Los smartphones reacondicionados se han convertido en una excelente alternativa a comprar un dispositivo nuevo. Más todavía si tenemos en cuenta la cantidad de dinero que hay que desembolsar para adquirir en España modelos de gama alta como los iPhone o algunas versiones insignia de los Samsung Galaxy.

Noticias relacionadas

De hecho, cada vez son más los usuarios que se animan con este tipo de producto que se equilibra entre lo económico y lo ecológico. Esto último es, si cabe, tan importante como el aspecto monetario. La reducción y la reutilización son básicas en un mundo donde se necesita impulsar un reciclaje que, hasta hace no mucho, no se contemplaba siquiera en los productos electrónicos.

Del mismo modo que smartphones, el mundo del reacondicionado es tan amplio que toca palos tan variados como los ordenadores portátiles o los monitores que tan necesarios fueron hace ahora un año con el inicio del confinamiento. Todo puede ser reacondicionado y contar con una segunda vida. Y quién sabe si alguna más.

Elegir un reacondicionado

Porque el mercado de segunda mano, el que se realiza entre particulares en las diferentes aplicaciones y plataformas, puede satisfacer las necesidades de una buena parte de los compradores. Pero hay otros muchos que necesitan subir un escalón más y asegurarse la compra.

iPhone X reacondicionado Izan González Omicrono

Uno de los principales puntos fuertes de las empresas que reacondicionan dispositivos es la cantidad de diferentes modelos, configuraciones y estados. Algunos con más problemas estéticos que otros, pero desde las páginas web se puede elegir el grado de perfeccionismo. Por ejemplo, unos que tienen marcas y han sido claramente usados durante mucho tiempo u otros que son prácticamente indistinguibles de los que acaban de salir de la caja original. El precio, por tanto, cambiará mucho de uno a otro sin salirnos del mismo modelo.

El tiempo es otro de los factores importantes cuando se compran teléfonos de segunda mano. Rastrear el mercado de segunda mano entre particulares en busca del teléfono perfecto puede no ser una de las tareas que prioricemos en nuestro día a día. Por no hablar de los interminables regateos -más arte que ciencia- en los que muchas veces no se llega a ningún acuerdo.

Las webs de reacondicionados lo suelen poner todo mucho más sencillo. Al igual que deben disponer de una política de garantía clara hacia el comprador. Donde se puedan consultar todos los detalles sobre qué incluye y qué no. Legalmente, las empresas de reacondicionados deben proporcionar 1 año de garantía, pero no es extraño ver que algunas aumentan el plazo hasta los dos años.

iPhone X reacondicionado Izan González Omicrono

Del mismo modo, y para quedarnos tranquilos ante sorpresas, hay que tener en cuenta el periodo de devolución. Legalmente son 14 días desde la recepción del paquete y quizá esas dos semanas no son suficientes para adaptarnos a un nuevo dispositivo. Al igual que ocurre con otras plataformas de venta online, cuanto más tiempo de devolución tengamos, mucho mejor.

Reacondicionado vs nuevo

Un teléfono reacondicionado no es otra cosa que uno de segunda mano que ha pasado por manos expertas, donde han comprobado los posibles desperfectos y que todo funciona como debe. Entre esos puntos de control nos encontramos con la pantalla, que debe ser totalmente funcional y estar impoluta (en según qué categorías), y la batería.

iPhone X reacondicionado Izan González Omicrono

Esta última pieza suele ser la más acusada en el desgaste de un teléfono. Usar el teléfono mientras se carga o tenerlo conectado durante horas hace que se resienta con facilidad. Trucos para cuidar la batería a un lado, en la mayoría de webs de venta de reacondicionados se aseguran de que la batería llega al usuario en "buen estado". Esto es muy relativo y puede ser uno de los puntos flacos si no viene con una buena salud de batería que acorte la autonomía del dispositivo.

En la unidad de préstamo que nos ha dejado Certideal, la salud de la batería del iPhone X marca el 100%. Casi seguro que esto significa que la batería es nueva y nos durará mucho tiempo intacta. Pero no siempre es así, hay reacondicionados donde la salud de la batería no está completa y puede ser un buen motivo para devolver el terminal. Para que la experiencia de usuario sea plena, la salud debe estar lo más cerca del 100% que sea posible y no aceptar nada por debajo del 90 o 95%, dependiendo de cuánto hayamos pagado.

También se ha dado el caso de que pueda haberse sustituido la batería del terminal como reparación para luego venderlo como reacondicionado. Para esto, Apple incluyó en iOS 14 y a partir de los modelos iPhone X un aviso que alerta al usuario de que la batería no se ha recambiado en una Apple Store. Esto, en un primer momento, no significa que la batería sea de peor calidad o que la autonomía se ha

Las marcas estéticas, aquellas que no afectan a ninguna parte clave del terminal, suponen uno de los defectos más comunes en los teléfonos reacondicionados. De nuevo, el que nos ha dejado la compañía tan solo tiene unos microarañazos en el interruptor tono/silencio, pero insistimos en que no es lo común. Este estado tan solo se consigue con la categoría más alta, que suele denominarse como "impecable" o "como nuevo", dependiendo de la página web.

Marcas de uso en el iPhone X reacondicionado Izan González Omicrono

Donde sí hemos encontrado evidencias -y claras- del reacondicionamiento es en los accesorios que suelen acompañar al teléfono. Lo primero es la caja, que no es la original en la que viene el iPhone. En su lugar, la compañía que ha hecho el reacondicionamiento la ha sustituido por una propia. Por lo que si somos fans de mantener hasta el más mínimo detalle de la marca, un teléfono reacondicionado puede no ser para ti.

Al hilo de lo anterior, ni el cargador ni el cable son los originales. Eso sí, las especificaciones (potencia de carga y aspecto) son calcadas a los originales. Tampoco vienen los auriculares, aunque esto se puede entender mejor si tenemos en cuenta la higiene. Lo que sí acompaña es el 'pincho' para sacar la bandeja donde se encuentra la tarjeta SIM.

¿Me lo compro?

Desde el punto de vista del comprador, al igual que ocurre con otros aspectos de la compra por Internet, tan solo debe confiar su dinero y sus datos a las páginas webs reconocidas. No hacerlo puede suponer la pérdida del dinero y también la posible utilización de datos bancarios. Las recomendaciones para comprar un teléfono reacondicionado son las mismas que si queremos comprar cualquier otro producto nuevo.

La propia Apple tiene una sección de reacondicionados revisados por técnicos de la marca que además ofrece su característica garantía durante un año. Por ejemplo, se puede encontrar un iPhone X de 256GB por 769 euros. También Amazon es uno de los grandes centros del reacondicionado, donde los iPhone de este tipo campan a sus anchas. En el caso del iPhone X de 64GB, como el que hemos probado, hay unidades alrededor de los 350 euros.

iPhone X reacondicionado Izan González Omicrono

El precio que pone Certideal a este iPhone X de 64 GB en categoría impecable es de 367 euros. Echando un vistazo al mercado de segunda mano en aplicaciones como Wallapop, el precio es muy similar al que podemos encontrar en modelos de la misma capacidad de almacenamiento bien cuidados. Eso sí, es complicadísimo encontrar alguno con la batería al 100% de salud e imposible que nos den garantía o periodo de devolución. A no ser que recurramos a tiendas donde el precio aumenta considerablemente.

También te puede interesar...

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información