Que a un periodista lo tilden a veces de facha, a veces de progre podría suponer el paradigma de la imparcialidad que todo profesional de la información está llamado a defender. En una época en la que se cultiva el sectarismo mediático, los lectores militantes y no críticos, sorprende que los que un día ovacionan a un comunicador sean los mismos que lo linchan semanas después, pero esto mismo ha ocurrido este lunes con Carlos Alsina, al frente del Más de Uno en los micrófonos de Onda Cero.

Noticias relacionadas

Si el team facha —como se llaman a sí mismos los tuiteros de derechas en su afán por reapropiarse del término en clave de humor y orgullo— encumbraba al periodista no hace tantos meses por cuestionar al comité de expertos y la desescalada marcada por el Gobierno, por responder a Echenique cuando señaló a Vicente Vallés o por su brutal repaso a Pablo Iglesias cuando señaló a la prensa durante su campaña electoral, ahora ha ido contra él.

Ha sido este lunes cuando el nombre de Carlos Alsina engrosaba las tendencias de Twitter debido a las críticas que ha recibido por su monólogo al frente del programa radiofónico que dirige y presenta, dedicado a la remodelación del Gobierno de Pedro Sánchez del que, ha dicho, "hay que reconocerle su capacidad para descolocar al personal". Leyendo los comentarios uno podría creerse que el de Onda Cero ha aplaudido al presidente, pero nada más lejos de su intención.

Iceta "pata negra"

Alsina ha tenido para todos en su monólogo: que si "gobiernillo de Podemos", que si "la purga del 10 de julio", que si a Iván Redondo le ha llamado "Rasputín, el gran gurú" y a Óscar López el "repescado de Paradores", que si la prensa ahora no sufrirá "la sucesión de frases subordinadas y a menudo poco coordinadas de la portavoz más farragosa", que si hay un "partido invisible" en el PSOE y que si "el gabinetillo blindado" que dirige Yolanda Díaz, entre otras apreciaciones poco amables:

No parece, en todo caso, que Alsina haya cambiado de bando; sin embargo, su reflexión sobre Miquel Iceta es la que ha hecho saltar todas las alarmas. "Ningún sesudo analista ha sido capaz de dar una interpretación sostenible a la recolocación y arrinconamiento del famoso líder del PSC. Cultura y Deportes nunca fue un ministerio apetecido por los políticos pata negra. E Iceta lo es. Junto con Margarita Robles es de lo poco político que ahí queda", ha dicho.

Y, claro, de todo el monólogo de Alsina, el team facha se ha quedado con esto y han sido estas las palabras que han desatado su furia en Twitter a través de comentarios como estos:

"Disidente", "progre" o "equidistante" son algunos de los calificativos que más se han leído en relación con el periodista al que otrora habían puesto en un pedestal.