Como la red social más usada en España y todo el mundo, Facebook tiene un poder inconmensurable sobre la información que recibimos a diario, algo que ha sido objeto de no pocas polémicas.

Noticias relacionadas

Especialmente cuando Facebook depende tanto de los algoritmos, y tan poco de empleados humanos; en teoría, eso le permite procesar la ingente cantidad de publicaciones que se hacen cada segundo, bloqueando intentos de violencia, sexualidad o estafa.

En la práctica, no funciona tan bien. En concreto, no es ningún secreto que los algoritmos de Facebook son especialmente duros con el contenido sexual, bloqueando cualquier cosa que pueda acercarse mínimamente a ello, especialmente si son fotografías de mujeres. El sexo es tabú para el sector tecnológico, pero el problema de Facebook va más allá.

Facebook bloquea cebollas

El caso más ridículo hasta ahora, y el mejor ejemplo de cómo los algoritmos pueden fallar, lo ha protagonizado The Seed Company, una empresa canadiense especializada en la venta de semillas, tierra y herramientas de jardinería. Como tal, la mayoría de las fotos publicadas en su página de Facebook son de las plantaciones que se pueden conseguir con sus productos, como flores, verduras y hortalizas.

La imagen bloqueada por Facebook The Seed Company Omicrono

No es precisamente un antro de perversión, pero eso es de lo que fueron acusados por Facebook cuando la red social denegó su nuevo anuncio de venta de semillas de cebolla. El motivo, porque la imagen usada para ilustrar el anuncio era "abiertamente sexual", y por lo tanto no cumplía las reglas para vender en su plataforma.

La imagen... es de unas cebollas blancas. Ni las mentes más calenturientas serían capaces de imaginarse una escena sexual en una imagen de una cesta repleta de cebollas, con una abierta para demostrar su interior.

Algoritmos malpensados

La buena noticia es que el caso se hizo viral, después de en The Seed Company explicasen la situación en su página y medios como la BBC se hiciesen eco. Eso ha obligado a Facebook a cambiar la decisión y finalmente, aprobar la imagen usada.

Facebook no ha aclarado qué es lo que ve de "sexual" en unas cebollas, pero sí que ha explicado que el anuncio no fue bloqueado por un empleado humano, sino por el algoritmo encargado de detectar fotos de personas desnudas.

Un representante ha confesado que el algoritmo no sabe distinguir las cebollas de otra cosa, sin indicar exactamente el qué, presumiblemente por vergüenza. En The Seed Company creen que una parte de la imagen fue interpretada como los pechos de una mujer.

Cómo el algoritmo de Facebook habría interpretado la imagen Omicrono

Este es un caso del que reírse, pero también es algo preocupante. Que Facebook no sepa distinguir unas cebollas de unos pechos despierta dudas sobre el trabajo de moderación que realiza en su plataforma.

Esta no es la primera planta que ha despertado algo en Facebook. El año pasado la compañía prohibió el uso del emoji de la berenjena en algunas publicaciones por sus connotaciones sexuales