Netflix estrenaba este pasado fin de semana El juego del calamar, una de las apuestas surcoreanas más interesantes de la plataforma a medio camino entre Parásitos y Los juegos del hambre. En tan solo unos días desde su estreno, la serie ya ha conseguido convertirse en la segunda opción más vista de la plataforma a nivel global (tras Sex Education) y se encuentra entre las primeras posiciones de países como España, Estados Unidos y, por supuesto, su natal Cora del Sur.

Noticias relacionadas

Desde que fue escrita en 2008, su creador Hwang Dong-hyuk (Mi padre, 2207) tuvo que conformarse con guardar el guion en un cajón... Hasta ahora. Os contamos todos los detalles de la nueva serie fenómeno de Netflix.

Arriesgando el pellejo en un juego infantil

El juego del calamar es un thriller de nueve episodios en el que 456 participantes desesperados y en riesgo de exclusión social por problemas económicos compiten en un misterioso y mortífero concurso de supervivencia. En él, deberán superar diferentes rondas de juegos infantiles tradicionales para ganar hasta 45.600 millones de wones y salir de la miseria en la que viven inmersos. Sin embargo, acaban descubriendo que el verdadero premio no es solo el dinero, sino también su propia supervivencia.

Las fichas principales del tablero serán los protagonistas Ki Hoon (interpretado por Lee Jung Jae), un hombre adulto fracasado que vive con su madre en la ruina, su amigo de la infancia Sang Woo (Park Hae Soo), también en una situación difícil a pesar de haber estudiado en una universidad de renombre y haber trabajado en una empresa de inversión a la que debe dinero.

A ellos se une Sae Byeok (Jung Ho Yeon), una desertora norcoreana que lucha por reunir a su familia, un pandillero llamado Deok Su (Heo Sung Tae) y un policía llamado Joon Ho (Wi Ha Joon), que se infiltra en el recóndito lugar donde juegan para buscar a su hermano desaparecido.

Una crítica mordaz a la sociedad actual

Una de las protagonistas de 'El juego del calamar'. Netflix

Posicionándonos tras la barrera, la serie propone al espectador una experiencia a medio camino entre Parásitos y Los Juegos del Hambre, dos largometrajes que ya incorporaban una crítica mordaz a la situación social actual. 

Los protagonistas son personas en crisis que, sin tener nada que perder, son capaces de arriesgar su vida y ponerse en peligro con tal de salir a flote de la situación de pobreza en la que viven. Para ellos, la posibilidad de estar tan cerca de la muerte compensa con creces la cantidad de dinero que pueden ganar y si con ello pueden mejorar por poco que sea la calidad de vida que tienen.

De esta manera, se ilustra una sociedad muy polarizada en la que solo quedan ricos y pobres y donde la clase media está quedando erradicada, mostrando una desigualdad cada vez mayor y más presente en un país como Corea del Sur.

El origen: la infancia de Hwang Dong-hyuk

Ki Hoon, uno de los protagonistas de la historia. Netflix

El origen de El juego del calamar proviene de Round Six, un juego infantil coreano muy popular entre los años 70 y 80. En él, un atacante y un defensor se enfrentarán en un peliagudo choque donde el terreno lo componen formas circulares, triangulares y cuadradas.

Sin embargo, la serie lo lleva al extremo más sangriento, donde lo más importante del juego implica al carácter físico de sus participantes, desembocando en la más fiera competitividad y la violencia sin límites. El director explicó que su infancia le inspiró a crear el proyecto, especialmente los recuerdos que compartió con sus amigos y compañeros de escuela.

Aun así, también es reseñable que la serie lo exagera de una manera muy visual, tratando de mostrar un reflejo de la sociedad actual para que cualquier tipo de persona pueda llegar a comprenderlo.

Un guion rescatado de un cajón

El juego del calamar es una serie escrita y dirigida por Hwang Dong-hyuk. El director es conocido por realizar otros proyectos como Silenced y The Fortress, dos producciones que han terminado encumbrando su nombre como creador audiovisual.

Sin embargo, el guion de esta serie surgió muucho antes, y Hwang Dong-hyuk comenzó a escribirlo en 2008, mucho antes de hacerse famoso con los títulos anteriores. Una vez terminado, el guion fue visto como una obra extraña, siniestra y llena de violencia, por lo que finalmente, fue imposible llevarlo a la pantalla.

Contra todo pronóstico, la serie se ha estrenado por fin, y mediante su crítica social y los elementos tan coloridos como sangrientos que incluye, ha logrado enganchar a millones de espectadores en todo el mundo, coronándose como un contenido muy popular de Netflix.

'El juego del calamar' ya está disponible al completo en Netflix.

También te puede interesar...

• ‘The Crown’ es la gran triunfadora de la gala de los Emmy y le da a Netflix el premio que necesitaba

• 'True Story', la miniserie de Netflix protagonizada por Kevin Hart y Wesley Snipes, ya tiene fecha de estreno

Crítica: 'Sex Education' progresa adecuadamente en la temporada 3 y sigue siendo una serie sobresaliente