¿Cuántas contraseñas diferentes tienes? No es algo en lo que piense la mayoría de la gente, pese a ser vital para proteger su identidad y su vida digital.

Noticias relacionadas

Siendo sinceros, quien más y quien menos ha usado una contraseña fácil. Puede que sea cuando tuvimos que crear una cuenta para usar una app que nos acabábamos de instalar en el móvil; o para probar un nuevo servicio que acababa de salir.

En ese momento, la inmensa mayoría de la gente no se pone a pensar en una contraseña difícil de adivinar; de hecho, la mayoría de la gente pone "123456". Hay muchos trucos para crear la mejor contraseña, pero eso no impide que usemos siempre las mismas.

Las peores contraseñas

Es algo que ya sabíamos, por supuesto, pero ahora NordPass lo ha confirmado en su último estudio, centrado en las peores contraseñas del 2020. Si creías que este año era malo, si usas estas contraseñas será incluso peor.

A nadie le sorprenderá encontrarse con los sospechosos habituales en esta lista. Además de la mencionada "123456", tenemos "password" ("contraseña" en inglés), además de "111111" (para somos tan vagos que ni siquiera cambiamos de número.

La lista es la siguiente. NordPass ha incluido el tiempo que se tarda en 'crackear' la contraseña (usando algoritmos para probar las combinaciones), para hacernos una idea de lo insegura que puede ser:

  1. 123456 - tiempo en 'crackearla': menos de un segundo
  2. 123456789 - tiempo en 'crackearla': menos de un segundo
  3. picture1 - tiempo en 'crackearla': 3 horas
  4. password - tiempo en 'crackearla': menos de un segundo
  5. 12345678 - tiempo en 'crackearla': menos de un segundo
  6. 111111 - tiempo en 'crackearla': menos de un segundo
  7. 123123 - tiempo en 'crackearla': menos de un segundo
  8. 12345 - tiempo en 'crackearla': menos de un segundo
  9. senha - tiempo en 'crackearla': 10 segundos
  10. 1234567 - tiempo en 'crackearla': menos de un segundo

Sospechosos habituales

Hay algunos cambios respecto al año pasado. Por ejemplo, el clásico "12345" ha perdido la primera posición, cayendo a la octava. Hay una sencilla explicación: cada vez más páginas y apps obligan a usar contraseñas largas, creyendo que así obligarán a los usuarios a romperse la cabeza; pero en realidad, la mayoría de la gente añade un número más.

De hecho, la mayoría de contraseñas parece creada sólo para saltarse las limitaciones impuestas. En tercera posición tenemos "picture1", porque cada vez más páginas obligan a usar letras y números para crear contraseñas más seguras; y aunque es cierto que "picture1" es más segura, muy pronto dejará de serlo. En cuanto los atacantes se den cuenta (si no lo han hecho ya) empezarán a probarla, teniendo en cuenta que ya ha sido expuesta miles de veces.

Si no lo hemos hecho aún, es muy recomendable cambiar nuestras contraseñas por otras más seguras.