Twitter busca cómo hacer más limpia la red, con menos ruido. Ahora el nuevo método que está probando es que otros usuarios no puedan meterse en conversaciones ajenas, por públicas que sean, yendo así contra parte de lo que es la esencia de la red social: una gran conversación abierta.

Noticias relacionadas

Después de poner límites a aquellos mensajes que "nieguen los consejos de expertos" sobre el coronavirus y advertir de aquellos que, claramente, desinformen sobre la pandemia, la red social quiere acabar con los mensajes tóxicos.



"Algunas veces, las respuestas no deseadas dificultan que se puedan mantener conversaciones relevantes (...)  hoy empezamos a experimentar con nuevas configuraciones para que puedas elegir quién puede responder a tu tweet y sumarse a la conversación que has iniciado", explica Suzanne Xie, responsable de producto de la compañía. 

Tres configuraciones

A partir de ahora, los usuarios podrán elegir tres opciones antes de publicar un mensaje: que todo el mundo pueda responder, que sólo puedan hacerlo aquellos usuarios que te siguen o bien que los únicos que puedan responder sean aquellos otros usuarios a los que hemos mencionado en el mensaje. 

En el caso de las dos últimas opciones, los tweets serán etiquetados y el icono de respuesta aparecerá en gris de manera que la gente tenga claro que no pueden responder. Por defecto, a no ser que el usuario diga lo contrario, todo el mundo podrá responder. Aún así, pese al nuevo límite de la conversación, el resto de personas podrá verlo, retuitear o dar a me gusta.

Nuevo método de respuestas de Twitter Twitter Omicrono

Esto es una prueba

Esta nueva configuración, que puede derivar en campañas de eco y de amplificación de mensajes falsos a no poder ser rebatidos, se trata de una prueba de momento y no se descarta una marcha atrás.

La compañía ha explicado que por el momento sólo un limitado grupo de personas tendrán acceso a esta característica en todo el mundo y en los tres soportes principales: iOS, Android y la versión web. Los elegidos podrán publicar los mensajes desde ahí y el resto del mundo podrá verlos, aunque no todos tendremos las mismas capacidades.

"Para tener una conversación pública útil es clave poder participar y entender qué está pasando. Por ello estamos explorando cómo podemos mejorar la configuración para dar a la gente más oportunidades de evaluar y al mismo tiempo controlar las conversaciones que inician. Junto a estas pruebas, además, estamos facilitando leer las conversaciones a partir de un Tweet con un nuevo diseño para ver las respuestas y haciendo los retweets con comentario más accesibles", puntualiza Xie.