Los coches eléctricos y los autónomos aún pueden y deben mejorar su funcionamiento; pero, ya están aquí y sabemos que formarán parte de nuestro futuro, a diferencia de aquellos coches voladores que aparecen con frecuencia en las películas de ciencia ficción. ¿Llegarán algún día esos vehículos?

Noticias relacionadas

Podríamos estar más cerca de lo que pensamos de esa realidad. Así lo ha demostrado un lobo solitario creando su propio “coche volador”; un vehículo con apariencia de dron para humanos.

El coche volador que parece un dron para humanos

Las grandes ideas a menudo nacen de grandes necesidades. Kyxz Mendiola, un filipino harto del tráfico de Manila y entusiasta de la tecnología, tomó la decisión de crear un vehículo que le permitiese desplazarse sin problemas en el caos de la capital. Éste se inspiró en los drones, como veréis más adelante su coche volador guarda un gran parecido con ellos.

Koncepto Millenya

El prototipo, bautizado con el nombre de “Koncepto Millenya”, se propulsa empleando 16 hélices orientadas hacia abajo y motores eléctricos que funcionan con baterías recargables. Éstas baterías tardan en cargarse aproximadamente dos horas y media o tres horas.

Vuelo a 6 metros de altura

El vehículo puede elevarse hasta los 6 metros de altitud y alcanza una autonomía de hasta 15 minutos. La duración de las baterías no dan para mucho; pero, es un gran logro teniendo en cuenta que es un proyecto financiado única y exclusivamente por el propio Mendiola.

Koncepto Millenya

El Koncepto Millenya es monoplaza y cuenta con un diseño bastante llamativo. En este sentido, parece un dron gigante para humanos. Otra característica interesante de este coche volador es que está fabricado en fibra de carbono, lo que logra aligerar su peso en gran medida.

Mendiola ha colgado un vídeo en su canal de YouTube en el que muestra cómo funciona el Koncepto Millenya. En él se puede observar que el vehículo comienza el vuelo de manera vertical, tal y como lo haría un helicóptero o un dron. Además de varias demostraciones de la manera de desplazarse. El genio detrás del Millenya no ha dudado en calificar el suyo como el “coche volador más pequeño del mundo”.

Este coche volador es tan buena idea que ya ha llamado la atención de diversas compañías pertenecientes al sector del motor. Quién sabe si este tipo de vehículos están destinados a tomar un papel relevante en nuestro futuro. Quizás acabemos desplazándonos también por aire de forma privada, tal y como hacemos a día de hoy con vehículos terrestres.

Foto destacada: Flying Kyxz/Kyxz Mendiola