La industria del armamento militar se rodea cada vez más de todo lo que tenga un componente hipersónico. Aunque parezca la palabra de moda, detrás de ella se esconde una de las mejoras tecnológicas más importantes de los últimos años.

Noticias relacionadas

Se ha establecido que a algo lo podemos llamar hipersónico cuando alcanza una velocidad mayor de Mach 5, es decir, que viaja a más de 5 veces la velocidad del sonido. Justo por encima de los ya tradicionales misiles supersónicos que empiezan a parecer algo del pasado.

Estados Unidos, Rusia y China, como las potencias militares más importantes de todo el mundo, se encuentran en medio de una carrera 'hipersónica' para ver cual de toda ellas lleva la delantera. Hasta ahora, los rusos y chinos parecían haberse escapado del competidor norteamericano, pero cada poco tiempo van apareciendo nuevos proyectos estadounidenses como este del dron kamikaze; también hipersónico.

Kamikazes hipersónicos

Esta es una de las líneas de investigación y desarrollo en las que lleva el ejército de Estados Unidos más tiempo trabajando. Hace unas semanas, conocimos la existencia de un dron de guardaespaldas que volaría junto a los cazas tripulados por un piloto y que sería el encargado de realizar las misiones más peligrosas. Ese vehículo no tripulado está también programado para interponerse entre un misil y el avión como un escudo.

Kratos XQ-58 Valkyrie, el dron guardaespaldas Kratos Omicrono

Evitar por todos los medios la pérdida de vidas humanas con el coste moral y también económico que ello conlleva. El dron que acaba de salir a la luz es una especie de centinela que merodeará sobre una zona específica asignada y no dudará en usarse así mismo como proyectil.

Se trata del programa Vintage Racer y ha saltado a la palestra gracias a un 'descuido' (si es que en el mundo militar los hay) publicado en la cuenta oficial de Flickr de la Armada de Estados Unidos. La foto que ha conseguido la información fue tomada en una exhibición de la Armada de Estados Unidos en octubre de 2019 en Washington DC. Según recoge The Drive, la primera pista del programa data del año fiscal de 2017 según los documentos presupuestarios del Pentágono con una asignación de 2.5 millones de dólares en una primera partida. En el mismo documento del año 2019, el Vintage Racer obtuvo otros 1.2 millones.

Documento del descuido sobre la mesa US Army Omicrono

Con todos esos datos y la imagen filtrada nos podemos hacer una idea del tipo de aeronave que es Vintage Racer. Como título del documento y según publica Steve Trimble en Twitter, se puede leer "Loitering Weapon System (LWS) Overview, algo así como la descripción del sistema de armas merodeadoras. En esta última palabra es donde está la clave de todo el asunto.

El dron que tendrá la Armada de Estados Unidos hará las funciones de vigilancia y defensa activa entorno a una estación de lanzamiento o zona asignada. El documento de presentación anuncia sus capacidades hipersónicas así como una autonomía que va desde los 60 a los 90 minutos en vuelo de vigilancia.

Se contemplan también sus capacidades multirol en situaciones de apoyo y la seguridad de las comunicaciones con tierra incluso en "entornos disputados". La carga modular que podrá llevar también es uno de los puntos clave así como un coste por unidad que oscilará entre los 100.000 y 200.000 dólares

Gracias a su autonomía, puede dedicarse a la vigilancia intensiva de ciertas zonas delicadas para mantenerlas a salvo de ataques por tierra o aéreos. Una especie de escudo hecho a base de drones que no dudarán en estrellarse contra el objetivo si el operario así lo decide.

Dron Raven de la Armada de Estados Unidos US Army Omicrono

En cuanto al aspecto multirol y la capacidad de albergar diferentes tipos de cargas, se espera que pueda integrar sistemas de vigilancia más avanzada -en lugar de carga explosiva- para tareas de inteligencia, reconocimiento y guerra electrónica. La idea preliminar que se maneja es la de crear un equipo de estos drones que sobrevuelen al mismo tiempo la zona de vigilancia y se vayan relevando tras agotar el combustible.

Por el momento no se conoce mucho más sobre el estado del proyecto ni cuándo lo veremos oficialmente. Tendremos que esperar a que la solicitud presupuestaria del Pentágono para el año fiscal de 2021 se resuelva.

En otro documento de solicitud presupuestaria para el año fiscal de 2021, el Pentágono da algunas pistas sobre el estado del dron hipersónico kamikaze: "Vintage Racer ha madurado en la capacidad avanzada para perseguir objetivos de interés. El proyecto validó con éxito el diseño aerodinámico con pruebas en el túnel de viento e integró un sistema de guía para efectos cinéticos específicos [aplicación selectiva de energía cinética, es decir, impactos] antes de culminar en una prueba de vuelo para el año fiscal 2019. Las documentación y prototipos técnicos se trasladaron al ejércido de Estados Unidos para actividades adicionales de desarrollo y adquisición".

Israel, pionera

El país de Oriente Próximo tiene también su particular dron kamikaze desarrollado en 2016 como vehículo no tripulado "merodeador" con capacidades muy avanzadas, aunque menores de las que a priori tendrá Vintage Race.

El Green Dragon, como así se llama, ha sido diseñado y fabricado por el Instituto Aeroespacial de Israel con el objetivo de estrellarse contra un objetivo. En este caso, la propulsión corre a cargo de una hélice que no consigue superar la barrera del sonido y se queda en una discreta velocidad de 200 kilómetros por hora.

Con un peso que va de los 15 a los 25 kilos, una carga explosiva de 3, un rango de actuación de 50 kilómetros, una autonomía de 1.5 horas y una altitud de vuelo típica de 5.000 pies (unos 1.500 metros), según publican en su página web.