Junto con el lanzamiento de la primera cámara espacial española el pasado día 20 de mayo a bordo de una cápsula japonesa, el país nipón envió a la Estación Espacial Internacional un robot avatar. Aunque un poco diferente a lo que nos esperamos tras ver la película de James Cameron.

Noticias relacionadas

El proyecto viene de la mano de Avatarin, una compañía subsidiaria de la aerolínea japonesa ANA, y ha sido llevado a cabo gracias a la Agencia de Exploración Espacial de Japón (JAXA, de sus siglas en inglés).

Este concepto de robot bebe de Avatar X, un programa que Avatarin ya tiene en su portfolio y que fue presentado por ANA y la JAXA en septiembre de 2018 bajo el paraguas del programa de innovación de la agencia espacial. Según un comunicado de la aerolínea, Avatarin desplegará el robot avatar en de la Estación Espacial Internacional y más concretamente dentro de la cápsula de investigación japonesa Kibo, donde también está la cámara española iSM 170.

Avatar Avatarin Omicrono

A 400 kilómetros de altura y a una velocidad orbital de 8 kilómetros por segundo, el avatar japonés es el primer  en estar disponible al público general que podrá operarlo de forma remota desde unas instalaciones fuera de la JAXA. Los que accedan al recinto, podrán manejar el avatar consistente en un brazo robótico con una cámara mientras observan, en tiempo real, la Tierra desde la EEI. Como se puede ver en la imagen, también los niños podrán conectarse con el brazo robótico con un mando a distancia, al más puro estilo de un videojuego.

Como suele ocurrir con todo lo relacionado con sistemas aeroespaciales, tendremos que esperar. Según la misma nota, la operativididad del avatar por parte del público general se hará realidad a finales de este año 2020 y será anunciado a bombo y platillo con un evento a través de la página web de Avatarin.

Este avatar es la primera piedra de un concepto que tanto Avatarin, ANA y otras 30 compañías llevan trabajando varios años. El programa Avatar X busca crear robots con aspecto humano que se puedan controlar de forma telemática y eviten poner en riesgo la vida de los astronautas. Este que acaban de instalar en la Estación Espacial Internacional es tan solo la primera aproximación para el público general y les sirve para probar su tecnología de control remoto.

Los avatares futuros se quieren emplear en la construcción en el espacio con especial enfoque en las próximas bases espaciales en Marte y en la Luna. También en trabajos operacionales y  de mantenimiento de las estaciones espaciales e instalaciones desde la superficie terrestres así como entretenimiento y viajes para el público general, como ha sido el caso de este primer avatar. No se conocen muchos más detalles sobre el estado del resto de proyectos y tampoco vamos sabemos cómo van a salvar el retardo de las comunicaciones, pero estaremos muy atentos.