El pasado 25 de marzo, el profesor Jaume Sureda encaraba su último día como docente en el Instituto Puig de Sa Font de Son Servera (Mallorca). Le quedaba aún otra clase por impartir cuando sonó el timbre del segundo recreo de la jornada y enfiló el pasillo. Allí le esperaban los más de 730 alumnos del centro y sus compañeros docentes para despedirlo entre aplausos y abrazos.

Noticias relacionadas

"Lo hubiéramos hecho por cualquier compañero que se jubilarse", explica a EL ESPAÑOL por teléfono Eva Tomás, Jefa de Estudios Adjunta de Bachillerato, "pero a él aún con más razón porque es un profesor muy querido, ha estado muchos años trabajando en el centro y tanto los alumnos como los profesores le tenemos mucho cariño".

El vídeo que recoge la sorpresa, fue compartido en el perfil de Facebook del Instituto el pasado 25 de marzo, el mismo día que lo grabaron y desde ahí ha llegado a cientos de personas que se han emocionado con el homenaje. "El viernes fue un día lleno de emociones, lágrimas y risas en nuestro instituto", puede leerse en el post que lo acompaña. "Una imagen vale más que mil palabras... así que solo queremos decir: felicidades y disfruta de tu nuevo camino. Se retirará del trabajo, pero no de la vida".

 

Tomás recuerda que fue muy fácil implicar a toda la comunidad en la sorpresa y que además del pasillo que formaron, los alumnos le escribieron cartas de despedida que le iban entregando a su paso: "Habían preparado 33 postales con dibujos y dedicatorias en representación de los distintos grupos, para que se las llevara como recuerdo".

Según señala la Jefa de Estudios del Instituto, el profesor estaba "muy agradecido y emocionado" por la despedida. "No se esperaba nada similar y después de completar todo el recorrido tuvo que meterse en una clase para asimilarlo", recuerda. Para Tomás, además de las muestras de cariño que recibió Sureda, "lo más bonito ha sido ver cómo se han implicado los niños, el cariño con el que lo han preparado todo y el aprecio que le han mostrado". 

En el centro, sin embargo, se muestran sorprendidos por la gran repercusión que ha tenido el vídeo fuera de la comunidad educativa: "Lo compartimos en la página del Instituto como hacemos con tantas otras actividades, sin ninguna otra pretensión. Aunque es cierto que fue un día muy emocionante y bonito para todos, no deberíamos verlo como algo excepcional", señala Tomás. "Cuando alguien se jubila, después de tanto tiempo de dedicación a su trabajo, debería ser despedido con el mismo cariño". 

En Internet pueden encontrarse otros ejemplos de homenajes similares al del Instituto Puig de Sa Font como el que estos niños de un colegio de Huelva, o el que recibió este niño con Síndrome de Down en Cáceres después de ganar cuatro medallas en el Campeonato de España de Natación.