Con España en estado de alarma, y con las fronteras con nuestros países vecinos ya controladas, el nerviosismo en las redes sociales crece, así como el ansia de conseguir más información sobre la situación sobre el coronavirus, o incluso de ayudar a mejorarla.

Noticias relacionadas

Es el caso de las apps y servicios abiertos por algunas comunidades que sustituyen al número de teléfono tradicional, por ejemplo. Si tenemos síntomas, lo recomendable es usarlas en vez de llamar, ya que así evitamos colapsar el sistema. Esos sentimientos demuestran que los españoles aún no han "perdido", ni mucho menos, y que las mentes en calma aún perduran.

Pero ese ánimo por ayudar puede estar mal dirigido. Las redes sociales y los grupos de Whatsapp se llenan de bulos y noticias falsas sobre la situación, y aplicaciones "para luchar contra el coronavirus" se están haciendo virales.

La página para luchar contra el coronavirus

Es el caso de una página web que ha sido la protagonista de una gran polémica en las últimas horas. Se llama coronavirusstop.org, y como su nombre indica, sus creadores afirman que nació para parar el coronavirus.

La página llevaba abierta desde el pasado 13 de marzo, y presumía de ser capaz de ayudarnos a "entender mejor los síntomas del coronavirus". El objetivo era "aliviar los servicios sanitarios" y a las autoridades. Y para ello, aseguran, necesitaban tus datos.

Página para parar el coronavirus, antes de ser cerrada

Si pulsábamos en "Empezar", la página se revelaba como lo que en realidad era: un cuestionario, en el que se pedían datos de los visitantes. Entre la información que teníamos que introducir no solo se encontraban los síntomas que tenemos o si habíamos estado en zonas de riesgo sino también otros más personales como la edad o la dirección de nuestro hogar.

Además, también se pedían datos de nuestro historial clínico, como por ejemplo, si habíamos sufrido patologías previas como cáncer o diabetes. Al final, y en base a esos datos, la página nos recomendaría el siguiente paso que deberíamos dar; como por ejemplo, solicitar la atención sanitaria. También mostraba un mapa de posibles infecciones, que nos podía ayudar a evitar ciertas zonas.

Sin relación con Sanidad

Sólo hay un problema: esta página en realidad es una iniciativa privada, sin relación alguna con el Ministerio de Sanidad, el gobierno, o las consejerías de sanidad de las comunidades.

Decimos esto porque poco después de su lanzamiento empezó a circular un mensaje de Whatsapp en el que se daba a entender todo lo contrario. En una de las versiones del mensaje, se afirma que esta página es de Salud Responde, la app oficial de la Junta de Andalucía.

Es cierto que esta app ha habilitado una sección específica con un cuestionario para el coronavirus; y también lo es que lo recomendable es usarla en vez de hacer una llamada. Pero esta página no tiene nada que ver con esa app.

El Ministerio de Sanidad aparece como la "fuente" de la página

Un detalle algo confuso en la página coronavirusstop.org es una mención al Ministerio de Sanidad y al Gobierno de España. Sin embargo, si nos fijamos, veremos que sólo son las fuentes en las que se basa la información publicada por la página.

En otras palabras, esta página usa los datos hechos públicos por el Ministerio de Sanidad, como por ejemplo, los síntomas. Eso no significa que tenga relación con el Ministerio.

El logotipo de Google aparecía en la página inicialmente

No es la única referencia extraña. La primera versión de la página, accesible gracias a The Internet Archive, afirmaba que Google era una de las colaboradoras. Sin embargo, y después de ser preguntados en Twitter, sus creadores reconocieron que la única relación con Google es que usan sus servidores en la nube. La referencia a Google desaparece en las siguientes versiones de la página.

Qué pasa con los datos obtenidos

Esta página fue creada por Hocelot, una empresa basada en Madrid centrada en el llamado "Big Data". Según su página web, se especializan en la "obtención de data [sic] e información en tiempo real" para negocios. Esta declaración es la que ha hecho saltar todas las alarmas, y la reacción de Hocelot no ha ayudado.

Página web de Hocelot, creadores del polémico servicio

Aunque la compañía ha declarado en redes sociales que borra los datos que obtiene, semejante declaración no estaba en el aviso legal ni en la política de privacidad de la página web. El golpe de gracia se lo ha dado la página maldita.es, cuando ha publicado un artículo poniendo en duda su seguridad e incluso su legalidad.

El mensaje que ahora aparece en la página cerrada

Esto ha obligado a Hocelot a cerrar la página esta misma tarde, sustituyéndola por una defensa del servicio. En estos momentos, la página muestra un mensaje en el que vuelve a reafirmar que no usó ni almacenó los datos que obtuvo, ni tampoco se los vendió a terceros.

Actualizado: en una nueva versión de la página, el mensaje ha cambiado. Ahora sus creadores afirman que han cerrado la página porque "los organismos oficiales del Estado han decidido unificar las vías de comunicación".

Sin embargo, a estas alturas eso poco importa. Puede que la motivación detrás de la página fuese buena, pero la ejecución es evidente que no lo fue. Asociar la página con el gobierno y con Google fue probablemente un intento dar un aire de importancia y de seguridad; pero el tiro salió por la culata cuando se demostró que no tenían nada que ver con esas organizaciones. Además está el mensaje de Whatsapp que asocia la página con la Junta de Andalucía, algo que no tiene porqué ser culpa de los creadores de la página pero que suma a la lista.

Al pedir datos personales y relacionados con la salud sin las garantías ni la transparencia suficiente, sus creadores se metieron en un lío del que es posible que aún no hayan salido; según Maldita.es, la página ya ha sido denunciada.