Selección Española de Fútbol

La España menos blanca

El once titular de la selección española, por primera vez en seis años, no tuvo ante Luxemburgo jugadores del Real Madrid.

Cesc Fábregas durante el partido ante Luxemburgo.

Cesc Fábregas durante el partido ante Luxemburgo. Efe

Hace seis años, cuando Florentino Pérez comenzó su segunda etapa como presidente del Real Madrid, la palabra que había predominado en su campaña fue españolización. El 1 de junio de 2009 se proclamó máximo mandatario blanco sin oposición y 19 días más tarde se vivía el que, hasta el pasado viernes, era el último partido oficial de la selección española sin un jugador del equipo merengue en el once titular. Ante Luxemburgo, en la victoria (4-0) del equipo de Vicente del Bosque, no había ningún madridista en la alineación que saltó al campo. Como ya ocurriera en aquel 20 de junio de 2009 en la victoria de España ante Sudáfrica (2-0) en la Copa Confederaciones.

Son varias las circunstancias que explican este hecho. Las lesiones de Dani Carvajal y Sergio Ramos, bajas de última hora y presumibles titulares son las principales. El combinado nacional, además, sigue alternando encuentros con Iker Casillas defendiendo la portería, pero el guardameta no forma parte ya de una plantilla en la que estuvo durante 16 temporadas. El canterano blanco ha sido además el último de los jugadores criados en el Real Madrid que entraban dentro del cuarteto de capitanes. Era habitual que si un futbolista durase lo suficiente en la exigente plantilla blanca como para ser capitán, tuviese su hueco en el once de la selección.

La España con menos madridistas coincide con el Real Madrid con menos españoles. En 2013 José Mourinho alineó un once con Diego López como único español en un choque contra el Galatasaray. Era algo que se producía por primera vez en la historia y que se ha repetido esta temporada, en el 5-0 al Betis en el Santiago Bernabéu, con Ramos defendiendo el producto nacional. Una situación que en la Liga no tenía precedentes.

Se trata además del primer partido de clasificación para Eurocopa de la historia española sin jugadores blancos. Algo que contrasta con la cantidad de hombres del Barcelona que disputaron el encuentro en Logroño. Cuatro (Piqué, Bartra, Jordi Alba y Busquets) del equipo blaugrana fueron de la partida. Si había dos jugadores del Real Madrid sentados en el banquillo. Nacho e Isco eran los representantes blancos, aunque no llegaron a disputar minutos. Otro que pudo firmar por el Real Madrid este verano, David de Gea, tampoco saltó al césped de Logroño.

También estuvieron presentes canteranos del conjunto madrileño. Además de Casillas, Morata y Juanfran Torres fueron elegidos por Del Bosque como titulares. Sentado junto a él, aunque obligado a salir al campo por David Silva tras la lesión del canario, estuvo otro canterano blanco, Juan Mata. Más pasado que presente blanco en los elegidos por el entrenador blanco, también ex del Real Madrid.

En otras selecciones, sin embargo, la situación cambia. Otros diez jugadores del Real Madrid están disputando estos días partidos repartidos con nueve selecciones diferentes, algo que está causando una polémica por el exceso de minutos y las lesiones producidas. Tal es el caso de Karim Benzema. El francés, tras marcar dos goles a Armenia (4-0), se marchó del campo con problemas en los isquiotibiales de su pierna izquierda y será baja tres semanas. Un problema más para Rafa Benítez, entrenador del Real Madrid, que pierde a su mayor artillero en el inicio de temporada.

El técnico blanco fue precisamente el que encabezaba la españolización madridista de este verano. Es, desde que Florentino Pérez regresó a la presidencia, el único español que se ha sentado a dirigir al Real Madrid desde el banquillo del Santiago Bernabéu. Junto a él, han llegado Lucas Vázquez y Kiko Casilla, ambos procedentes del Espanyol y de La Fábrica del Real Madrid.

A cambio, además de Casillas, se marcharon Assier Illarramendi y Fernando Pacheco. Todo ello provoca que actualmente, independientemente de las lesiones, el Real Madrid no se vea representado en el combinado nacional. Jesús vallejo, cedido en el Zaragoza, y Marco Asensio, en el Espanyol, son los nombres con los que el club blanco pretende incrementar la presencia de madridistas en la selección española en el futuro.