La actualidad está siendo marcada por la controversia acaecida por Epic Games, que ha demandado a Apple y a Google después de que conscientemente la desarrolladora violara las normas de sus respectivas tiendas, las App Store y Google Play Store. Pero la demanda de Epic Games a Google trae un matiz preocupante: la gran G habría obligado a fabricantes como OnePlus a no tratar con Epic Games.

Noticias relacionadas

Según informa el medio The VergeEpic ha afirmado en su denuncia que Google habría obligado a distintos fabricantes a cancelar acuerdos ya previamente establecidos con la desarrolladora en pos de mantener el liderazgo de la Google Play Store. Epic menciona, concretamente, a OnePlus y a LG como principales 'damnificados'.

Tanto es así que Epic asegura que Google obligó a estas empresas a incumplir acuerdos ya realizados para que Fortnite no pudiera eludir la Google Play Store y, por ende, el 30% de ingresos que Google percibe.

Fabricantes incumpliendo acuerdos

LG Velvet.

Según la demanda de Epic Games, Google "obligó a OnePlus a incumplir el trato" que habrían alcanzado de forma previa la desarrolladora y el fabricante chino para lanzar un lanzador especial de Fortnite preinstalado en sus smartphones. Dicho lanzador habría estado disponible para todo el mundo, pero Google "exigió que OnePlus no implementara su acuerdo con Epic con la excepción limitada de los dispositivos móviles vendidos en India".

LG también habría sufrido presiones por parte de Google. Epic alega que Google también "impidió que LG preinstalara la app de Epic Games en dispositivos LG" porque, en palabras de la marca, LG tenía un contrato "para bloquear la descarga lateral de Google Play Store este año".

Sin Google de por medio, Epic podría negociar según explica la propia Epic con otros fabricantes de equipos para que Fortnite y otros juegos de Epic estuvieran disponibles para consumidores sin las restricciones de la gran G que la desarrolladora califica "de anticompetitivas". De hecho, afirman que solo lanzaron Fortnite en Play Store después de ver cómo estos acuerdos supuestamente acabaron terminándose.

Prácticas monopolistas

Google Stadia.

Google lleva ya un tiempo en el ojo del huracán de varias organizaciones antimonopolio internacionales, ya que consideran que Android ha sido una vía especial para la firma de Mountain View para ejercer este tipo de prácticas. Si bien es cierto que Android es un sistema aparentemente abierto, prácticas de Google han motivado juicios y acusaciones antimonopolio contra la empresa durante años.

El obligar a los fabricantes a incluir la suite de apps de Google en sus teléfonos para certificarlos o la predominancia y presión de la Play Store ante la falta de opciones alternativas han llevado incluso a algunas marcas como Huawei y Xiaomi a unirse para desarrollar apps alternativas a Android. De ser cierto lo que afirma Epic, no solo Google podría enfrentarse a sanciones, sino que podría verse obligada a modificar aspectos importantes de Android que hasta ahora dábamos por sentado.