Los coches no son los únicos vehículos eléctricos que pueden revolucionar el mercado en los próximos años; tal vez más importantes son los vehículos comerciales, que generan una importante cantidad de contaminación por su uso constante.

Noticias relacionadas

Los vehículos comerciales suelen depender del diésel para controlar el gasto por kilómetro recorrido, algo vital para cualquier negocio; es precisamente por eso que las baterías eléctricas tienen tanto potencial en este sector.

No se trata sólo de reducir la contaminación, especialmente en las grandes ciudades, sino de ahorrar de paso; recargar las baterías es más barato que rellenar el depósito, y es por eso que pronto vamos a ver muchas furgonetas eléctricas en nuestras ciudades.

Las furgonetas eléctricas de UPS

Algunas de estas furgonetas llevarán la característica decoración negra de UPS. El gigante del transporte ha anunciado un acuerdo con Arrival para la compra de 10.000 furgonetas eléctricas destinadas a su uso en ciudades europeas; y si la experiencia es satisfactoria, tiene la opción de comprar 10.000 unidades más, como revelan en Engadget.

Arrival es un fabricante británico, especializado en vehículos comerciales eléctricos. En concreto, su modelo es una furgoneta de unos 2,7 metros de altura con una puerta trasera; está diseñada para que los empleados puedan entrar y salir de la zona de carga sin dificultades.

Versión de la furgoneta eléctrica para el Royal Mail Arrival

Por lo tanto, es ideal para el transporte de paquetes, y de hecho inicialmente fue probada por el servicio de correos británico Royal Mail; poco después, la propia UPS realizó una prueba limitada con unas decenas de unidades.

El nuevo acuerdo demuestra que esas pruebas iniciales tuvieron éxito, pero ahora llega la hora de la verdad. UPS usará estas furgonetas en envíos reales y por lo tanto, nada puede salir mal.

Esta no solo será una prueba de fuego para las furgonetas, sino también para Arrival, que tiene un método de producción algo diferente, con "mini-fábricas" cercanas a la zona en la que se entregarán las furgonetas. La ventaja de estas fábricas es que se pueden montar en apenas tres meses, según la demanda en cada mercado.

Furgoneta eléctrica de UPS Arrival

Las propias furgonetas también tienen un diseño modular que facilita este tipo de producción. El chasis es básicamente una "tabla de skate", en la que se pueden montar diferentes carrocerías dependiendo de cada necesidad; la suspensión, los frenos y la dirección es lo único que se comparte.

En el caso concreto de esta furgoneta, se incluyen baterías de 75 kWh, lo que debería permitir una autonomía de unos 250 kilómetros, suficiente para la ronda diaria de entregas en una ciudad. Se podrá recargar usando el puerto CCS integrado, lo que permitirá disfrutar de carga rápida.

La cabina de la furgoneta estará llena de nuevas tecnologías, con un diseño "centrado en la seguridad", según Arrival. Eso incluye el uso del sistema operativo BlackBerry QNX para controlar las funciones.

Este es sólo uno de los proyectos que buscan sustituir a las furgonetas tradicionales, pero puede que sea el más avanzado hasta ahora. Por el momento, las primeras furgonetas eléctricas de UPS se usarán en Londres y en París, expandiéndose al resto de Europa durante los próximos cuatro años.