Uno de los puntos calientes de tránsito naval a nivel mundial lo tenemos frente a las costas de España. El estrecho de Gibraltar ha sido, es y será un punto estratégico desde el punto de vista civil, comercial y militar. La base naval de Rota, la de la Royal Navy en el Peñón, la de Alcazarseguir de Marruecos -donde planean basar su futuro submarino- y los diferentes puertos españoles convergen en un radio de unas pocas millas.

Noticias relacionadas

Gibraltar es, para la citada Royal Navy británica, una de sus posiciones militares más importantes que prestan a aliados como la Marina de Estados Unidos, que recientemente hace poco tuvo atracado a su submarino USS Seawolf, también conocido como el 'cazador silencioso'. El peñón cuenta con todo el equipamiento necesario para que submarinos y embarcaciones de superficie atraquen y se provean de víveres mientras se realizan mantenimientos programados no muy avanzados.

Por ese motivo no es extraño ver movimientos de naves militares entrando y saliendo de puerto. Algunas más especiales que otras. El último de ellos ha estado representado por el submarino HMS Talent, que atracó en el puerto de Gibraltar la pasada semana, con un equipamiento un tanto especial.

Submarino nuclear

Las Fuerzas Armadas británicas anunciaron la llegada del submarino en una nota un tanto escueta: "Un submarino de la clase Trafalgar llegará hoy a Gibraltar para una visita rutinaria programada". Y así sucedió el pasado día 2 de febrero.

HMS Talent Royal Navy Omicrono

El HMS Talent es el sexto de los siete hermanos que componen la familia de submarinos nucleares de clase Trafalgar. Un diseño que se comenzó a cocer en los años 70 cuando la Guerra Fría estaba en uno de sus puntos álgidos y que concluyó con la construcción y posterior entrega del HMS Trafalgar (que da nombre a la clase) en 1983.

Actualmente y tras la retirada paulatina de los ejemplares más antiguos, la Royal Navy británica tiene operativos tres de los siete submarinos de la clase Trafalgar. En particular, el HMS Talent fue botado en 1986 y tuvieron que pasar cuatro años para que comenzara su servicio militar. Que llega hasta hoy.

Una de las particularidades del HMS Talent es que ha sido fotografiado equipando un sistema de detección muy específico. Gracias a él, el submarino es capaz de localizar a otros de su especie al realizar continuos análisis del agua que le rodea.

Este sistema de detección no emplea señales acústicas, como sí lo hacen los sonares, sino que realiza continuos análisis del agua que le rodea. Para ello, dispone de un total de cuatro sondas individuales al frente del submarino que van 'tragando' el agua y, según algunos reportes, serían capaces de recoger e identificar varios productos químicos.

Entre ellos se encuentran los recubrimientos anticorrosivos que se incorporan al casco externo de los submarinos así como subproductos creados en los sistemas de generación de oxígeno. También se estima que sean capaces de recoger cantidades pequeñas de radiación de submarinos nucleares, según recoge Popular Mechanics.

HMS Talent Royal Navy Omicrono

El HMS Talent cuenta con una eslora de 85,4 metros, un diámetro de 9,5 y un reactor nuclear Rolls-Royce PWR1 alimenta dos turbinas firmadas por General Electric. Tiene una velocidad máxima de 30 nudos (sumergido) y una autonomía 'infinita' gracias a su reactor nuclear, aunque tiene ciertas limitaciones por el abastecimiento de víveres y demás tareas de mantenimiento.

Los últimos reportes indican que el HMS Talent será retirado del servicio en este 2021 a favor de la nueva clase de submarinos Astute. Los últimos reportes indican que el HMS Talent zarpó del puerto de Gibraltar el pasado viernes.

El de la polémica

Cada visita del HMS Talent a aguas del Estrecho forma una pequeña revolución. La asociación Verdemar-Ecologistas en Acción ha criticado la llegada del submarino nuclear a aguas británicas calificándolo de "bomba flotante" y reclamando que se prohíba la entrada de este tipo de embarcaciones a Gibraltar.

HMS Talent Royal Navy Omicrono

Pero el asunto va más allá. El HMS Talent fue uno de los protagonistas de la crisis diplomática entre Reino Unido y España acontecida en diciembre de 2018. "Es otra vez un comportamiento indignante por parte de España. Su nave estaba junto a tierra y no debería haber estado allí. Solo zarpó cuando el buque de la Marina Real se le acercó", explicaban desde Gibraltar.

El incidente ocurrió cuando el HMS Talent zarpó del puerto de Gibraltar en misión secreta, pero "el buque español le siguió en clara violación de la normativa marítima", según recogió The Sun. Esa situación desencadenó en que otro buque británico zarpara de puerto para garantizar que la embarcación española -de la que se desconoce si era militar, policial o civil-  mantuviera las distancias.

HMS Talent Royal Navy Omicrono

Ese mismo año, pero en el mes de septiembre, el HMS Talent estuvo en el centro de otro conflicto diplomático. En esa ocasión, por la supuesta incursión de una patrullera de la Guardia Civil en aguas gibraltareñas por el que un buque británico disparó una bengala como advertencia. "Por acercarse demasiado" al submarino.

También te puede interesar...