Si quieres aprovechar el Black Friday en España para conseguir un nuevo teclado, no podrás quejarte de la cantidad de opciones disponibles. El sector 'gaming' está disfrutando de una edad de oro, recibiendo la atención de todos los fabricantes, pero el repunte del teletrabajo también ha influido.

Noticias relacionadas

Los teclados mecánicos son la referencia, sustituyendo a los de membrana que aún se ven en la mayoría de ordenadores portátiles. Los mecánicos son teclados grandes y altos, algo necesario por el susodicho mecanismo; algo cierto incluso en los teclados ópticos como el Razer Hunstman Elite.

Si lo que buscas es un teclado pequeño, que no ocupe mucho espacio y lo puedas llevar a cualquier parte, modelos como el Ducky One 2 Mini que pudimos probar tienen cierta altura. Logitech cree tener la solución con el Logitech G915, con un precio de 259 euros (239 euros por la versión TKL).

Así es el Logitech G915

  • Tipo - Completo (G915), sin teclado numérico (G915 TKL)
  • Tamaño - G915: 475 mm x 150 mm x 22 mm. G915 TKL: 368 mm x 150 mm x 22 mm.
  • Peso - G915: 1025 gramos. G915 TKL: 810 gramos
  • Interruptores - GL de perfil bajo.
  • Distancia de actuación - 1,5 mm
  • Fuerza de actuación - 50 g.
  • Recorrido total - 2,7 mm.
  • Teclas especiales: 5 Teclas G para macros (sólo G915), controles multimedia, rueda de volumen.
  • Batería - 30 horas (G915), 40 horas (G915 TKL)
  • Conectividad - Lightspeed (adaptador USB-A incluido), Bluetooth
  • Compatibilidad - Windows 7 y macOS X 10.11 y posteriores (Lightspeed), Windows 8, macOS 10.11, ChromeOS, Android 4.3, iOS 10 y posteriores.

El Logitech G915 no es un modelo nuevo, ya que fue lanzado el año pasado; pero sigue siendo una referencia para cualquiera que necesite lo mejor de los teclados mecánicos en un formato más ligero y portátil.

Sí, por increíble que parezca si has visto las imágenes de este artículo, este es un teclado mecánico; y a poco que hayas usado esa tecnología, sabrás lo chocante que es que sea tan fino, y con un perfil tan bajo.

Estamos ante uno de los teclados mecánicos más finos del mercado, con un grosor de apenas 22 milímetros; un logro que Logitech ha conseguido con sus propios desarrollos e innovaciones, pero ¿cómo funciona en la práctica?

Teclado mecánico ultrafino

Hemos podido usar el G915 (en su versión TKL, sin teclado numérico) durante unas semanas, y la respuesta corta a esa pregunta es: mejor que bien.

Para la respuesta larga, hay que explicar qué es lo que hace especial a este teclado: sus interruptores ('switches') mecánicos de perfil bajo. Eso puede sonar a oxímoron, ya que precisamente la clave del funcionamiento de los interruptores mecánicos es su recorrido.

Las teclas de perfil bajo son la gran baza del Logitech G915 Adrián Raya Omicrono

Tradicionalmente, cuando pulsas una tecla de un teclado mecánico, sigues un recorrido hasta accionarla, y ese recorrido se vuelve a hacer a la inversa. Dependiendo de cómo varíes ese proceso, conseguirás una sensación diferente; una variación de un milímetro puede destrozarlo todo, y los fabricantes llevan décadas perfeccionando este proceso para conseguir la máxima precisión y velocidad.

Ahora llega Logitech, y afirma que eso no es necesario. Sus interruptores mecánicos de perfil bajo son capaces de ofrecer sensaciones similares, ocupando mucho menos espacio.

Logitech ofrece tres interruptores diferentes entre los que elegir para el G915. El GL Clic Perceptible nos permitirá escuchar el tecleo y recibir una respuesta táctil. El GL Táctil ofrece una sensación táctil sin el ruido. Y el GL Lineal ofrece una sensación lineal; este último es el que hemos podido probar.

Sensaciones increíbles

La gran pregunta es ¿ha conseguido Logitech conseguir la misma sensación que los mejores teclados mecánicos? La respuesta, desde mi punto de vista es: No.

Pero, y este es un gran 'pero', eso no significa que sea peor, especialmente dependiendo de tus necesidades. Y es que un teclado mecánico no es para todo el mundo; dependiendo del interruptor y el modelo que elijas, puedes terminar con un nuevo método de tortura. Los teclados mecánicos requieren de una cierta fuerza de actuación, que puede ser agotadora si vienes de un teclado de membrana.

En cambio, el Logitech G915 ofrece una sensación que se acerca a la de un teclado mecánico de tamaño completo, pero con la facilidad de uso de los teclados de portátil. Es algo difícil de describir, ya que no se parece en nada a cualquier otro teclado que he probado, ni mecánico, ni de membrana.

En el Logitech G915 TKL perdemos teclas, pero ganamos ligereza Adrián Raya Omicrono

Hay que tener en cuenta que sólo he podido probar el modelo con interruptores lineales, lo que sin duda alguna afecta a la experiencia; pero la verdad es que no he echado de menos la respuesta táctil, e incluso en videojuegos de acción, siempre ha respondido como lo esperaba.

La sensación de pulsar cada tecla sigue ahí y no se ha perdido; pero con el tiempo, notarás que ya no debes forzar tanto tus dedos, y que escribir y jugar es más natural que nunca.

Para alguien que se tira todo el día escribiendo en el ordenador, este teclado ha sido poco menos que una bendición; ha sido capaz de hacer desaparecer muchos de los dolores y molestias asociados con este trabajo, gracias al perfil bajo y a las propias teclas.

Es algo muy especial, y puede ser el término medio entre teclado de juegos y teclado de trabajo que estabas buscando. Lo sé, porque es el término medio que yo estaba buscando. Por si no es evidente, he disfrutado mucho usando el G915, hasta el punto de que preveo que me va a costar volver a los teclados mecánicos tradicionales.

Muy completo

El Logitech G915 también puede ser un teclado ideal si necesitas ese 'algo más'; es uno de los más completos que la compañía ofrece, con varias versiones dependiendo del tipo de usuario.

La versión completa no solo tiene teclado numérico, sino también teclas de macro en la parte izquierda, ideales para asociar varias acciones en nuestros juegos. En la parte superior también nos encontramos más teclas macro, además de las de control y configuración del teclado.

La versión que he podido probar es la TKL, que sacrifica el teclado numérico y las teclas macro por un formato mucho más pequeño y ligero; aunque no llega hasta el extremo de quitar las teclas de dirección. Por lo demás, es idéntico.

Eso significa que también tiene teclas multimedia, incluyendo una rueda de volumen que es tal vez demasiado suelta para mi gusto. A la izquierda tenemos teclas para cambiar diversos aspectos del teclado; las dos primeras cambian el tipo de conexión.

El G915 se puede conectar tanto por Bluetooth como por su propio adaptador inalámbrico; este último es mejor para usarlo con el ordenador, mientras que Bluetooth nos permite usarlo con tablets o móviles. Este es un teclado inalámbrico, con batería incorporada, pero también podemos conectarlo por cable.

El tercer botón nos permite activar el 'modo juego', que desactiva teclas especiales que nos pueden provocar problemas si las pulsamos en medio de la partida, como la tecla Windows. Por último, podemos cambiar entre diversos modos de iluminación RGB si pulsamos la cuarta tecla.

Todas estas opciones se pueden configurar en Logitech G Hub, el programa oficial de todos los dispositivos de juegos de Logitech, como el volante Logitech G923.

Elegante y personalizable

Pese a lo fino que es, el G915 se nota resistente y capaz de aguantar nuestros viajes, fabricado en aluminio de grado aeronáutico, con un acabado muy elegante y que encaja perfectamente en cualquier escritorio.

No es un teclado muy llamativo, optando por permanecer oculto hasta que debe demostrar su valía; claro, que siendo un producto 'gaming', debía tener iluminación RGB integrada, que podemos cambiar directamente desde un botón dedicado.

Configuración del Logitech G915 en Logitech G HUB Omicrono

El verdadero potencial aparece cuando abrimos Logitech G Hub y vamos a la sección de iluminación LightSync. Es entonces cuando nos damos cuenta de que podemos cambiar la iluminación exactamente como queramos, incluyendo un modo de 'Estilo Libre' en el que podemos cambiar el color cada tecla; por ejemplo, haciendo que WASD destaquen más.

Un teclado especial

El Logitech G915 es un teclado único, al optar por un perfil muy bajo al mismo tiempo que sigue apostando por los interruptores mecánicos. El resultado es una mezcla que no debería ser posible, pero que Logitech ha hecho realidad.

Es un teclado especialmente recomendable para quienes usan el ordenador tanto para jugar como para trabajar, un término medio muy apropiado si los teclados gaming te parecían demasiado extremos para un uso diario. Las posibilidades de personalización y su conexión inalámbrica también están a la altura.

Logitech G915 TKL Adrián Raya Omicrono

En cambio, si precisamente lo que buscamos es un teclado mecánico 'como los de siempre', probablemente el G915 no sea para nosotros; afortunadamente, de ese tipo no faltan las alternativas, mientras que el G915 es más especial.

El precio del Logitech G915 es de 259 euros, pero con motivo del Black Friday ya es posible encontrarlo en Amazon por 216 euros. Además, la versión TKL (sin teclado numérico) que hemos podido probar tiene un precio de 239 euros, pero ya se puede encontrar en Amazon por 189 euros.