Los 250 guardias civiles que asistían esta semana al curso para ascender a suboficial en la academia de Baeza, Jaén, pudieron contemplar a un instructor uniformado dando pases de muleta e ilustrando cómo dar muerte al toro con el estoque. Contraviniendo la normativa, la escena fue grabada por algunos de los asistentes y filtrada a la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que la ha publicado para denunciar la "frivolidad taurina" y el "mal uso de las horas de formación" en el cuerpo.

Noticias relacionadas

Los suboficiales tienen entre sus funciones las de ejercer de "delegados gubernativos en espectáculos taurinos" para poder regular las festividades en los pueblos, y la AUGC reconoce que el instructor, de "impecable trayectoria profesional", pretendía amenizar una materia que "a priori es compleja y didácticamente muy pesada". No obstante, lamentan  "la sensación de folclore que transmiten unas imágenes sacadas de contexto".

Según la principal asociación de defensa de los derechos de los agentes, la "anécdota" pone de relieve el problema de fondo que atañe a la "formación" en el Instituto Armado y el "mal uso" que se hace "de las instalaciones académicas" y "del tiempo de los alumnos". Así, la AUGC denuncia que sus representantes, que acudieron a Baeza a informar a los aspirantes a suboficiales de sus derechos sociolaborales, tuvieron que hacerlo en el exterior del recinto bajo "una excepcional ola de calor".

"Una vez más, nos encontramos con una anomalía democrática en la Guardia Civil, donde lo folclórico vuelve a tener prioridad ante la esencia profesional de un colectivo de trabajadores"- denuncia la asociación. "Cualquier desavenencia laboral puede acabar con un trabajador en un penal militar mientras la Dirección General de la Guardia Civil no presta atención a una formación eficaz, específica y profesionalizada. Por ejemplo, con profesores especializados en violencia de género o Código Penal".

Es el segundo caso de "frivolidad" filtrada por la AUGC en lo que va de mes. A comienzos de junio denunciaban la ya celebérrima conga de los "miltares, agentes y curas" que se produjo al grito de '¡Viva España!' durante la 59.ª Peregrinación Militar Internacional a Lourdes, sufragada con fondos públicos. "Y mientras agentes sin chalecos antibalas" - denunciaba la asociación.