Las Apple Glass, las nuevas gafas de realidad aumentada de Apple, ya no son un secreto. Aunque es cierto que su desarrollo se venía rumoreando ya desde hace meses, eran sólo eso, rumores, aunque con mucho sentido.

Noticias relacionadas

Ahora tenemos una mayor seguridad de que son reales, gracias a Jon Prosser, uno de los nombres más repetidos últimamente cuando hablamos de filtraciones de Apple. Su último logro es tal vez el más impactante: no solo ha conseguido datos de las Apple Glass, sino que incluso ha visto prototipos funcionales.

Eso indicaría que Apple ya va en serio con las Apple Glass, y que es muy probable que se convertirán en un producto real, aunque en todo caso no llegarán antes del 2021.

Las Apple Glass han sido filtradas

Merece la pena ver el vídeo en el que Prosser relata la filtración de las Apple Glass, pero lo importante es que Apple no quiere cometer los mismos errores que Google; recordemos el fracaso de las Google Glass y las polémicas sobre privacidad en las que se vio inmersa.

En cambio, las gafas de Apple apostarán por mostrarnos datos y gráficos en las lentes, sin afectar a nuestra privacidad. Por ejemplo, uno de los prototipos más recientes ni siquiera tiene cámara, ya que depende en exclusiva de la tecnología LiDAR para escanear nuestro entorno y añadir elementos gráficos, al igual que el iPad Pro y los próximos iPhone.

Realidad aumentada usando LiDAR en el iPad Pro Apple

La apuesta de Apple por la realidad aumentada es evidente, hasta el punto de ignorar completamente a la realidad virtual. Los iPhone y iPad ya son capaces de ofrecer experiencias en realidad aumentada muy atractivas, pero eso era sólo el principio.

El siguiente paso será ofrecer un dispositivo sólo para usar realidad aumentada para ayudarnos y mejorar nuestro día a día: unas gafas que podamos llevar como quien lleva un Apple Watch, por ejemplo. La comparativa con el smartwatch no es casualidad; todo indica que Apple busca revolucionar el mercado de la misma manera.

De hecho, las Apple Glass no funcionarán por si solas, sino que tendremos que conectarlas a un iPhone, lo mismo que teníamos que hacer con la primera generación del Apple Watch. El motivo es que todos los datos se gestinarán y procesarán directamente en nuestro móvil, que se convertirá en el 'cerebro' de las gafas.

Qué podremos hacer con las Apple Glass

Es gracias a eso que las Apple Glass podrán ser ligeras y aún así presentar funcionalidades interesantes. Por ejemplo, una diferencia fundamental respecto a las Google Glass es que estas parecerán gafas normales, y todo el hardware estará integrado en la montura.

Aunque los prototipos son algo futuristas, el diseño final se espera que sea muy normal, ya que la idea es que no destaquen demasiado para no 'intimidar' como hacían las Google Glass.

Pese a esto, contarán con avances interesantes, como pantallas en las dos lentes, y no sólo en una; eso permitirá mostrar gráficos más completos y útiles. Apple está desarrollando una nueva interfaz, llamada 'Starboard', que podremos controlar haciendo gestos con las manos, o tocando directamente el dispositivo.

La gafas no solo serán capaces de mostrar datos y gráficos, sino también de reaccionar ante la presencia de códigos QR que Apple ya está implementando en iOS.

Otro detalle es que tendrán recarga inalámbrica, que podremos usar poniendo las gafas al revés sobre un soporte incluido.

Un producto rompedor

Las Apple Glass pueden ser la sorpresa de una de las próximas conferencias de Apple, y probablemente se presentarán entre el último trimestre del 2020 y el primero del 2021; como era de esperar, la crisis del COVID-19 afectará a la fecha de lanzamiento, que puede ser entre el último trimestre del 2021 y el primero del 2022.

Apple ha apostado duro por la realidad aumentada

Aún hay muchos detalles por esclarecer, e inconvenientes que investigar. Por ejemplo, Apple no ha sido capaz de hacer funcionar su tecnología con lentes tintadas, así que no habrá versión de las Apple Glass como gafas de sol. Pero sí que podremos usar lentes con prescripción por un coste adicional.

Hablando de coste, se espera que llegue a los 499 dólares por la versión básica. Dependiendo de los materiales escogidos, eso puede ser mucho para la mayoría de la gente; todo depende de cómo Apple aproveche el potencial de la realidad aumentada.