Pasará mucho tiempo antes de que dejemos de tener a Fernando Simón en los titulares día sí y día también. La figura del director del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias es tan odiada como amada por la opinión pública. Mientras que para sus detractores no ha hecho ni una sola cosa bien, sus fans lo defienden a capa y espada por mantener el tipo en estos meses de comparecencias diarias por la pandemia.

Noticias relacionadas

Varios medios de comunicación han publicado estos días una información en la que se asegura que, ante las primeras advertencias que recibió el Gobierno del Departamento de Seguridad Nacional en las primeras incidencias registradas por el virus a principios de este año, Simón pidió que no se difundiesen bulos que pudiesen sembrar el miedo entre la población.

Este extremo ha indignado todavía más a sus críticos, que esperan material para lanzarse contra el epidemiólogo como agua de mayo. Lo que no sabíamos es que uno de ellos iba a ser el exlíder de Ciudadanos, Albert Rivera. Centrado ahora en la promoción de su libro Un ciudadano libre, ha hecho un paréntesis entre presentaciones y entrevistas para rajar no solo de Simón, sino también de "la mitad de España".

"Así nos va"

A través de su cuenta de Twitter, Albert Rivera ha lamentado que "da igual todo lo que se demuestre, la mitad de España, aun así, es capaz de comprarse camisetas con su cara, como si fueran fans de un equipo de fútbol":

Su sentencia de que "vale más la ideología y la trinchera que la buena o mala gestión pública" ha suscitado miles de reacciones en la red social, aunque la mayoría se le ha echado a la yugular:

Más de 6.000 'me gusta' y miles de retuits avalan, por otro lado, el análisis de Rivera.