El Ejército de Tierra de España tendrá en un futuro próximo las primeras unidades operativas de su última adquisición de carro de combate. Se trata del denominado VCR 8x8 Dragón, un vehículo blindado y armado que se encuentra en pleno proceso de desarrollo por el consorcio TESS, participado por diversas compañías españolas relacionadas con la industria militar.

Noticias relacionadas

Las necesidades de renovación de flota del Ejército han convertido al Dragón en uno de los próximos elementos clave de la caballería, infantería, transporte y mando en los próximos años. Gracias a este vehículo, se unificará la plataforma que se emplea actualmente en el campo de batalla, compuesta por vehículos antiguos. Esto permitirá reducir considerablemente los costes de mantenimiento, logística y consumo de combustible al tiempo que se incrementa la fuerza y la protección de los militares.

El VCR (Vehículo de Combate sobre Ruedas) 8x8 Dragón se basa en el Piranha V desarrollado por la compañía Suiza Mowag. Se trata quinta generación de una saga que, en sus diferentes versiones, ha servido en las fuerzas armadas de medio mundo entre las que se encuentran la de Estados Unidos, Canadá o Suecia, entre muchos otros.

El Dragón español

Hay que remontarse al 2007 para conocer el origen de la relación de España con la nueva generación de vehículos Piranha. Un año negro en el que seis paracaidistas murieron en el Líbano debido a un artefacto explosivo mientras se encontraban a bordo de un vehículo blindado BMR del Ejército de Tierra. Así lo anunció la ministra Isabel Celaá en 2019 cuando se aprobó, 12 años después, la renovación de la flota por unos vehículos mucho más avanzados tecnológicamente y con un blindaje mayor.

VCR 8x8 Dragón Ejército de Tierra

El acuerdo se remató este pasado mes de agosto de 2020 con la firma del contrato entre el Ministerio de Defensa y Tess-Defence. Según la propia cartera de Defensa, las condiciones prevén la fabricación de 348 VCR 8x8 Dragón y una duración de diez años. "Va a favorecer la proyección de las Fuerzas Armadas en el ámbito nacional", aseguraba la ministra Margarita Robles.

El VCR será construido por el consorcio español Tess-Defence compuesto por Santa Bárbara, Indra, Sapa Placencia y Escribano Mechanical & Engineering. La primera de ellas es la encargada de proporcionar la plataforma del carro puesto que pertenece a la misma matriz -la estadounidense General Dynamics- que la compañía suiza que ha desarrollado los Piranha V.

En cuanto a las especificaciones del Dragón, España ha optado por equipar un motor Scania DC-13 de 12.700 centímetros cúbicos y una potencia de 724 caballos junto con una transmisión SW 624 de 24 marchas fabricada por Sapa Placencia. Esto le posiciona en clara ventaja frente a la plataforma básica del Piranha V de 577 caballos de potencia, incrementando considerablemente la velocidad máxima de 100 kilómetros por hora en carretera y 10 kilómetros por hora en agua que anuncia el fabricante.

VCR 8x8 Dragón lanzando misil Spike Ejército de Tierra

Uno de los componentes más importantes del Dragón es su Sistema de Misión, fabricado por Indra, busca hacer del blindado "el vehículo con un mayor componente digital del mercado y asegurar su superioridad", según la compañía. Que recalca la importancia de la soberanía nacional en esta sección del vehículo que "permitirá todo tipo de modernizaciones y evoluciones futuras sin dependencia de terceros".

El Sistema de Misión del Ejército de Tierra en el VCR permite compartir información táctica entre todas las fuerzas y también "que la generada por los sensores agilice el proceso de toma de decisión, mejore la sincronización, tome conciencia de la situación y actúe".

En cuanto al apartado de sistemas de armas, el Ejército de Tierra cuenta actualmente con varios planteamientos y opciones sobre la mesa. En concreto, con varios modelos de cañones de 30 milímetros de accionamiento remoto fabricados por Navantia, Pap Tecnos y Escribano; y la posibilidad de lanzar misiles anti-tanque Spike. La decisión final sobre qué armas montarán los Dragón se tomará en junio de este 2021.

Retrasos

El programa de vehículos demostradores se ha convertido en objeto de debate en las últimas semanas debido a los retrasos acumulados en la entrega. Estas cinco unidades programadas tienen como fin convertirse en la evaluación final antes de comenzar la fabricación en serie de los blindados, principalmente con el objetivo de encontrar posibles puntos flacos que puedan ser corregidos por los fabricantes, según recogió Defensa.com.

VCR 8x8 Dragón de maniobras en Almería Ejército de Tierra

Por el momento, la primera tanda de 348 VCR sigue en pie con la siguiente configuración: 219 unidades para Infantería, 58 para Caballería, 49 para Zapadores, 14 unidades de Puesto de Mando de Batallón y 8 unidades de Combate de Observador Avanzado. Cada una de ellas con unas particularidades concretas para adaptarse a sus funciones, como diferentes sistemas de armas o sensores.

Los 2.100 millones del contrato para los 348 VCR forman parte de otro plan todavía más ambicioso a largo plazo por el que España planea pagar 3.836 millones por un total de 998 vehículos. La segunda etapa estaría compuesta por 365 y una tercera por 285.

VCR 8x8 Dragón Marco Romero / Ministerio de Defensa

Según un documento del Ministerio de Defensa publicado en octubre de 2020, el calendario de entrega arrancaría con una primera tanda de 7 vehículos operativos en 2022. En posteriores ejercicios se irá incrementando de forma gradual la entrega de unidades hasta alcanzar los 348 en el año 2027. Todo esto suponiendo que no haya más retrasos próximamente y que las dotaciones presupuestarias sigan previendo el gasto.

También te puede interesar...