El sector de los drones está en crecimiento y se espera que estos dispositivos sean clave en varios sectores; incluso en España ya se está probando el reparto de comida con ellos. Unas máquinas equipadas con alta tecnología que cuentan con múltiples usos. El último de ellos, ser capaces de crear lluvia para luchar contra las elevadas temperaturas en Dubái.

Noticias relacionadas

Con temperaturas que alcanzan los 50 grados en los Emiratos Árabes Unidos, concretamente en Dubái, han decidido apostar por un proyecto totalmente novedoso para luchar contra el calor: crear su propia lluvia utilizando una serie de drones que vuelan hacia las nubes y liberan allí cargas eléctricas.

Emiratos es uno de los países más áridos de la Tierra, por lo que esperan que con esta nueva tecnología se pueda ayudar a aumentar sus escasas precipitaciones anuales. Una operación en la que se han invertido 15 millones de dólares y cuya tecnología está creada por varios expertos de la Universidad de Reading de Reino Unido.

Descargan electricidad

Para conseguir crear su propia lluvia y combatir las escasas precipitaciones, Dubái está actualmente utilizando unos drones avanzados que son totalmente capaces de volar hacia las nubes y cuentan con láseres que generan cargas eléctricas. Un proyecto que ya está en marcha y que por el momento está dando sus primeros frutos, como ha demostrado el Centro Nacional de Meteorología de los Emiratos Árabes Unidos en su cuenta de Instagram.

El proceso es más simple de lo que pueda parecer, ya que los drones no tripulados dan cargas eléctricas a las nubes para que se agrupen y produzcan lluvia. Esta técnica se denomina siembra de nubes y consiste en conseguir que las nubes descarguen toda el agua posible aunque las condiciones no sean las más propicias.

Para probarlo, el equipo ha construido cuatro drones no tripulados con una envergadura de aproximadamente 2 metros que se lanzan desde una plataforma especial. Unas máquinas capaces de volar durante unos 40 minutos y que incluyen sensores que miden la temperatura, la humedad y la carga eléctrica dentro de una nube.

De esta manera, los creadores del proyecto pueden saber cuándo y dónde deben disparar las cargas eléctricas de los drones. Lo que tratan de hacer es que las gotas dentro de las nubes tengan un tamaño considerable para que alcancen la superficie. "Cuando las gotas se fusionen y sean lo suficientemente grandes, caerán como lluvia", señaló el profesor Maarten Ambaum, que trabajó en el proyecto, a la BBC.

En fase de pruebas

La siembra de nubes es una técnica que ha existido en varias formas durante años, ya que se descubrió que agregar a las nubes ciertas sustancias o productos químicos, como yoduro de plata, podrían provocar lluvia o nieve. En esta ocasión, esto se consigue gracias a los drones, la electricidad y la tecnología de última generación.

Los investigadores también llevan un tiempo buscando métodos para preservar la lluvia en los Emiratos Árabes Unidos, y evitar que se evapore rápidamente debido a las elevadas temperaturas. Para ello, el país cuenta con aproximadamente 130 presas y diques capaces de almacenar 120 millones de metros cúbicos, que serían de gran ayuda para almacenar el agua de la lluvia que provocan.

Abdulla al-Mandoos, director ejecutivo del Centro Nacional de Meteorología y Sismología (NCMS), también confirmó que el país estaba preparando una serie de estudios para proteger el agua con el objetivo de dirigir la lluvia "desde la nube hacia el acuífero. No queremos desperdiciar una gota de agua". Por ahora las pruebas han sido positivas, pero el proyecto se encuentra aún en sus primeros pasos. Si sale bien, los investigadores buscarán más fondos para adquirir un dron más grande capaz de realizar una carga eléctrica más útil.

Te puede interesar...