Aunque muchos españoles no conozcan la marca OPPO y todavía se extrañen cuando la vean en un móvil, no podemos olvidar que estamos ante una de las empresas más importantes en la manufacturación de teléfonos móviles.

Noticias relacionadas

Este gigante chino es uno de los jugadores más relevantes a nivel mundial, pero solo en los últimos meses hemos visto que ha dado el salto a un continente tan importante como Europa, donde ya estuvo hace unos años pero de donde salió ante la extrema competencia.

En 2019 volvió con múltiples terminales entre los que destacaba el OPPO Find X, un dispositivo que parecía sacado de una película de ciencia ficción. Para 2020 la empresa ha lanzado su sucesor, el OPPO Find X2 Pro, bastante más neutral en diseño pero con unas especificaciones igualmente importantes.

Un móvil elegante, pero grande

Lo primero que llama la atención al coger este móvil en la mano es que su peso es bastante alto. Esto lo tienen en común todos los móviles de gama alta de 2020 e incluso alguno de 2019.

La parte trasera tiene un acabado cerámico con una ligera textura que ayuda a que el móvil no se resbale. Y se nota. Lo que no se nota es el acabado para que no se le queden las huellas de los dedos marcadas.

Esto es posiblemente lo único qué empeora la estética del terminal. Pero son cuestiones muy menores. La calidad de construcción, el tener un dispositivo resistente a salpicaduras y caídas al agua, la sensación que da en la mano… en cuanto a acabados es sin duda uno de los mejores que hemos probado.

Una potencia sin frenos

OPPO tenía bastante claro en este modelo que la potencia y la fluidez no podían escasear. El OPPO Find X2 Pro utiliza el que es el mejor procesador actual, al menos en dispositivos con Android. El Snapdragon 865 incluye, como es obligatorio por decisión de Qualcomm, un chip 5G, lo que dota a este móvil de esta tecnología.

Pero la velocidad y la fluidez no dependen exclusivamente del procesador y los 12 GB de memoria RAM y los 512 GB de almacenamiento interno también ayudan. Además, ambas memorias utilizan las últimas tecnologías, lo que dota de mayor velocidad al móvil en acciones que normalmente no se tienen en cuenta como es la apertura de una aplicación e incluso el comportamiento de las mismas en la multitarea.

La pantalla es la estrella

Hemos alabado a este modelo tanto en diseño como en rendimiento, pero sin duda el apartado estrella es la pantalla. El enorme panel de 6,7 pulgadas de este dispositivo destaca por poder utilizar una resolución 2K y una tasa de refresco de 120 Hz de forma simultánea. Esto lo convierte en el único modelo capaz de hacer esto, al menos por el momento.

Explicar la sensación que se tiene cuando se utiliza este móvil es difícil con palabras. Para que os hagáis una idea, es como si las animaciones del movimiento de elementos de la interfaz fueran más fluidas. Quizás algunos recordéis los dibujos animados de los años 80 y 90, que tenían una animación mucho más pobre que la que vemos en los títulos actuales. Sin ser lo mismo, puede servirnos de referencia para que os imagináis el comportamiento de esta pantalla.

Dicho eso, el configurar el panel de esta forma exige un mayor consumo energético y puede que esto no compense a muchos usuarios. Por suerte OPPO ha decidido dar la opción para que podamos escoger entre esta configuración y una mucho más normal con un panel FHD y una tasa de refresco de 60 Hz.

Y si queremos incluso podemos decirle al móvil que lo vaya cambiando en función de lo que estemos haciendo, eligiendo la configuración automática.

Una carga rápida… muy rápida

Otro de los apartados en los que este fabricante destaca por encima del resto es en la posibilidad de utilizar un cargador que llena la batería de un móvil como este, de más de 4000 mAh, en menos de 40 minutos.

No es este el primer terminal que lo hace, pero es cierto que una vez que te acostumbras a esto es difícil volver a esperar siquiera una hora y media para cargar otro móvil.

Eso sí, aunque reconozco que es algo que todavía no es masivo, se echa mucho en falta la carga inalámbrica, sobre todo en un dispositivo con un precio tan alto como es el caso.

Las cámaras justas

Que un terminal de esta categoría solamente tenga tres cámaras detrás y una delante he de reconocer que me llamó la atención en su presentación. No es una crítica, no creo que el apartado fotográfico de este móvil tenga mucho que envidiar al de otros de su categoría. Pero en un mercado en el que se presume de un mayor número de cámaras, sorprende que OPPO haya optado por el camino contrario.

Hemos podido analizar las cámaras de este dispositivo aunque de forma algo limitada debido a la situación de restricción de movimientos que tenemos en España por culpa de la pandemia del COVID-19.

En la parte delantera tenemos un sensor de 32 Mpx que ofrece un resultado bastante bueno. Eso sí, es mejor que nos paremos a hacer una fotografía y que no disparemos en movimiento o sin apuntar debidamente ya que en demasiadas ocasiones la cámara no acaba de fijar la imagen y sale algo movida. Además, la estabilización de vídeo es mejorable.

En la parte trasera tenemos los tres sensores que son necesarios actualmente. Un sensor principal con 48 Mpx; un gran angular también de 48 Mpx y un teleobjetivo con 13 Mpx.

Las imágenes que podemos tomar con estos sensores están a la altura de lo esperado pero es cierto que no llegan a ser tan buenas como creíamos en ciertas circunstancias. Por ejemplo, el desenfoque en algunas fotografías deja unos bordes extraños en ocasiones. El procesado es mucho más realista que el de otras marcas como Samsung y eso hace que las fotos puedan parecer peores, sobre todo si valoramos el brillo y la saturación, pero la realidad es que son más veraces de lo esperado.

Además, las capacidades de vídeo están a la altura de terminales como los iPhone, que presumen de esto. Con razón.

OPPO empieza a mejorar su software

Como todos los fabricantes chinos, OPPO hace una fuerte modificación de Android en sus móviles. En este OPPO Find X2 Pro ha estrenado la última versión de su interfaz, Color OS 7.1.

Al igual que más marcas como Xiomi o Huawei, esta interfaz tiene un colorido mucho más llamativo que el que tiene Android por defecto. También tiene muchas opciones bastante interesantes que nos permiten utilizar la multitarea de diferente manera o elegir el tipo de gestos de control que queramos, pero tiene una carencia bastante llamativa.

Al contrario de lo que pasa en China, en Europa no podemos modificar el tema y la estética de la interfaz más allá de cambiar el fondo de pantalla. OPPO España ya nos ha comunicado que están trabajando para traer esta función en una aplicación que se podrá instalar desde la Google Play Store. Pero a día de hoy esto no es posible.

Un móvil de gran precio, pero justificado

Cuando vemos que el precio de un móvil es de 1199 euros lo primero que tendemos a pensar es que es demasiado elevado. No vamos a entrar en si es un dispositivo caro o barato, o si merece la pena o no gastarse este dinero en cualquier móvil, pero desde luego tenemos claro que este dispositivo ofrece algunas características que al menos justifican pagar este precio por encima de otros modelos que también lo cuestan.

Los terminales de gama ultra alta no son dispositivos para el gran público. No buscan ser móviles que cualquiera adquiera, del mismo modo que un Ferrari o un Porsche no son coches pensados para que todo el mundo los guarde en su garaje.

El OPPO Find X2 Pro tiene posiblemente la mejor pantalla del mercado, una potencia y rendimiento que puede pelear para estar en el Top 3 de los mejores móviles y una carga rápida que deja en ridículo a cualquier móvil que no sea de esta marca.

No obstante, no es perfecto. Nos hubiera gustado que se implementara la carga inalámbrica y que el terminal fuera algo más pequeño si con eso se consigue aligerar el peso.

Pero pese a todo, es un móvil excepcional. Y recomendable, si el precio no es un problema para ti.