Estamos prácticamente al inicio de la era de los smartphones plegables. Ya no son simplemente una idea futurista con la que podíamos soñar a través de conceptos futuristas; Samsung es la principal pionera en este sentido, con otros fabricantes como Motorola pisándole los talones. Estos móviles se pueden comprar, y ya no son únicamente un sueño.

Noticias relacionadas

No obstante, el que existan da pie a otra idea: mejorar lo ya establecido. Este es un concepto nuevo, con muchas posibilidades y era cuestión de tiempo que un fabricante trabajase en una reconversión de lo que se conoce como un smartphone plegable. Y TCL podría realizar una auténtica demostración de fuerza con este smartphone de pantalla deslizable.

Las imágenes filtradas por CNET muestran un dispositivo que a diferencia de los Motorola Razr o Fold (y el más reciente Z Flip) este se desliza de forma lateral, gracias a un ingenioso mecanismo que podría acabar con los móviles plegables convencionales.

El móvil con pantalla deslizable

Concepto de TCL CNET

Seguro que alguno de vosotros tendréis la clásica mesa de comedor con una mitad de esta extensible. Este mecanismo funciona de forma similar; el móvil, en un formato normal, tiene una pantalla de formato "clásico", vertical. Es decir, no se dobla por la mitad, sino que se extiende. Una segunda pantalla se desliza debajo de la primera, extendiendo el panel flexible, o al menos es lo que sugieren las imágenes, ya que hay más preguntas que respuestas.

Las imágenes (que parecen más renders de prensa) generan ciertas dudas. Cuando el dispositivo se expande, la pantalla parece estirarse de un borde a otro, por lo que queda la idea de que la pantalla es flexible, o al menos, extensible. Pero, ¿se pliega detrás de la primera pantalla? Si es así, entonces tendría que doblarse de una forma muy brusca para encajar dentro de la carcasa interior. Otra idea sugiere que la mitad del teléfono quedará vacía cuando se expanda el dispositivo, ya que el móvil tiene que tener espacio sufciente para extenderse desde su posición base.

Parte trasera del dispositivo. CNET

La parte trasera deja clara esta idea, con un claro diseño inspirado en el Huawei Mate X, dispositivo que aún no hemos visto nacer. Pero, de nuevo, quedan preguntas. ¿Habrá pliegues si la pantalla se estrecha en su forma más compacta? ¿Quedarán arrugas en las partes laterales del display? ¿Se dará de sí la pantalla si la extendemos demasiadas veces?

Según CNET, este concepto se iba a presentar en el MWC, el cuál fue cancelado por los temores ante el coronavirus y las continuas bajas referentes a este tema. No obstante, el que TCL fuera a presentar estos prototipos en el MWC no implica que esté cerca de su lanzamiento. Ya en el pasado TCL ha presentado prototipos en algunos eventos, pero en un contexto más propio de una demostración de fuerza.

Por ejemplo, en el MWC del año pasado TCL mostró un prototipo plegable, pero era tan frágil que TCL pidió a sus asistentes que no lo tocaran. Este dispositivo, si bien podría ser una iteración revolucionaria de lo que es el concepto de smartphone "plegable", podría presentar varios problemas que evitarían que viéramos el móvil lanzarse en un corto plazo.

Tendría bordes curvos y una cámara perforada, como el S10 Plus de Samsung. CNET

Este dispositivo, que se basaría en las líneas de diseño del Samsung Galaxy S10, presenta más incógnitas que otra cosa a nivel de usabilidad. Ponerle una carcasa a este teléfono sería casi imposible, y debido a la "flexibilidad" de la pantalla, el ponerle un protector tampoco sería una opción. Eso sin mencionar que sería todavía más frágil que las pantallas actuales, siendo todavía más grande y masiva que sus hermanas menores.

En el día a día también hay detalles a tener en cuenta. No es lo mismo un sistema de plegado que un sistema extensible; ¿cómo durarí el mecanismo en el tiempo? ¿Qué pasaría si se rompiera? Y sobre todo, ¿cuánto costaría un dispositivo así? La pantalla, siendo extensible, es mayor que todos los dispositivos vistos hasta ahora y el mecanismo se antoja complejo, lo que provocaría que el precio de este móvil fuera todavía más alto.

Independientemente de todo esto, debemos alegrarnos ya que es la prueba de que los fabricantes no han acabado de explotar las posibilidades de las pantallas plegables. El Samsung Galaxy Fold y el Motorola Razr han sido 2 versiones de un concepto que aún tiene mucho desarrollo por delante, y habrá empresas más allá de TCL que se atrevan más experimentando con nuevos y alocados conceptos. La pregunta es si estos conceptos serán el futuro o quedarán como simples demostraciones de músculo.

Origen | CNET

Via | El Androide Libre