Facebook debería pausar la implementación de cifrado extremo a extremo en sus mensajes, hasta que sepa con seguridad que la seguridad de los usuarios no sufrirá como consecuencia. Ese es el mensaje oficial del Departamento de Justicia de los EEUU, en conjunción con sus homólogos británicos y australianos.

Noticias relacionadas

La solicitud llega menos de una semana después de que se descubriese el acuerdo entre los gobiernos británicos y estadounidenses para facilitar la obtención de información en plataformas como Facebook o Whatsapp.

El acuerdo ya se ha hecho público, aunque el texto completo aún es secreto, al menos hasta que sea aprobado por el Congreso estadounidense y la Cámara de los Lores. Esta alianza eliminará restricciones para la policía y los servicios de inteligencia, que podrán obtener datos almacenados en el otro país sin necesidad de pedir permiso.

Las únicas restricciones es que no podrán investigar a ciudadanos del otro país, y que para usar los datos en posibles acciones legales sí que tendrán que pedir permiso.

EEUU y Reino Unido, contra el cifrado de Facebook

El gran obstáculo para este acuerdo está en las propias plataformas que almacenan estos datos, como Facebook. De poco sirve un trato para obtener datos si estos están cifrados y no se pueden usar; de ahí que ambos países ya hayan iniciado una campaña pública contra el cifrado de mensajes.

El fiscal general del estado, William Barr, y la ministra de interior británica Priti Patel han apelado a Facebook que reconsidere sus planes para implementar cifrado extremo a extremo en todos sus servicios; con este tipo de cifrado, ni la propia Facebook sería capaz de conocer el contenido de los mensajes, ya que se usa una clave privada que sólo tienen los usuarios que participan en la conversación.

Patel en concreto ha centrado su discurso en lo que considera una herramienta para pederastas, afirmando que Facebook está "amenazando las vidas y la seguridad de nuestros hijos". Barr por su parte afirma que, aunque parezca que el cifrado aporta más seguridad para el usuario medio, es lo contrario, porque la policía no puede hacer frente a acciones ilegales en su plataforma.

Estos son argumentos bien conocidos, y que llevan siendo usados ya décadas; pero es ahora que estos gobiernos han retomado la presión sobre las plataformas online. Por el momento, Facebook no ha confirmado que haya detenido la implementación del cifrado en sus apps; de hecho, la primera respuesta se ha centrado en defender el cifrado, afirmando que "la gente tiene derecho a tener una conversación privada".

El propio Mark Zuckerberg ve las protecciones a la privacidad como uno de los pilares del futuro de Facebook; en la conferencia para desarrolladores F8 celebrada el pasado mayo, Zuckerberg anunció un nuevo Facebook centrado en interacciones privadas entre pocas personas, a diferencia de las publicaciones actuales. Muchos vieron este anuncio como la respuesta ante los recientes problemas de privacidad de Facebook, que fue duramente criticada por los gobiernos.

Ahora estos mismos gobiernos que atacaron a Zuckerberg por la falta de privacidad en su red quieren eliminar uno de los grandes obstáculos para obtener la información que subimos a la plataforma.