Está en todos lados: FaceApp es (otra vez) la aplicación del momento. En su día fue tremendamente famosa por volvernos ancianos con un solo toque y averiguar cómo íbamos a ser dentro de unos pocos años. Ahora se ha vuelto a hacer viral, esta vez transformándonos en personas del género contrario. Y no todo es oro lo que parece.

Noticias relacionadas

A los usuarios parece habérseles olvidado el hecho de que ya hace meses FaceApp suscitó algunas dudas sobre cómo se veía afectada nuestra privacidad al usar dicha aplicación. Corrieron ríos de tinta sobre cómo FaceApp podría ser todo un peligro para tu privacidad.

En estos momentos en los que FaceApp vuelve a ser tendencia en redes sociales, conviene recordar por qué esta app podría no ser lo más idóneo para tu privacidad, y por qué si te preocupa este apartado deberías dejar de usarla.

FaceApp, en boca de todos

En redes sociales, especialmente en el caso de Twitter, el auge de esta app ha vuelto a ser tremendo. Prácticamente todos los usuarios están usando la aplicación, bien para usarla con sus caras o bien para usarlas en otros personajes de calado histórico, como es el caso de Fidel Castro en el tweet que hay sobre estas líneas.

Pero, ¿por qué ahora? Meses atrás, FaceApp tuvo su pequeño momento de gloria con su función de cambio de edad. Con una foto, podíamos ver cuán viejos íbamos a ser dentro de unos pocos años. La app usa Inteligencia Artificial para modificar nuestro aspecto, y los usuarios en aquel momento hablaron de FaceApp por su función de envejecimiento.

Ahora, pasamos de hacernos viejos a cambiarnos de sexo. Ahora FaceApp permite cambiarnos el género, y reimaginar nuestro rostro en el caso de que perteneciéramos al género contrario. Si eres mujer, te mostrará como si fueras hombre, y viceversa. Un recurso que es entretenido y que está siendo usado por cientos de usuarios.

Ay, la privacidad

faceapp 2

FaceApp también se hizo viral por otras razones no tan agradables. Medios como El Androide Libre alertaron sobre el nivel de privacidad que encierra la aplicación. Numerosos reportes descubrieron que FaceApp realmente no era tan segura, y que podía ser todo un problema para nuestra intimidad.

El problema reside en los términos de usoque son poco respetuosos con la privacidad del usuario. Más incertidumbre generó si cabe el hecho de que la empresa desarrolladora tuviera nacionalidad rusa, máxime sabiendo cómo trata el país estas cuestiones.

En los términos de uso actualizados desde el 4 de junio del 2020, la firma asegura que la app solo carga en la nube las fotos que específicamente se van a editar y ninguna más. Además, añade que las fotos se almacenan "de 24-48 horas después de la última edición de la fotografía, para que pueda volver a la imagen y realizar cambios adicionales si así lo desea".

Por otra parte, aseguran que no usan las fotos que les proporcionamos y que los vídeos que editamos en la app se editan de forma local, por lo que no se cargan. Este no es el problema: la parte más cuestionable es el apartado de la información que recolecta.

faceapp

Concretamente la app recopila información sobre las fotos que cargamos en la app, información sobre el uso que le damos a la app, nuestro historial de compras, información de redes sociales en caso de que queramos iniciar sesión con una de ellas... nada extraño hasta que vemos los 2 últimos puntos: datos del dispositivo, y datos de actividad online.

En el apartado de datos del dispositivo, la app recopila información sobre "el tipo y número de versión del sistema operativo de su ordenador y dispositivo móvil, fabricante y modelo, ID del dispositivo, tokens push, ID de publicidad de Google, ID de Apple para publicidad, tipo de navegador, resolución de pantalla, dirección IP (y el país asociado en cuál es su ubicación), el sitio web que visitó antes de visitar nuestra web y otra información sobre el dispositivo que está utilizando para visitar la aplicación".

Es entendible que la app use datos de ID de publicidad para mostrar anuncios o que busque información sobre la versión de nuestro SO, en este último caso para comprobar si la app es compatible. No obstante, hay datos que escaman, como la recopilación de datos como el tipo de navegador, nuestra dirección IP, el país asociado a la misma, los sitios webs anteriores que visitamos y "otra información sobre el dispositivo". Porque recordemos que esta no es más que una app de edición de fotos y vídeo.

Lo mismo ocurre con la recopilación de datos online. "información sobre el uso y acciones tanto en la app como las webs, incluidas las páginas o imágenes que vio, cuánto tiempo pasó en una página o imagen, rutas de navegación entre páginas o imágenes, información sobre su actividad en un página o pantalla, tiempos de acceso y duración del acceso". ¿Realmente necesita esta app tanta información?

Hacker. @nahelabdlhadi en Unsplash

Si bien es poco probable que vayas a tener problemas de ningún tipo usando esta app, sí que dejarás tu privacidad expuesta ante una app que necesita demasiada información tuya para realizar unos simples retoques fotográficos. Es cierto que desde el momento en el que FaceApp estuvo en el punto de mira, la app ha sido más transparente con los datos que recoge, pero no ha limitado su recolección.