Zoom, y las videollamadas en general, han cambiado la manera en la que trabajamos. El teletrabajo está aquí para quedarse, gracias a herramientas que nos permiten conectar con compañeros y clientes al instante.

Noticias relacionadas

La política también ha abrazado estas nuevas tecnologías, con el objetivo de evitar el contacto por la pandemia mundial; incluso podríamos decir que las ha abrazado demasiado bien. Para algunos políticos, parece ser la excusa perfecta para aparentar que está en el trabajo, cuando en realidad, están a otra cosa.

Así es como han pillado a Andrew Brenner, senador del estado de Ohio, que el pasado lunes participó en una videollamada en grupo en la que se discutían los detalles de una nueva ley. El problema es que Brenner estaba liado con otras cosas, conduciendo en su coche, pero pensó que las nuevas tecnologías le iban a salvar.

Engaño con fondo de Zoom

Por algún motivo, Brenner pensó que podía atender a la importante cita con el resto de legisladores, mientras estaba conduciendo. En cuanto entró en sala, se dio cuenta de que el vídeo le mostraba al volante, así que tuvo una idea que no sabemos si calificar como 'genial' o 'estúpida'.

Brenner activó la funcionalidad de fondos de Zoom, un software capaz de detectar la figura humana y cambiar el fondo por una imagen; en su caso, escogió la fotografía de una casa, presumiblemente la suya. Su intención era aparentar que estaba en su casa atendiendo a la reunión, para que se notase que estaba presente.

El político que estaba conduciendo en una videollamada, a la derecha Ohio Channel Omicrono

Ni que decir tiene que le salió mal, muy mal. Para empezar, aunque es cierto que la tecnología de sustitución de fondos ha avanzado mucho, no es perfecta; se veía claramente que Brenner estaba en otro sitio, debido a los bordes de su cuerpo.

Pero el indicio más evidente de que el político estaba conduciendo es que... estaba conduciendo. Evidentemente, tenía que estar pendiente de la carretera si no quería pasar a la historia como el primer político que tiene un accidente de tráfico en medio de una sesión, y el movimiento de sus manos es el propio de usar un volante.

Por último, no creemos que mucha gente se ponga el cinturón de seguridad en su casa, por mucho que digan que la mayoría de accidentes se produce en el hogar.

Para rematar, la gran ironía del asunto es que la reunión se organizó para discutir multas más elevadas contra las distracciones al volante; al menos, parece que Brenner estaba muy cualificado para hablar de ese tema en concreto.

El vídeo de la reunión se ha hecho viral en Internet, hasta el punto de que la página gubernamental que lo aloja se ha caído por la cantidad de visitas. El político del Partido Republicano ha recibido duras críticas, no tanto por atender a una reunión sea como sea, sino precisamente por conducir distraído, ya que en muchos momentos se aprecia como intenta configurar la llamada o enciende y apaga la cámara.

Brenner ha quitado importancia a estas críticas, afirmando que "no estaba distraído" y que estaba aparcado durante la mayor parte de la reunión, destacando que llevaba el cinturón de seguridad. Aunque no ha explicado porqué, entonces, sintió la necesidad de cambiar el fondo.