Vladímir Putin solo hay uno. El gran líder indiscutible de Rusia, cazador de osos en su tiempo libre y exmiembro de la KGB es único. Sin embargo, ahora existe una manera de poder parecerse a él (con su permiso).

Noticias relacionadas

En pleno auge de los coaches y las charlas TED que se convierten en guías de vida, la editorial Debate ha publicado la obra Técnicas de coaching de Vladímir Putin, que se presenta como un libro de autoayuda para que el lector pueda "recuperar el control" de su "vida mundana" y "ser más Vlad". Aunque con moderación, porque el autor ya avisa que puede ser una pesadilla un mundo poblado de personas "conspirando para ejercer su dominio sobre sí y los demás, y aumentar su poder sobre su pequeño rincón del mundo". 

Vladimir Putin disfrutando de un té con temperaturas bajo cero.

En clave de humor, el libro hace un repaso de los aspectos de tu día a día que puedes mejorar para poder ser el que marca las pautas, y no el que se deja llevar por el resto en el mundo laboral, entre tus amigos o con tu familia.

A través de datos biográficos de Putin, el autor ofrece casos reales que pueden ser aplicados a tu vida cotidiana. Como el caso de la cooperativa Ozero, un grupo de amigos y dueños de dachas en el lago Komsomóslkoye entre los que se encontraba Putin. Cuando este llegó al cargo de presidente, todos los miembros terminaron colocándose en puestos clave de la economía y del gobierno ruso. 

Otra de las enseñanzas de este libro es no desperdiciar ni un minuto del día. En uno de los capítulos, titulado Aprender a escuchar, explican cómo puedes recrear el sistema de escuchas a la población de los grandes gobiernos como Estados Unidos o Rusia pero en tamaño oficina. Para ello, hay que pasarse el tiempo de la comida en uno de los cubículos del baño.

Vladimir Putin durante un acto oficial en Moscú en abril de 2016.

"Tal vez te veas obligado a comer el táper en un entorno menos que saludable durante varios días, pero seguro que tarde o temprano oirás un secreto comprometedor que podrás utilizar como palanca de recursos humanos", explica el libro. 

Pero de nada sirve actuar como Putin, si uno no tiene el aplomo y su saber estar. Difícil tarea para seres mundanos como nosotros. No obstante, Rob Sears ofrece un punto de partida: un buen traje. Ya insistía Barney Stinson en Cómo conocí a vuestra madre: es imprescindible vestir elegante en cualquier momento del día. 

El problema es que Vladímir Putin no es un político al uso, y un traje (por muy bueno que sea) nunca será necesario. El buen imitador del líder ruso también debe contar en su armario con atuendos tan extravagantes como la situaciones que uno va a vivir: un mono blanco para pilotar tu microplaneador o pantalones del ejército para pasear a caballo (no es necesario una parte de arriba), entre otros. 

Vladimir Putin cazando.

Un libro autobiográfico sobre Vladímir Putin, y más si es en tono de humor, no podía repasar su vida sin hacer mención a un hecho clave en los últimos años: la anexión de Crimea en febrero de 2014, fecha en la que soldados sin insignias cruzaron la frontera y se hicieron cargo de la zona. 

Ciudadanos comunes como nosotros no podemos llevar a cabo operaciones tan complejas como esta, por lo que el autor propone actuar a escala local. Puedes hacerte con la mesa de tu compañero de trabajo u ocupar poco a poco los espacios comunes de tu bloque de apartamentos y luego anunciar a tus vecinos que forman parte de la patria de tus ancestros. 

Aunque puedan parecer exageraciones humorísticas, lo cierto es que son elucubraciones fantásticas que se basan en la propia historia de Putin. La leyenda de un hombre del estilo del presidente de Rusia tampoco anda tan lejana a la realidad.

[Más información: 10 fotos que demuestran que Putin es un Superpresidente]