Han pasado 26 años desde la muerte de Ayrton Senna, considerado como uno de los mejores pilotos de Formula 1 de la historia; aficionados de España, Brasil y todo el mundo vieron conmocionados como el genio nos abandonaba para siempre en el Gran Premio de San Marino en Imola.

Noticias relacionadas

Nos quedó el legado de sus vueltas legendarias, sus pole position imposibles y sus victorias épicas; pero es un legado en baja definición. Senna compitió antes de las cámaras en alta resolución y de toda la tecnología que el aficionado tiene disponible hoy en día.

Aunque es fácil encontrar vídeos de Senna en sitios como YouTube, y la propia Formula 1 ofrece carreras clásicas en su plataforma de vídeos, en muchos casos es difícil distinguir nada.

Senna a 60 fps

Es un problema al que se enfrentan muchos sectores: contenido viejo, o que fue grabado con pocos recursos, y que hoy en día es difícil de ver en nuestras pantallas 4K o incluso 8K. Por no decir nada del contenido que ha sufrido daños irreversibles.

La solución puede estar en algoritmos capaces de mejorar esta imagen, y así lo ha demostrado el periodista del motor Liam Freeman, con unos vídeos que se han vuelto virales.

El primero es nada menos que un vídeo onboard del Gran Premio de Mónaco de 1990. Senna, un McLaren y Mónaco, no existe mejor combinación.

Como podemos ver, el vídeo se reproduce a 60 frames (imágenes) por segundo, y es muy diferente a lo que estamos acostumbrados. El efecto es absurdamente realista, por llamarlo de alguna manera, y la sensación de velocidad  es tal que da algo de miedo.

Mejorando el pasado

Originalmente, estos vídeos fueron grabados a 24 frames por segundo porque ese era (y sigue siendo) el estándar. Pero poco a poco, se descubren los beneficios de grabar a más frames por segundo.

No es algo que le guste a todo el mundo, especialmente si no se hace bien. Hace unos años hubo una polémica con los modos que los televisores modernos incluyen para mejorar la fluidez de la imagen; el llamado "efecto telenovela" tiene muchos detractores, incluidos cineastas que ven cómo su trabajo es modificado por una máquina.

Pero tal vez este tipo de vídeos viejos sean los más apropiados para esta tecnología. El segundo vídeo publicado por Freeman es igual de sorprendente: Alain Prost, 'el profesor', atacando el circuito de Suzuka a bordo de un Ferrari, también en 1990.

Aunque Freeman no ha explicado cómo lo ha hecho, existen programas especiales, como SVP (SmoothVideo Project) para aumentar los frames por segundo de un vídeo usando interpolación; esta técnica genera imágenes adicionales a partir de las existentes, para conseguir una mayor fluidez, pero no siempre funciona bien.

Otra tecnología que puede ayudar es la Inteligencia Artificial, que ya ha sido usada para restaurar una película de 1896 a resolución 4K.