Los nuevos Ryzen 3000 son una realidad, y están levantando mucho hype. No por ser los procesadores más potentes (que también) para según qué tareas, sino porque por fin después de muchos años AMD está adelantando por la derecha a Intel, su eterno competidor. Ya no en potencia bruta únicamente; si algo caracteriza a los Ryzen de AMD, es su genial relación calidad-precio, el punto más débil actualmente de Intel.

Noticias relacionadas

A esto se le suman varias decisiones, como el disipador que te viene con la CPU. Mientras que Intel ofrece un disipador quizás demasiado básico, AMD ofrece una selección de disipadores que, dependiendo del modelo que compres, tendrá más o menos calidad. Si vamos a por los Ryzen más potentes, obviamente conseguiremos unos disipadores mejores. Razer y AMD han sabido aprovechar esto y  los disipadores de más alto rango de Ryzen, los AMD Wraith Prism, son compatibles con el sistema RGB de Razer Chroma. Y tiene más sentido del que pueda parecer.

Los ventiladores de los nuevos Ryzen estarán en sincronía gracias a Razer

Razer Huntsman Elite Razer Chroma

Puede parecer algo tiquismiquis, pero los más amantes de la personalización necesitamos que todo tenga cierta coherencia, sobre todo si nos vamos a gastar mucho dinero en caros componentes de ordenador. Las luces RGB están a la orden del día, y si se hace bien, puede darle un toque distinguido a nuestro setup y más viveza por el camino. Si los dejamos campar a sus anchas, pasamos de tener un lugar de trabajo y videojuegos a una discoteca a las 4 de la mañana. Y no queda especialmente bonito.

Una de las ventajas de los periféricos de Razer es que su RGB puede ser configurado de muchísimas maneras, y pueden funcionar en sincronía tanto con lo que vemos en pantalla como con el color (o efectos) que elijamos. Al tener RGB los ventiladores de los nuevos Ryzen, los Wraith Prism, estos ahora se pueden configurar con Razer Synapse 3, el software que hace posible este ecosistema.

Razer Wraith 2

Este soporte que se da desde el mismo lanzamiento de los Ryzen permite que los usuarios podamos configurar el Wraith Prism con el software Razer Synapse 3. Podremos elegir un color entre los 16.8 millones de colores disponibles, y además gracias a Razer Chroma Connect, podremos poner en sincronía el RGB de los periféricos de Razer con el ventilador. Si el setup entero tiene un esquema de color definido junto a una serie de luces RGB en el mismo ordenador, el que el ventilador de la CPU también se pueda personalizar es todo un punto a favor de Razer.

Eso sí, no todos los procesadores Ryzen traen el Wraith Prism. Únicamente podremos acceder a él si compramos estos procesadores:

  • AMD Ryzen 7 3700X
  • AMD Ryzen 7 3800X
  • AMD Ryzen 9 3900X
  • AMD Ryzen 9 3950X (lanzamiento en septiembre de 2019)

Si queréis comprar un Ryzen 5 3600X e inferiores, recibiréis igualmente un disipador pero sin RGB. Si bien estos disipadores no son especialmente mejores que los de terceras marcas como Cooler Master o Noctua, nos permiten ahorrarnos un dinero cuando compramos el procesador y así no tener que comprar uno aparte. Instalamos la CPU, el disipador, y podremos usarlo perfectamente hasta que compremos otro de mayor categoría o queramos instalar una refrigeración líquida.

Razer-Synapse-17

La gran ventaja de esta compatibilidad no reside únicamente en la sincronía; podremos editar casi al completo los efectos de iluminación del ventilador del Wraith Prism con el software de Razer. Synapse 3 deja mucho campo de acción al usuario para crear, editar y personalizar sus propios esquemas de iluminación, y se puede exprimir todavía más si contamos con un ecosistema de periféricos de la firma gaming o componentes compatibles con Chroma.

Imagen de portada | Razer