Una Inteligencia Artificial desarrollada para los militares estadounidenses ha ganado a pilotos humanos en un combate simulado, dejando en evidencia los grandes avances que se han obtenido en apenas unos años.

Noticias relacionadas

El uso de IA y robots en la guerra ya parece inevitable a estas alturas. Todas las grandes potencias están desarrollando sistemas automatizados capaces de tomar decisiones y recibir órdenes en el campo de batalla, contra las que un humano no tiene nada que hacer.

La mejor demostración se ha dado esta misma semana, con el esperado combate aéreo entre una IA y pilotos de la Fuerza Aérea estaounidense; un enfrentamiento que fue promocionado por el mismísimo Pentágono, aunque en su día negase que fuese a suponer la sustitución de pilotos humanos por robots.

La Inteligencia Artificial vence a pilotos humanos

Después del combate, esa negación no está tan clara, a tenor de la enorme ventaja que el sistema desarrollado para el ejercicio consiguió sobre todos los pilotos humanos a los que se enfrentó.

Finalmente el combate fue virtual, por lo que el piloto usó cascos de realidad virtual y controladores conectados a un ordenador para manejar su caza, un F-16; pero este no era un evento sobre videojuegos, sino una prueba real centrada en varios aspectos del combate aire-aire.

Enfrentamiento virtual entre una Inteligencia Artificial y un piloto APL Omicrono

La IA encargada de controlar los aviones enemigos fue desarrollada por Heron Systems, que anteriormente había vencido a candidatos de empresas como Lockheed Martin entre otras. El evento duró tres días, y fue organizado por DARPA, la agencia de investigación del departamento de defensa de los EEUU.

Inicialmente, el evento se centró en enfrentar a las IA entre sí y contra diferentes tipos de sistemas, desde los más sencillos (como misiles o drones) a los más complejos (como cazas).

¿Sustitutos de humanos?

Pero el verdadero plato fuerte del evento era el esperado enfrentamiento de la IA contra un humano, un piloto instructor de cazas F-16. Un enfrentamiento que tuvo un ganador claro.

La IA ganó por 5-0 al piloto humano, dejando bien claro que no se trataba de suerte. Los propios comentaristas del evento se dieron cuenta de las "capacidades superhumanas" de puntería que demostró el ordenador incluso en las situaciones más difíciles.

En concreto, en un momento el F-16 controlado por la IA realizó una maniobra que en la vida real habría provocado que el piloto sufriese fuerzas g extremas; eso no era problema en una simulación, pero tampoco lo hubiera sido en la vida real con un caza controlado por IA.

Es ese tipo de ventajas las que las fuerzas aéreas de todo el mundo están considerando a la hora de implementar sistemas automatizados en drones de combate. Aunque los combates aéreos no son tan importantes como lo eran hace unas décadas, los propios militares estadounidenses conceden que sigue siendo necesaria contar con una manera de salir de esas situaciones.