El brote del coronavirus nos ha dado ya muchas imágenes impactantes, fotografías que probablemente aparecerán en los libros de Historia. Algunas de las más comunes son fotografías de la vida diaria de los ciudadanos chinos, la mayoría con algún tipo de máscara.

Noticias relacionadas

El uso de máscaras se ha disparado en las últimas semanas, y no solo en China sino especialmente en el resto de países asiáticos; incluso en España, si entramos en una farmacia probablemente encontraremos una estantería con toda una selección.

Las máscaras usadas para evitar infecciones también cumplen una segunda función relacionada con la privacidad; de hecho, en países como Japón es habitual ver a mucha gente usándolas, y no necesariamente porque tengan miedo de contagiar o ser contagiados.

Reconocimiento con máscara en China

Para China, el uso de máscaras es una prioridad, y en algunas zonas como la de Wuhan, una obligación; al mismo tiempo, también es una gran molestia para un gobierno que en los últimos años ha expandido su red de vigilancia y reconocimiento facial. Sus sistemas de "puntuación social" se basan en la detección automática de posibles delitos o faltas usando cámaras y reconocimiento facial. 

Pero si por un momento pensabas que la popularidad de las máscaras iba a ser un problema para el gobierno, ya te confirmamos que no lo será. Porque SenseTime, la mayor startup china relacionada con el desarrollo de Inteligencia Artificial, ya ha creado una alternativa.

SenseTime anunció a principios de febrero que ya había puesto en marcha el lanzamiento de un nuevo producto, capaz de reconocer posibles infectados por el coronavirus y lanzar alertas sanitarias.

El sistema es capaz de reconocer personas con fiebre Sensetime

El sistema usa cámaras térmicas para encontrar a personas con temperatura corporal más alta de lo habitual, uno de los síntomas de la infección. Además, también es capaz de saber si alguien no está usando una máscara.

Una vez que encuentra a alguien entre estos parámetros, envía un mensaje de advertencia; en el caso de que encuentre a alguien sin máscara, incluso se le puede negar el acceso a un edificio. Este sistema ya ha sido instalado en tres localizaciones públicas, y se espera que sean más con el paso de las semanas.

Sistema de reconocimiento facial de SenseTime; aún con máscara, es capaz de identificar al usuario SenseTime

Pero la función de este sistema no consiste sólo en saber si alguien tiene fiebre; también en saber quién es. Porque oculto tras ese logro técnico se encuentra otro, también desarrollado por SenseTime: un sistema para identificar a personas incluso aunque lleven máscara.

El sistema es capaz de registrar las partes de la cara que no están cubiertas, y en base a eso hacer una predicción de quién puede ser la persona. Entre las partes analizadas se encuentran los ojos, las cejas, e incluso partes del puente nasal que no están cubiertas por la máscara.

Un salto en reconocimiento facial

Por el momento, este sistema sólo se ha implementado en puntos de control de acceso a edificios; es por eso que la identificación tiene una "gran precisión" según sus creadores, ya que la cantidad de gente a controlar es mucho menor y por lo tanto, la cantidad de variables también lo es.

Sin embargo, ese ya es un gran salto en reconocimiento facial, que normalmente requiere de una imagen clara de todo el rostro para evitar la mayor cantidad de falsos positivos como sea posible. Si fuese posible escalar este sistema, el gobierno chino sería capaz de identificar a cualquier persona, incluso si se cubre la cara de manera parcial.

Sistema de verificación de identidad para hoteles SenseTime

Y no es sólo China. La surcoreana LG es uno de los grandes clientes de SenseTime, y ya ha implementado su tecnología en sus oficinas en Seúl; en su caso, es capaz de identificar a los empleados con una precisión del 99%, incluso si están usando máscaras, gafas, o maquillaje.

Esta tecnología se está vendiendo con la lucha contra el coronavirus como excusa; sin embargo, sus aplicaciones para el control de la población son innegables, y muy atractivas para el gobierno chino.