La Inteligencia Artificial podría suponer una verdadera revolución a largo plazo en la historia de la humanidad. Ésta consiste, básicamente, en que una máquina o un software se comporten de una manera similar a la inteligencia humana.

Noticias relacionadas

Como es obvio, puede emplearse para desempeñar tareas relativamente simples, sin embargo, los grandes avances están relacionados con campos como la medicina, logrando detectar enfermedades de una manera mucho más veloz que el ser humano, con el potencial de salvar millones de vidas.

Cabe destacar que la IA también podría suponer la desaparición de multitud de empleos que ahora realizan humanos. En este artículo venimos a hablaros de uno de esos casos, ya que una IA tiene el potencial suficiente para reemplazar a los baterías de las bandas de música. ¡Os contamos cómo!

La IA que amenaza a los baterías

Sony ha anunciado DrumNet, una tecnología de aprendizaje automático capaz de generar de manera autónoma pistas de bombo. Una característica que no parece una genialidad, puesto que otras herramientas ya hacen lo mismo.

La diferencia radica en que DrumNet es capaz de adaptarse dinámicamente a la música que suena en ese momento. Desde Sony explican que su objetivo es utilizar directamente pistas de audio existentes como entrada para generar la pista de bombo como salida de audio.

Sony

La firma piensa que DrumNet podría ser de gran utilidad para el sector de la producción musical. Si una tecnología de dicho calibre se masificase, parece lógico que los baterías correrían el riesgo de desaparecer, aunque Sony relata que "el objetivo no es reemplazar a los músicos", sino proporcionarles mejores herramientas para que sean más eficientes.

Varios estilos musicales

Para entrenar su Inteligencia Artificial, los expertos de Sony han compilado datos de 665 canciones de diferentes estilos, incluyendo pop, rock y electrónica. En todas ellas suenan multitud instrumentos, entre los que se encuentran baterías.

Después analizaron los datos de las baterías por separado para que su IA aprendiese a adaptarse a cualquier estilo musical o duración de la canción. Los resultados (que podéis escuchar aquí) son bastante buenos y, aunque no suenan exactamente igual que la canción original, hemos de admitir que son bastante realistas. 

Cada vez más compañías se sumergen en el mundo de la música empleando Inteligencia Artificial. Aún es muy pronto para sacar conclusiones, pero parece que en el futuro el arte ya no dependerá únicamente de humanos, las máquinas también tendrán su propio protagonismo. ¿Nos encontraremos cuadros de un robot en un museo? ¿Bailaremos en las discotecas algún hit musical creado por una IA?