Próxima parada: Marte. La exploración espacial mundial mira hacia el planeta rojo como uno de los grandes desafíos tecnológicos y científicos de los próximos años. Entre esos ojos expectantes y con un papel clave, se encuentra la estación de comunicaciones de la NASA en España.

Noticias relacionadas

La instalación de Robledo de Chavela (Madrid) será la encargada de monitorizar el último tramo de la misión Mars 2020 donde se incluye el rover Perseverance, lanzada por la Agencia Espacial de Estados Unidos el pasado mes de julio. Desde ahí, se comprobará que todo va según lo previsto y el vehículo se posa satisfactoriamente sobre el terreno.

Un viaje de prácticamente seis meses en los que todo ha marchado según los cálculos de la NASA. Pero nada de todo lo anterior tendrá sentido si el Perseverance y el resto del equipo no aterriza 'entero' a partir de esta tarde y puede ayudar a los científicos a entender mejor el ambiente y el terreno.

Buscando vida extraterrestre

El lanzamiento de este rover se llevó a cabo empleando el cohete Atlas V, fabricado por Lockheed Martin y una de las plataformas con más experiencia en este campo. Un viejo conocido de la NASA que se empleó en los viajes del rover Curiosity -del que el Perseverance hereda gran parte de la tecnología- y del robot InSight.

Rover Perseverance e Ingenuity. NASA Omicrono

Se espera que la misión del Perseverance tenga una duración de un año marciano, cuya equivalencia terrícola se sitúa en los 687 días. Estos dos años serán cruciales para la evaluación del terreno con vistas a los próximos viajes, como los que planea Elon Musk, y la posibilidad de encontrar organismos.

"Es la primera vez en la historia que iremos a Marte con la misión explícita de encontrar vida en otro mundo", en palabras de Jim Bridenstine, máximo dirigente de la NASA. La zona de aterrizaje concreta se ha establecido en el antiguo delta producido por un río en el Cráter Jezero, una de las zonas donde poder encontrar evidencias de vida antigua a través de marcas en rocas. Precisamente una de sus tareas más importantes será la de recopilar muestras de roca y suelo que posteriormente puedan ser traídas a la Tierra por otras misiones.

Otro de los objetivos del Perseverance es intentar producir oxígeno a partir de la atmósfera de Marte y la evaluación de zonas geológicas específicas para establecer zonas de aterrizaje para misiones futuras.

Rover Perseverance y helicóptero Ingenuity NASA Omicrono

Para el oxígeno, la NASA ha desarrollado el Mars Oxygen In-Situ Resource Utilization Experiment (MOXIE). "Es una prueba tecnológica que producirá oxígeno a partir del dióxido de carbono de la atmósfera de Marte", según recoge la propia Agencia Espacial. "Si se consigue, la tecnología de MOXIE podría usarse por futuros astronautas que viajen a Marte para quemar el combustible del cohete de regreso a la Tierra".

El rover Perseverance tiene aproximadamente el tamaño de un automóvil y cuenta con unas dimensiones similares al del Curiosity. Sin incluir el brazo, mide 3 metros de largo, 2,7 metros de ancho y pesa 1.025 kilogramos. A bordo están instaladas un total de 23 cámaras, un par de micrófonos y una cantidad considerable de sistemas de medición científica. Entre las que encontramos participación española.

El Mars Enviromental Dynamics Analyzer (MEDA, de su acrónimo en inglés) es el único dispositivo patrio a bordo del Perseverance. Se trata de un conjunto de sensores que "aportarán medidas de temperatura, velocidad y dirección del viento, presión atmosférica, humedad relativa y tamaño y forma del polvo en suspensión". Una estación meteorológica completa que se ha desarrollado dentro del Centro de Astrobiología dependiente del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA).

El helicóptero del Perseverance

Una de las novedades de la misión Mars 2020, como se ha denominado al lanzamiento del Perseverance, es que se acompaña de un helicóptero autónomo llamado Ingenuity. Que sea el propio dispositivo el que decide las maniobras de pilotaje no es por capricho de la NASA. La enorme distancia entre la Tierra y Marte produce retardo en las comunicaciones que haría prácticamente inoperable al helicóptero si se tuviera que manejar desde aquí.

"Su misión es esencialmente experimental y completamente independiente de la misión científica del Mars 2020", según informa la NASA. su propósito principal será comprobar si un vehículo aéreo de este tipo es capaz de volar en las condiciones atmosféricas de Marte. "Ayudará a obtener información para considerar llevar pequeños helicópteros en misiones futuras".

Ingenuity NASA Omicrono

Ingenuity tiene un peso de 1,8 kilogramos, cuenta con un sistema de alimentación por energía solar, otro de comunicación inalámbrica y un motor que hace girar las palas a 2.400 revoluciones por minuto. En cuanto al equipamiento, dispone de sensores de inercia, un altímetro láser y dos cámaras.

El helicóptero tiene un tiempo de vuelo máximo de 90 segundos al día a un máximo de 300 metros de distancias del Perseverance y a una altura de 5 metros que no podrá exceder. La velocidad máxima de desplazamiento será de 10 metros por segundo.

Aterrizaje en directo

Como apuntamos antes, la monitorización del aterrizaje del Mars 2020 se hará desde el Madrid Deep Space Communications Complex en Robledo de Chavela (Madrid) y se podrá seguir en directo a través de NASA TV, el servicio de streaming de la Agencia Espacial de Estados Unidos, a partir de las 20:30 hora española peninsular.

También te puede interesar...

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de EL ESPAÑOL por 1€ el primer mes, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información