Tecnología

Aston Martin presenta su primera moto, y es tan bestia como te imaginas

Noticias relacionadas

Si hablamos de Aston Martin, piensas en los mejores coches deportivos británicos (con el permiso de Jaguar); especialmente modelos tipo "gran turismo", ideales para echar kilómetros con una mezcla perfecta de comodidad y deportividad.

No piensas en una moto, pero eso es exactamente lo que ha presentado hoy. Se llama AMB 001, y es la primera motocicleta con la marca Aston Martin de la historia. Es toda una ocasión especial, aunque Aston ha hecho algo de "trampa".

En realidad, la AMB 001 es el resultado de una alianza con Brough Superior, una legendaria marca británica de motocicletas que fue revivida recientemente. Uno podría pensar que Gran Bretaña no es el sitio ideal para las motos, pero en realidad tienen una gran historia.

La primera moto de Aston Martin

Por lo tanto, la AMB 001 es la mezcla de la ingeniería de Brough Superior con el diseño de Aston Martin; o en otras palabras, la moto es una Brough con paneles y tecnología diseñados por Aston.

Pese a eso, estamos ante justo lo que esperaríamos de una moto con estos nombres. La AMB 001 no es una simple motocicleta para presumir, sino que ha sido diseñada para el circuito; hasta el punto de que no se puede matricular, así que necesitarás un remolque para llevarla.

Y es que la AMB 001 es un auténtico monstruo, con un motor turbo de 180 caballos que, unido al reducido peso de 180 kg, ofrece una respuesta inmediata y par motor para dar y regalar. Es la primera vez que Brough Superior usa un motor semejante, así que podemos decir que esta alianza ha ayudado a ambos fabricantes.

Pero es el aspecto de esta moto lo que realmente impacta, especialmente comparada con otros modelos de competición. Los paneles han sido fabricados en fibra de carbono, algo que se aprecia en las partes no pintadas de la moto.

El diseño está inspirado en la forma de los coches de Aston Martin, pero aún así se ha priorizado la ligereza y el efecto aerodinámico a altas velocidades. Así que de la misma manera que los coches de la marca, esta moto es elegante, pero también es muy funcional.

Eso sí, no es una moto para todo el mundo. Y no lo digo porque no se pueda matricular, ya que para los clientes potenciales de esta moto eso no será un problema; sólo aquellos dispuestos a pagar 108.000 € podrán disfrutar de esta experiencia. Y no serán muchos, porque la producción está estrictamente limitada a 100 unidades, ni una más, ni una menos. Las primeras unidades llegarán a finales del 2020.