La pandemia ha tenido muchos efectos adversos, especialmente en España, uno de los países más afectados. Una consecuencia directa es que el teletrabajo se ha impuesto, y los usuarios nos hemos visto obligados a hacernos con equipamiento que lo haga posible. Por ello, este teclado que convertía nuestra Game Boy en una herramienta de productividad podría haber venido muy bien hoy.

Noticias relacionadas

No, no es una broma; por mucho que este accesorio parezca concebido para años posteriores, este teclado nació en el año 1992 de la mano de la empresa Fabtek. La idea era convertir nuestra Game Boy, un dispositivo pensado para el entretenimiento, en una estación de trabajo.

El concepto que no parece muy atractivo a simple vista nunca salió a la venta. Pero un canal de YouTube ha conseguido uno de los poquísimos prototipos que existen actualmente y cómo se intentó transformar una Game Boy en una estación de trabajo en los años 90.

¿Una Game Boy o un smartphone?

WorkBoy conectada por un cable Link. DidYouKnowGaming? Omicrono

Hemos visto demasiados accesorios extraños para consolas portátiles, y todos tenían un punto en común: expandir las posibilidades físicas de las mismas o, en su defecto, integrarse con su catálogo de juegos. No era el caso del teclado WorkBoy, que como su nombre indica buscaba que el usuario pudiera trabajar con su consola de Nintendo.

Hablamos de un dispositivo del año 92, por lo que no podemos esperar que funcione como los teclados más tradicionales. Funcionaba haciendo uso del sistema de cartuchos de la consola, conectándose a ella mediante un cable Link. Un cartucho incluido con el teclado convertía la consola en una suerte de iPad, con aplicaciones (o algo muy parecido).

Lejos del teclado que no deja de ser pues eso, un teclado, el software que implementaba era harto curioso, sobre todo si lo contextualizamos con la época. Las aplicaciones (si es que se les puede llamar así) permitían al usuario ver las horas de todo el mundo, calendario, planificador de tareas... Incluso había herramientas de conversión de monedas y temperatura.

Pero ¿para qué queremos un teclado con estas funciones? Había aplicaciones que requerían intrínsecamente del teclado; podíamos registrar direcciones como si de un GPS se tratara, notas, e incluso un contabilizador de cuenta bancaria muy primitivo que funcionaba de forma manual.

Nunca vio la luz

Desgraciadamente, el teclado pese a haber tenido prototipos funcionales, nunca llegó a lanzarse al mercado de consumo. Se presentó en el CES del año 1992 y fue registrado como un accesorio oficial por la división americana de Nintendo. Se desconocen los detalles del porqué, estando el dispositivo casi preparado para su lanzamiento, se desechó por completo.

La principal teoría, según el canal de YouTube DidYouKnowGaming es que el motivo sería su coste. Se teoriza que se habría lanzado a un precio de 80 dólares, el mismo coste de la Game Boy como tal. Un combo que hubiera costado 160 dólares. Además, aunque nunca sabremos si la idea habría tenido éxito, no dejaba de ser un concepto muy adelantado a su tiempo que además chocaba con la idea de entretenimiento que buscaba el usuario con la consola. Pocas personas se iban a poner a teclear en la calle en esa época, y menos en una Game Boy.

No obstante, es toda una pena que la historia haya quedado ahí. En las imágenes del aparato vemos una interfaz arcaica pero que recuerda poderosamente a la de los smartphones de hoy en día. Quién sabe si, por los azares del destino, esta habría sido la primera aproximación a esta idea, y por parte nada más ni nada menos que de Nintendo.