La Jungla

Un muro alrededor de la casa de Breaking Bad para que los fans no tiren pizzas

En la Jungla. La familia Quintana ha tenido que levantar un muro de dos metros alrededor de su casa ante la presencia constante de turistas, que han llegad a emular la mítica escena en la que Walter lanza una pizza al tejado del garaje.

J.E.

Conocimos a Walter White como ese profesor al que toreábamos en el instituto y vimos por última vez a Heisenberg como un gran capo del narcotráfico de Nuevo México. Han pasado cuatro años desde el final de Breaking Bad, una serie que fue mejorando temporada a temporada hasta convertirse en una de las más grandes de la llamada edad de oro de la televisión. Junto a una estructura episódica prácticamente perfecta y unos personajes inolvidables, la obra de Vince Gilligan también nos dejó un lenguaje visual muy particular y reconocible, desde los planos hasta los paisajes. Y uno de los lugares más reconocibles es la casa de la familia White.

Sin embargo, en esa casa no viven ni Walter, ni Skyler, ni Walter Jr. Vive la familia Quintana, que se ha encontrado con un grave problema: los turistas. Tal y como recoge un canal de noticias local, 4KOB, la familia Quintana se ha visto obligada a levantar un muro metálico de casi dos metros debido al acoso que sufrían. El propio equipo de noticias explica que en los apenas 15 minutos que estuvieron grabando la pieza informativa, pasaron hasta 10 curiosos.

"Llegan a pedirnos que cerremos la puerta del garaje o que nos vayamos de ahí para poder sacar una buena foto" explica Joanne Quintana, hija de la dueña de la casa. "Hasta roban piedras de la entrada como recuerdo. Si queréis piedras, id a buscarlas al desierto, que son gratis".

Bombardeados con pizzas

Pero la cuestión no acaba ahí, y es que a muchos turistas no les basta con hacer una foto de la casa, sino que quieren recrear una de las escenas más recordadas de ese escenario: en el segundo episodio de la tercera temporada, cuando Walter, en un arranque de ira, lanza una pizza al aire y se queda enganchada en el techo, una escena que dio mucho que hablar por el hecho de que la pizza no estuviera cortada, por lo que tuvieron que incluir otra escena en la que se explicase este hecho.

"En varias ocasiones hemos tenido que subir al tejado del garaje para retirar una pizza", explica Frank Sandoval, responsable de Breaking Bad RV Tours, empresa que ofrece visitas turísticas por los diversos escenarios de la serie en Albuquerque a bordo de una caravana como la que Walter y Jesse usan de laboratorio móvil en las primeras temporadas.

Los Quintana no han sido los únicos que han atraído más atención de la deseada. También la casa en la que Jesse Pinkman vive durante la segunda temporada atrae visitantes, si bien muchos menos. Tres o cuatro cada fin de semana.