Son los creadores del momento. Javier Ambrossi Javier Calvo, los autores de fenómenos como La llamadaPaquita Salas Veneno, acaban de anunciar la creación de Suma Content. La nueva productora independiente nace con un fuerte compromiso con las nuevas voces, la inclusión, la diversidad y la autenticidad. Sus máximos responsables han contado en exclusiva a SERIES & MÁS cuál será su primer proyecto y el porqué de lo que entienden como "un paso natural" en una carrera que empezó en el hall del Teatro Lara y ha terminado despertando el interés del quién es quién de la industria del cine y la televisión a los dos lados del Atlántico. 

Noticias relacionadas

Su nueva aventura creativa y empresarial es la evolución y natural de Suma Latina, el primer proyecto de desarrollo y creación de contenidos que sirvió a la pareja para hacerse un hueco en el audiovisual español. Ahora ha llegado la hora de conquistar el resto del planeta. Veneno puso la pica en Flandes, pero no fue más que el principio.  

¿En qué momento surge la idea de hacer Suma Content?

Javier Ambrossi: No es una idea que aparezca en ningún momento, es un proceso supernatural. Javi y yo hemos ido siempre dando pasos sobre seguro. Primero en un hall, luego en un teatro, una serie, una peli, Flooxer, Netflix… Íbamos escalón a escalón y esto era el siguiente paso natural. Después del éxito nacional e internacional de Veneno llegaron muchas ofertas hubo un momento que ya no tenía sentido la situación de exclusividades. Queríamos ser nuestros propios jefes y dejar de ser creadores al servicio de otra productora. Hasta ahora hemos tenido compañeros de viaje maravillosos que nos han hecho crecer y ojalá podamos seguir colaborando siempre, pero sentíamos que estábamos preparados y que era la hora de ser los jefes de nuestra propia productora. Queríamos decidir qué se hace, cómo enfocarlo, ser los que escogemos a los autores y las autoras… Ha sido un proceso muy natural. Ahora que estoy viendo todo, que nos hemos hecho unas fotos de presentación, que hemos cambiado de oficina, que estamos incorporando de directora financiera, dirección de producción, CEO… Lo siento como si siempre hubiera sido así. 

Javier Ambrossi.

¿Habéis tenido dudas en algún momento sobre si sería más conveniente que os centrarais en vuestra carrera como directores y guionistas?

Javier Calvo: Para mí es todo lo contrario. Tenemos tantas ideas, y hay tantas oportunidades interesantes y bonitas ahora mismo que a veces nos bloqueábamos, sin saber qué elegir en qué dedicar nuestros esfuerzos. Al crecer de esta manera, diversificamos el trabajo, nos podemos centrar en lo que es nuestro proyecto, escrito y dirigido por nosotros, mientras supervisamos otros que lideran talentos de la casa. Yo siento que, aunque va a ser muchísimo trabajo, de alguna manera es liberador y gratificante. Suma Content va a dar voz a nuestros proyectos personales, a historias de otros creadores o, en lugar de trabajar para otras productoras, a lo mejor podemos ser la imagen de un entretenimiento nuevo. Queremos dar voz a muchas cosas. No vamos a sentarnos a pensar cómo cumplir el plan de negocio. Queremos hacer lo que nos pida el cuerpo, sin más filtros. Creamos un proyecto, vamos a muerte y los vendemos con nuestro entusiasmo y con nuestro nombre para ayudar si son las historias de otros. 

Ambrossi: Seguiremos teniendo nuestros proyectos personales creativos, pero cuando me meto en un proyecto propio de escritura es muy tortuoso. Escuchar la voz de otras personas nos da mucha luz y mucho aprendizaje. Si te rodeas de gente buena, gente joven y gente diversa, solo tienes que aprender y escuchar. Es una cosa que disfrutamos mucho. Siempre hemos sido productores ejecutivos o productores de nuestros proyectos. También acompañamos en su día a Esty, Soy la Pringada, o Benja de la Rosa con sus series. Lo que pasa es que Cardo ha sido muy especial, un momento mágico en el que nos hemos dado cuenta de que algo pasaba ahí y que se nos daba bien. 

Calvo: Ha sido precioso poder descubrirlas, apoyarlas y dejar que crezcan en libertad [en refrencia a Ana Rujas y Claudia Costafreda]. Ha sido tan chulo que viendo Cardo, Javi y yo nos mirábamos y nos dimos cuenta de que necesitábamos esto. Luego está toda la parte internacional. Estábamos diciendo constantemente que no a proyectos, a series y pelis que trabajaríamos allí, y sentimos que había llegado el momento de hacerlo. Empezaba a no tener mucho sentido la situación que no teníamos y uno siente cuando sabe que ya tiene que dar un paso, porque se van acabando las cosas que te motivan del paso anterior. Es muy normal y muy sano evolucionar. 

Javier Calvo.

La diversidad es uno de los valores de vuestra obra, y también un mandamiento de Suma Content. Sigue siendo raro ver proyectos dirigidos por mujeres o creadores LGTB+. ¿Nace esta productora también como respuesta a una falta de una mayor diversidad real en la industria audiovisual española?

Ambrossi: A mí me sigue pasmando que en España no hayamos tenido la gran comedia romántica homosexual, por ejemplo. Me sigue pasmando que no hayamos tenido nuestro Queer as Folk. Me pasma que no tengamos protagonistas de ningún tipo de color que no sea blanco detergente. A mí me pasma. No es una reacción a lo que pasa en la industria, porque cada uno hace lo que puede y tiene sus maneras de ser y sus procesos de producción. No es una respuesta a nada, es que Javi y yo somos así, y yo quiero seguir escuchando mi voz.

La parte más bonita de Veneno ha sido la humana. Los premios, el éxito en Estados Unidos, que RuPaul te llame… todo eso es muy guay, pero no deja de ser algo que va a pasar. Lo que ha quedado es el impacto real en las vidas de las actrices de Veneno. Vas por la gente y mucha gente te dice “es que me he dado cuenta de que quiero hacer esto”. Tuvo un impacto hasta a nivel político, siendo una herramienta de debate para la Ley Trans. O algo más cívico como la placa de Cristina, que ahora está siempre protegida y llena de flores. Para nosotros es lo que nos mueve, hacer cosas que realmente impacten. 

El casting de Veneno demostró también que eran excusas cuando las producciones alegaban que no encontraban actores trans para interpretar a personajes trans. Simplemente no les buscaban o no se atrevían.

Ambrossi: Era algo de comodidad. ¿Por qué no elegimos a una estrella que nos va a traer más gente o por qué no dejamos de buscar y buscar? Eva [Leira] y Yolanda [Serrano] se volvieron locas durante meses por bares, discotecas, pueblos y ciudades y hasta que no aparecieron quienes tenían que protagonizar Veneno, no pararon. Y con los proyectos creo que pasa algo similar. Es muy fácil ir a una productora a pedir un proyecto, pero lo difícil es ir a una obra de teatro como hizo Enrique Lavigne y ver el potencial de quién la hace. A mí el tipo de producción que me interesa es la que él me enseñó y descubrió. Nos sentó y nos dijo: “vosotros sois directores, lo creáis o no, vais a hacer una película y en cinco años no os vais a creer todo lo que os ha pasado”. Él lo vio antes que nosotros y creo que ese es el poder del productor, acompañar a alguien en su viaje de descubrimiento. Va más por ahí lo que queremos hacer, en lugar de una cosa más industrial o económica. Queremos hacer un descubrimiento, una defensa y un acompañamiento de lo nuevo. También lo hemos hecho en Operación Triunfo o Drag Race. Es algo que va en nuestro ADN y que después hemos repetido con Anna Castillo, Brays [Efe], Belén Cuesta o las chicas de Veneno

Las tres 'Veneno'. ATRESplayer PREMIUM

Calvo: Lo del casting de Veneno no era solo por una cuestión de justicia o de hacer las cosas bien, sino por lo muchísimo que nos dieron las actrices durante el rodaje. ¿Qué hubiera sido de Veneno sin Paca? ¿Sin Dana? ¿Isabel? ¿Lola? ¿Jedet? ¿La Chana? ¿Juani? Ellas nos dieron todo [subraya]. Hicieron de la historia algo único, especial, verdadero, explosivo. ¿Cómo no voy a querer hacer proyectos así? Eso marca la diferencia. Eso hacer que un proyecto sea único. Cuando es de verdad. Cuando tiene alma. Y esos son los proyectos que queremos hacer.

Ambrossi: Y luego la parte de la diversidad es que nos sale natural. No es una respuesta de “yo lo hago bien, y los demás lo hacen mal”, porque no considero que sea así, pero quiero escuchar más nuestra voz y hay cosas que yo echo de menos en los contenidos. Tampoco quiero estar en una jaula de cristal sin enterarme de lo que pasa en el mundo y sin enterarme de lo que pasa en el mundo. Queremos formar parte de ese cambio, crear series y películas sobre temas que no se mueven, temas espinosos, trabajar con gente joven que me enseña constantemente… Nos apetecen los retos. Por eso creo que era necesario para enfrentarnos directamente a los retos de manera real. 

¿Os veis trabajando en Estados Unidos con un proyecto de vocación internacional y coordinado desde aquí? 

Calvo: Sí. Es parte de la idea de Suma Content, es una de las razones por las que nace. Después de Veneno hubo tantas cosas que rechazamos por nuestro estado en ese momento, que era doloroso. Llegó la hora en la que yo no podía decir que no a “X” o a “Y”. Ahora es la manera de recuperar esas oportunidades porque estamos en una situación en la que no solo podemos decir que sí, sino que podemos agrandarlo y aportar desde nuestra productora. La idea es trabajar con el mundo. 

Javier Cámara ha contado muchas veces la historia de cómo rechazó hacer El diablo viste de Prada por miedo a no poder hacerlo bien en inglés y lo mucho se arrepintió después. A vosotros no os da miedo ese complejo a veces que tenemos desde España. 

Ambrossi: Tanto Javi como yo somos personas supervalientes y muy trabajadoras. A mí me encantan los retos. Queremos y podemos hacerlo. Había muchas cosas que se estaban moviendo y que nos dejaron claro que era nuestro momento para ser independientes y ser los jefes de nuestra carrera y nuestra productora. Ha sido muy claro para todos de hacer otras cosas, cambiar de dirección y avanzar. Y hay que decir que sí. Con Suma Content quería cambiar esa sensación de que nos ofrecieran cosas y tener que decir que no podíamos hacerlo porque estábamos ocupados, por una relación con otra empresa… queremos cambiarlo por un sí. Vamos a probarlo y si no lo hago yo, que lo haga alguien de nuestra confianza. Necesitábamos tener más libertad.

'La llamada'.

Habéis hecho mucha televisión, tanto en ficción como en entretenimiento, en los últimos años. ¿Seguís queriendo hacer películas o estáis en otro momento de vuestra carrera? 

Ambrossi: Estoy deseando [subraya] hacer una película, sobre todo cuando te pones a hacer diez episodios de una serie y le preguntas al otro: “Exactamente, ¿por qué estamos haciendo series si puedo hacer una película?” [bromea]. Yo me lo pregunto también. Me acuerdo de la repercusión que tuvo La llamada en su día y pienso en cuándo será nuestra segunda peli. Lo bueno es que ya hay proyectos y son los proyectos adecuados. Creo que la segunda peli que vamos a hacer será un proyecto muy grande. 

Vosotros también habéis crecido como directores. De La llamada a Veneno ya había una evolución visual importante. 

Calvo: Es el tiempo, el aprendizaje y los presupuestos también, claro, para poder hacer lo que tienes en tu mente. Creo que hemos crecido bastante. Veo Paquita y La llamada y me doy cuenta de que ya no soy esa persona, pero es que también me pasa con Veneno. La vemos y nos encanta, pero siento que necesito otro paso más y más cosas que dar en todos los departamentos. 

¿Cuál va a ser el primer proyecto de Suma Content?

Calvo: Va a ser un especial Navideño para Atresplayer Premium: Una navidad con Samantha Hudson. Es una ficción musical con una prota LGTB+ y con muchos cameos icónicos. Queremos que sea el especial navideño que nunca hemos tenido, con la gente y las canciones que nos gustan y el tipo de historias que nos emocionan. Ese va a ser lo primero que vamos a producir en solitario en Suma Content, un especial navideño que es chulísimo y divertidísimo lleno de cameos, con una historia muy emocionante y las canciones de Samantha Hudson remezcladas con villancicos, canciones pop de petardeo… ¡Y es que nos encanta la Navidad! Pero nuestro colectivo nunca se ve reflejado en los especiales que se hacen en nuestro país, queremos cambiar eso. En Estados Unidos tienen a Mariah [Carey] y nosotros tenemos a Samantha (bromea). Poco a poco iremos anunciando quién lo va a escribir y dirigir, el reparto. 

 Ambrossi: Me apetece generar cosas que no se han hecho antes. Imagina que cada año podemos hacer un especial de Navidad y en lugar de ver el de La 1, que es maravilloso y Ana Obregón es alucinante, a lo mejor le apetece más verse representado en el de Atresplayer en el que va a ver una representación diversa, las canciones que escuchamos y los iconos de toda la vida. Queremos trabajar desde ahí, pero siempre con cosas que no se han hecho, que se han contado desde otro enfoque o que nos apetezcan. 

También te puede interesar...

• Un documental explora la generación LGTB que vivió 40 años de franquismo

• Netflix cambiará su controvertido sistema de audiencias, pero no es suficiente

• Así ha superado 'La asistenta' a 'Gambito de Dama' como la miniserie más vista de Netflix