El empleo de aviones no tripulados se ha convertido en una baza extraordinaria para las misiones más arriesgadas. En el Ejército de Estados Unidos lo saben bien y por ello cuentan con una de las mejores flotas, si no la mejor, de este tipo de aviones para emplearnos en cualquier situación.

Noticias relacionadas

Si nos remontamos hasta enero, tal vez recordemos una de las misiones más populares de un UAV (Unmmaned Aerial Vehicle, de sus siglas en inglés). El general inarí Solemaini fue abatido por un misil guiado lanzado desde un avión no tripulado y estuvo apunto de desencadenar una crisis diplomática y militar. La aeronave formaba parte de un proyecto nacido en el 2007 y tan solo corresponde con un anticipo de lo que está por llegar.

El Kratos XQ-58 Valkyrie es uno de los últimos en llegar y, aunque todavía se encuentra en desarrollo, tiene un futuro prometedor. El primer vuelo lo realizó en marzo de 2019 y se espera que cambie por completo los actuales roles de combate aéreo.

El 'compañero leal'

Bajo la premisa de ser el fiel compañero de los pilotos en los cielos se desarrollado el XQ-58 Valkyrie. Promete ser una extensión autónoma de apoyo a los cazas Lockheed Martin F-35 de última generación y de una nueva versión del clásico McDonnell Douglas F-15.

Kratos XQ-58 Valkyrie Kratos Omicrono

La capacidad de carga del XQ-58 Varkirye para armamento permite albergar dos bombas de pequeño diámetro con un alcance que supera las 3.000 millas náuticas (más de 5.500 kilómetros) y un techo de vuelo de 45.000 pies (casi 14.000 metros), según podemos ver en la ficha técnica del fabricante. En cuanto a dimensiones, el Valkyrie tiene una longitud de 9 metros, 8 de envergadura y 2,5 de altura con el tren replegado.

La comunicación del UAV con los caza F-35 y F-15EX se realizará mediante una conexión encriptada de la que no se sabe nada más, según publicó el propio Departamento de Defensa de Estados Unidos. El enlace, junto con la Inteligencia Artificial que equiparán, permitirá al piloto del caza controlar a los drones de su alrededor. Una de las aplicaciones más importantes que se contemplan es la de enviar al dron para recabar y transmitir información sin que el piloto se vea involucrado en primera persona. Aunque todavía hay más.

XQ-58A Valkyrie 88 Air Base Wing Omicrono

Gracias a la carga de armamento, el propio XQ-58 puede atacar por sí mismo objetivos terrestres y actuar, si se diera el caso, como escudo ante un inminente impacto contra la aeronave tripulada, según recoge Popular Mechanics.

"Podemos asumir un riesgo con algunos sistemas para mantener a otros más seguros", afirmó Will Roper, subsecretario de la Fuerza Aérea de Estados Unidos a Defense News. Y es que, según el propio Roper, cuando el Valkyrie se ponga en producción costará unos 2 millones de dólares. Mucho menos de los 80 millones que vale cada uno de los cazas, más la vida humana pilotándolos. Se espera que el Kratos XQ-58 Valkyrie esté listo para levantar el vuelo en misiones en el año 2023.

Tanto los F-35 como los F-15 actuales tendrán que pasar por el taller para poder implementarles el hardware y el software necesarios para poder emparejarse con el UAV. Mientras que los F-35S (modelo que se empezará a producir en 2023) ya vendrán con todo lo necesario de serie.

Skyborg: la próxima revolución

El Valkyrie será parte de un programa aeronáutico llamado Skyborg, que pretende crear dispositivos externos que ayuden a los pilotos en las misiones. Algo así como un asistente para los pilotos de los cazas que puedan asumir parte de su trabajo o funciones. Para conseguir una colaboración estrecha entre avión y dron, la Fuerza Aérea de Estados Unidos emplazó a Boeing y Lockheed Martin -como fabricantes de los aviones- a que se pusieran manos a la obra en la integración de ambas plataformas.

Kratos XQ-58 Valkyrie Kratos Omicrono

Estados Unidos, que va por detrás en la carrera hipersónica, se está tomando muy enserio el programa Skyborg. Con él pretenden liderar un nuevo concepto de aviación donde la aeronave tripulada sea el centro de mando de los UAV que obedecerán las órdenes del piloto.

Ben Tran, jefe del programa Skyborg, explicó en 2019 que "nosotros sabemos que cuando emparejas la Inteligencia Artificial y la autonomía [entendida como el desarrollo de vehículos autónomos] con sistemas de bajo coste, se puede incrementar notablemente la capacidad y ser un multiplicador de fuerza para nuestra fuerza aérea [la estadounidense]".

Lockheed Martin F-35 U.S. Navy Omicrono

Aunque por el momento no se conocen muchos más detalles acerca de Skyborg, es posible que el ejército de Estados Unidos busque crear un estándar de comunicación entre una serie de drones y los caza F-35 como una primera aproximación. La segunda fase sería enlazarlos con una nueva revisión de los F-15 denominada F-15EX, como parte de una actualización importante a este modelo de caza.

Rusia tiene su homólogo con el Sukhoi S-70 Ojotnik. Otro UAV con capacidades de caza y que estaría conectado a un Sukhoi Su-57. Por el momento no se conoce el estado real del programa ni de las capacidades de conexión entre aeronave tripulada y dron.