Cuando internet no existía las revistas pornográficas y las cintas VHS eran la ventana al erotismo que la raza humana tenía. De hecho, esconder bajo del colchón una de estas publicaciones en papel fue algo muy típico para miles de adolescentes. 

Noticias relacionadas

De hecho, algunas personas llegaron a gastarse una gran suma de dinero en comprar estos materiales. Este es el caso de un estadounidense que llegó a gastarse 25.000 euros (29.000 dólares) en su colección de porno y ahora, con 40 años, ha denunciado a sus padres por tirarle todo este material, recoge The Guardian.

En concreto, el varón -que vive en Michigan- les reclama una cantidad de más de 76.000 euros (87.000 dólares) como indemnización a sus padres por haber tirado su gran colección de porno.

La historia comenzó en octubre de 2016. Tras divorciarse, el hombre volvió a casa con sus padres, trayendo consigo todas sus pertenencias. Diez meses más tarde abandonó el hogar familiar y se mudó a Indiana, de manera que sus padres le mandaron sus pertenencias. Pero el hombre se percató de que algo faltaba: su colección de 12 cajas llenas de películas porno y de dos cajas con juguetes sexuales.

El hombre quiso denunciarlo a las autoridades y mandó a la Oficina del Sheriff del Condado de Ottawa 44 correos electrónicos con una lista de películas porno que dice que sus padres tiraron. Sin embargo, se negaron a presentar cargos.

También envió un correo electrónico a sus progenitores: "Si teníais un problema con mis pertenencias deberíais habérmelo dicho en ese momento y me habría ido a otra parte. En lugar de eso os quedasteis callados y habéis actuado de manera vengativa".

Según la demanda, su padre respondió: "Créeme o no, pero una de las razones por las que lo tiré fue por tu propia salud mental y emocional. Hubiera hecho lo mismo si hubiera encontrado cocaína. Algún día espero que lo entiendas".