recuperar el tiempo perdido. Hace sólo unos meses se le veía sin fuerza y desborde. Había perdido la rapidez y el arranque. Ahora, la situación ha cambiado.

El cambio es sin duda una alegría para su entrenador, que ha encontrado la fórmula para recuperar al futbolista, del que tanto se espera entre los aficionados blancos. Con 14 años, llegó a la capital y derribó la puerta del primer equipo en 2013 a golpe de goles y regates en las categorías inferiores. Un ascenso que se vio cortado, un año después, por una entrada de Kolasinac en un partido contra el Schalke que provocó una de las lesiones más temidas por los futbolistas: rotura completa de ligamento cruzado de la rodilla derecha.

A partir de ese momento se abrió la veda de las dudas sobre si volvería a ser el mismo o incluso de si alguna vez volvería a jugar al fútbol. 258 días después, reaparecía frente al Cornellá en Copa del Rey, marcando uno de los cinco tantos blancos. Un proceso largo en el que Jesé se aprovechó en su otra gran pasión, la música, mientras se ejercitaba y veía como su equipo se proclamaba, esa misma campaña, campeón de la Liga de Campeones.

Jesé no celebró su tanto ante el equipo de la ciudad que le vio nacer, Las Palmas. Tampoco lo hizo hace años cuando se enfrentó al mismo conjunto jugando para el Castilla en un enfrentamiento durante la campaña 2012-2013 en Segunda División. Ese mismo año ganó el trofeo Zarra de Segunda División al ser el máximo goleador de la competición. Era únicamente el primer avance de lo que estaba por llegar.

La salida de Casillas del Real Madrid dejó una consecuencia indirecta: la perdida de identidad de los blancos. Raúl había sido su antecesor en la capitanía, compartida con Guti. Todos hombres criados en la casa merengue y que vivieron y representaron al club durante más de una década. De los canteranos que se encuentran actualmente en la plantilla blanca, ninguno parece que pueda convertirse en su heredero, a excepción de Jesé. Por eso la esperanza de la afición es que triunfe con la elástica blanca. Un deseo al que el canario está respondiendo.

Hace años se le comparaba con Cristiano Ronaldo por sus características. Son palabras mayores. De él se espera que acepte el reto del club: convertirse en el delantero centro que alterne titularidad con Benzema para acompañar al futblista portugués y a Gareth Bale en ataque. El Real Madrid no fichó un delantero centro. Su objetivo era que Jesé se adaptase a esa posición y para ser delantero centro hace falta marcar goles. Paso a paso, y empezando por volver a confiar en sí mismo, Jesé va respondiendo a lo mucho que se espera de él.